• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Así empieza un verano en Londres

Londres

Londres

Apenas sale el sol en esta época, la capital británica aprovecha todos sus espacios para celebrarlo con eventos y festivales. Aquí se muestra un excepcional recorrido, desde una de las selectas carreras de Ascot donde ganó el caballo de la reina, hasta el Taste of London, un multitudinario festival de sabores promovido por el conocido chef Jamie Oliver

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El canal del tiempo francés, Metèo, pronosticó el verano de 2013 como uno de los más fríos de los últimos 200 años, o el menos cálido, según se le vea. Los británicos, especialmente los londinenses, siguen con detenimiento esta noticia –ya se lo preguntó una vez el Tío Simón a Bettsimar, estando de gira: Hija, ¿cuándo sale aquí el sol?–.

El 20 de junio amaneció menos nublado en Londres. Hay un celeste bajo el que las cabezas de muchas mujeres se interpone un accesorio en el que probablemente han invertido una fortuna, o  al contrario, todo su ingenio para bien lucir a precio de prêt-à-porter. En la antesala de una de las célebres carreras de Ascot, los hombres no podemos ser innovadores, está prohibido, pero podemos llamar la atención con la estampa del chaleco.

...Y ganó la reina

El recorrido de Londres a Ascot tiene una distancia de poco más de 22 kilómetros. A mitad del camino todos los vehículos se dirigen al mismo destino: el Royal Ascot, una de las carreras apoyadas por la familia real británica dentro del circuito de competencias a caballo. Ese jueves es el llamado Ladies Day, el tercer día del evento que la reina Isabel celebra con particular nostalgia, dado que ha transcurrido un año exactamente del Jubileo de 2012. “El año pasado fui lo suficientemente afortunada de ser dueña de un caballo ganador, de manera que conozco la emoción de conseguir tal éxito en esta maravillosa carrera, así seas propietario, entrenador, jockey o uno de los tantos trabajadores del staff asociado a cada corredor… Buena suerte”, así firmaba el comunicado que viene en el programa oficial, la versión monárquica de la Gaceta Hípica.

Casi al llegar al hipódromo existen filas de carros estacionados. Los hombres aún no se ponen su “paltó” y las mujeres, en su mayoría, llevan calzado deportivo para luego sustituirlo por los tacones. El gran grueso de los asistentes no tiene acceso a los estacionamientos del Royal Enclosure, el área más cercana a la familia real.

Un hombre ha intentado burlar el protocolo. Lleva una pajarita malva en lugar de la corbata. Sin mayores aspavientos una joven rubia se interpone en su camino y no le permite cruzar la entrada. La chica lleva una cesta, se la abre mostrándole decenas de corbatas y lo invita a comprar una si quiere continuar con la cita. Una vez que se cruza el umbral del Royal Enclosure, los reflejos deben afinarse, pues se puede tropezar con cualquier pamela, las anchas caderas de muchas damas, o inclusive con los hombres que guardan equilibrio porque no todos llevan el sombrero de copa entallado.

A las 12:00 del mediodía en punto, obvio, se abren las “cantinas” reales, o restaurantes itinerantes para beber y comer. No existe una tendencia específica en el menú, pero sí muchas jarras de Pimm´s sobre las mesas. Trompetas anuncian la llegada de la reina y sus acompañantes. Son las 2:00 p. m., nuevamente en punto, y una procesión recorre la pista con dos carrozas: en una su alteza real, y en la siguiente su hija Ana, mientras saluda entusiasmada.

El hipódromo, fundado en 1711, cuenta con distintos niveles y áreas. Los etiquetados con el Royal Enclosure pueden visitarlas todas, inclusive acariciar los purasangres, que luego de correr, atemperan su estado con agua y cabalgan a menor velocidad en un espacio denominado Parade Ring. A las 3:50 p. m., en la tercera carrera, el caballo N º 18, Estimate, propiedad de la reina, sale ganador. La gráfica principal del día siguiente del diario The Guardian, rodeada de un titular sobre un escándalo en el sistema nacional de salud, muestra a Isabel II alzando su copa de oro. Por primera vez en la historia de la monarquía británica una reina recibe la copa ganadora en el winning post.

