• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Todo en domingo: Las historias mínimas de Nuno Gomes

Nuno Gomes quiere hacer el primer video de ciencia ficción de Venezuela / Foto: Efrén Hernández Arias

Nuno Gomes quiere hacer el primer video de ciencia ficción de Venezuela / Foto: Efrén Hernández Arias

A sus 28 años, despunta como uno de los jóvenes directores venezolanos de videos musicales de ídolos juveniles como Víctor Drija y Chino y Nacho. Mientras sigue recreando historias de corta duración, se prepara para su sueño de largo aliento: dirigir su propia película

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El azar puede trazar derroteros inesperados. Nuno Gomes siempre pedía una consola de videojuegos para Navidad que nunca llegaba. Un año, en cambio, llegó una videocámara que si bien no había sido pedida, le dio una nueva perspectiva a su infancia. Hacía pequeñas "películas" en las que sus juguetes eran los protagonistas. Grabó un sketch para una clase de castellano. Al finalizar el bachillerato ya se encargaba del noticiero del Colegio San Luis en Caracas.

Mientras completaba sus estudios en Oregon, Estados

Unidos, comenzó a fantasear con la idea de dedicarse profesionalmente a producir piezas audiovisuales, pero también tenía un plan B: sería piloto comercial. Sin embargo, el primer día de clases en la academia de pilotos tuvo una revelación: alguien le preguntó qué era lo que más deseaba en la vida y él respondió que ser padre. Le explicaron que un piloto se pierde de muchos momentos familiares importantes y eso fue más que suficiente para que abortara el plan sin siquiera haber comenzado. Poco tiempo después participó en un concurso de cortometrajes y ganó. Ese sería el impulso definitivo para tomar la decisión de ir tras lo que realmente quería.

El pasante con flux

De padre brasileño y madre portuguesa, la infancia de Gomes transcurrió como la de cualquier otro niño pero con una adición que, sumada a su videocámara, perfilaría su futura pasión: los fines de semana se dedicaba a ver películas con su papá: "Para mí, ir al cine era como ir a Disney", explica. No obstante, al regresar a Venezuela entró a estudiar Ingeniería Informática en la Universidad Católica Andrés Bello. Felizmente, más adelante se incorporó a unos talleres de dirección y cámara y ahí conoció a quien le daría su primera oportunidad laboral: "El último día de los talleres conocí al director argentino Mauro Demoor y él preguntó quién quería hacer pasantías y yo me lancé. El primer día de trabajo fui con flux, pensaba que me iban a dejar usar la cámara y ese tipo de cosas, y cuando llegué me mandaron a quitar todo el excremento de perro que había en la locación, pero estaba tan emocionado que lo hice como en 10 minutos y luego fui a preguntarles qué más hacía. Sentí que había llegado al lugar donde pertenecía", dice sobre Demoor Movie, productora en la que se formó durante siete años.

Durante un tiempo, la rutina del joven aprendiz se dividió entre su trabajo en la productora y sus estudios universitarios, hasta que pidió a sus padres un año para dedicarse temporalmente a hacer lo que realmente deseaba (y que estaba bastante alejado de la ingeniería). En ese año participó en una convocatoria de guiones de Kodak en la que los dos finalistas obtenían 5 latas de 16 milímetros para hacer su corto, y el ganador representaría a Venezuela en Australia. Gomes no solo ganó en Venezuela, sino que logró que el país quedara por primera vez entre los tres primeros lugares en la competencia general. El corto, titulado Con sabor a helado, participó en el festival venezolano Cine Átomo y quedó en el primer lugar. Después de eso, la natural preocupación familiar por el destino del hijo "artista" se convirtió en alivio. Gomes no solo sabía lo que quería, sino cómo alcanzarlo. Abandonó la ingeniería para dedicarse por completo a trabajar en la productora y asumir nuevas responsabilidades.

