• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Los efectos de la calima

Se recomienda a la población salir lo menos posible, en especial a ejercitarse | Foto: Mauricio Villahermosa

Se recomienda a la población salir lo menos posible, en especial a ejercitarse | Foto: Mauricio Villahermosa

La suspensión de partículas en el aire produce múltiples molestias. José Ramón Silva, presidente de la Sociedad Venezolana de Neumonología, explica qué hacer ante este fenómeno ambiental

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"La calima actual es una confluencia de factores: sequía, falta de viento, y quema de bosques y basura. Como la calidad del aire desmejora, las personas pueden experimentar ardor o picazón en los ojos y la garganta, estornudos, secreción nasal, tos y sensación de falta de aire. El problema se agrava por la escasez de medicamentos que podrían atenuar los síntomas en quienes padecen problemas alérgicos y respiratorios", explica José Ramón Silva, presidente de la Sociedad Venezolana de Neumonología y Cirugía Torácica.

¿Está indicado o es una exageración el uso de tapabocas? "En estas situaciones clasificamos a las personas en tres grupos: las sanas, las vulnerables –como ancianos, embarazadas y niños– y aquellas que tienen una enfermedad crónica cardiaca o pulmonar. En casos como este es bueno que la población de las dos últimos grupos pueda usar tapaboca, que es una incomodidad pero puede ayudar si la calima es muy intensa". Recomienda que no sean los tapabocas blandos de quirófano, sino los que parecen una mascarilla y cumplen la norma de calidad N-95. "Aparte de eso, sobre todo los pacientes con problemas cardiacos y respiratorios deberían hablar con su médico para ver si es necesario algún ajuste en su tratamiento, porque la receta que tienen está diseñada para compensarlos ante aire limpio, que no implica este esfuerzo adicional".

¿Qué hacer? Su consejo para la población general es tratar de minimizar la exposición a la intemperie en los días de mayor concentración de partículas. Esto significa salir lo menos posible, sobre todo a ejercitarse. "La actividad extenuante nos hace respirar más. Por eso en esta época habría que abstenerse de subir el Ávila, por ejemplo, en los días en los que la montaña es menos visible", dice Silva. Mantener las ventanas cerradas en la medida en que la temperatura lo permita es otra de sus recomendaciones, en favor del aire acondicionado –si se tiene– en la casa, el carro o la oficina.

Para aliviar los síntomas, el experto sugiere aplicar gotas de suero fisiológico en la nariz, gotas lubricantes para los ojos y gárgaras de agua tibia con sal para tratar la garganta. Si los síntomas son muy intensos, es preferible acudir a la consulta médica.