De Salta al Regent's Park

Jamás se había montado en un avión, ni siquiera conoce Buenos Aires. De la provincia de Salta, al norte de Argentina, voló a Ezeiza y de allí a Londres. A sus 69 años de edad, Vicenta Aramayo de González tiene 30 años haciendo empanadas y este año fue galardonada como la campeona nacional de la empanada argentina. Fernando Trocca, chef del restaurante Gaucho en Londres, junto con la embajada de ese país en el Reino Unido, lo hizo posible: lograr que los londinenses probaran su sazón en el Taste of London. “Tengo un día sin hablar con mi familia, ya llevo haciendo 800 empanadas. Apenas se meten una empanada en la boca me levantan el pulgar para pedir otra. Muchos aprendieron a decir: ‘¡riquísima!’. Yo vendo en mi casa donde tengo un hornito de barro y se fueron haciendo famosas. Por lo general tengo pedidos de 500 o 1.000 desde Buenos Aires. Cuando un extranjero me pregunta qué es una empanada, le digo que es un plato rico y ya”.

Los Taste Festivals comenzaron a surgir alrededor de siete países y desde entonces cada verano se hace en Londres. El evento consiste en una gran feria gastronómica que alberga stands de los principales restaurantes de la capital. También pequeños empresarios y países tienen la oportunidad de difundir su gastronomía con sus cocineros, amén de la participación de chefs internacionales convertidos en estrellas de la televisión.

La iniciativa es fuertemente apoyada por Jamie Oliver, una celebridad mundial en la materia. La experiencia sucede en el Regent’s Park, y es recomendable asistir en ayunas. Toda la familia puede participar, y aunque las actividades están relacionadas a la gastronomía, distintos formatos de entretenimiento ocurren entre bocados. “Comparado con el año pasado, la oferta gastronómica fue mucho más rica. Hay tres auditorios para dar clases maestras, el plan de distribución de restaurantes y proveedores de productos es mucho más amplio, eso hace que el flujo de gente sea mejor también”, comentaba desde su stand el chef Sebastián La Rocca, del restaurante Barbecoa.

Todo a 5 libras

El 22 de junio los meteorólogos –que tienen algo de malos políticos– prometieron lluvia precedidas de altas temperaturas. Al contrario, esta vez sí salió el sol y la brisa parecía un tanto primaveral, perfecta para lo que ocurre todos los domingos en la calle Columbia Road, al este de la ciudad. La avenida se colma de flores  convirtiéndose en un mercado popular.

Sus entusiastas vendedores agitan los ramos de lirios, rosas, margaritas, lilas, todos los pétalos inventados y posibles, y exclaman: “¡5 pounds!”, el precio más económico por un ramo. La llegada de junio hace más lucrativos estos domingos y la asistencia es masiva desde las 8:00 a. m. hasta las 12:00 m. No hay mujer que no acaricie las interminables macetas con lavanda y que luego se pase la mano por la nariz.

Muchos vendedores ofrecen asesoría y hasta pueden negarse a vender una planta que no tenga un buen destino. “¿Esos helechos son para un jardín interno? Prefiero que no te los lleves, van a sufrir y morir muy pronto”, le aconseja un proveedor a su clienta.

El pequeño canal por el que circula la gente hace de la visita una procesión. De lado a lado, decenas de tiendas, en su mayoría anticuarios y diseñadores independientes, ofrecen todo un banquete para el apetito de los amantes de lo vintage; los hipsters quisieran ser enterrados allí. Pocos vendedores están dispuestos a conversar. “Nos despertamos a la una de la madrugada y empezamos a instalar a las 4:00 a. m. ¿Qué te quieres llevar?”. Me devuelvo a mi habitación con seis calas negras.

Vestirse para Ascot

Moss Hire  (http://www.moss.co.uk) es una de las tiendas de alquiler de trajes para caballeros más solicitadas.  El código de vestimenta femenino establece entre otros aspectos: faldas de “largo modesto”, hasta las rodillas. El sombrero es obligatorio y una pieza de más de diez centímetros de diámetro sobre la cabeza será aceptado como sombrero. Los strapless están prohibidos. Los tocados no son permitidos, a menos que cubran toda la cabeza.

Taste of London 2014

El próximo año se celebrará nuevamente en Regent´s Park, del 19 al 22 de junio. En esa ocasión se doblará la cantidad de restaurantes a 40 y 200 artesanos y granjeros ya están confirmados para exponer sus productos http://london.tastefestivals.com/

Después de las flores

La visita es un plan perfecto para comer un brunch a la salida. El restaurante Brawn ofrece un menú de tres platos y vino de la casa por 28 libras http://www.brawn.co/