Trayectoria precoz

Después de tres años aprendiendo sobre todas las áreas de la creación audiovisual, su mentor le dio la oportunidad de dirigir su primer comercial: "Era de una marca de zapatos levantaglúteos. El cliente quería mostrar al talento y yo quería una propuesta elegante. ¡Fue tan elegante que nunca más me llamaron!", dice hilarante.

Poco a poco su trabajo fue haciéndose notar y aparecieron oportunidades más grandes. Tanto, que a sus 22 años se convirtió en el director más joven en realizar un comercial de Pepsi en el mundo. Trabajó durante cuatro años como director para Demoor Movie hasta que sintió que era la hora de independizarse y crear piezas alejadas de los comerciales: "Necesitaba algo para drenar lo artístico y por un buen tiempo manejé paralelamente la parte comercial y la parte artística con Compostela, mi empresa productora". Su primer videoclip fue para el tema Resaca, de Cindy López, y a partir de ahí comenzó una nueva etapa que lo llevaría a conseguir sus propios hitos profesionales, como cuando dirigió el video Amanecer, de Víctor Drija, pieza en la que el cantante sale de su faceta de ídolo adolescente para mostrarse en una actitud mucho más adulta.

Pero antes de llegar a esa idea (en la que inicialmente parece que Drija va a casarse), hubo otra mucho más ambiciosa: "Nos reunimos para hablar de cómo iba a ser el video. Era un plano secuencia y queríamos que saliera Edgar Ramírez, Érika de la Vega, hasta el Puma. Obviamente no se rodó". Luego hizo otras piezas para cantantes como Anaís Vivas, Daniel Huen o Lasso. En los recientes premios Heat, que celebran la música latina, de los 5 artistas venezolanos premiados, Gomes había hecho los videos de cuatro de ellos. Hasta ahora son casi 40 videoclips que le han permitido al joven director vivir de lo que le apasiona, al tiempo que busca el equilibrio entre su visión profesional y los deseos del artista: "Se requiere paciencia, tacto, saber negociar. No es tu canción, es del cliente, quien ha invertido dinero para sacarla. La astucia está en entender la historia del artista y traerle mi experiencia".

Uno de los momentos más importantes de su carrera como director llegó recientemente con el lanzamiento del video Me voy enamorando, de Chino y Nacho, que en tres meses casi alcanza los 100 millones de visitas en Youtube. Sobre la idea del video, explica: "Ellos me comentaron que creían que había que enfatizar en el juego de la botellita, pero quería que fuera algo con valores, que cualquiera se conectara con esta historia. Mi abuelo murió de cáncer (...), el video es un homenaje a él y es una metáfora de lo que quiero que sea Venezuela. Somos agentes de cambio y todos podemos colaborar para que así sea".

La producción, que narra la historia de amor entre dos estudiantes de bachillerato, tuvo a Petare como una de las locaciones: "Con este video tuve la experiencia de rodar en el barrio. Fue una de las vivencias más hermosas. Nos dieron café, cerveza, empanadas, pusieron música, nos ayudaron a pintar. Esta es la Venezuela que todos deberíamos tener en nuestra cabeza. La simbiosis fue increíble".

Gomes se prepara para encarar proyectos nuevos con el formato de videoclip, a la vez que espera el momento oportuno para dar el salto hacia la dirección de cine: "Todo lo que hago es para hacer cine. Los grandes directores que admiro vienen de hacer videos musicales. Son un músculo para cuando sea el momento correcto". El admirador de David Fincher se muestra optimista con respecto al futuro, que por ahora ve en Venezuela: "Creo que hay que construir un nombre en tu país antes de irte a otras tierras. Soy de los que quieren quedarse a luchar. Hay talento y locaciones que merecen ser mostradas".

Piense rápido

Nombre completo

Nuno Eduardo Gomes Ribeiro.

¿Cocina?

¡Hago un Corn Flakes de lujo!

¿En qué es realmente torpe?

Cocinando.

Una habilidad.

Soy un gamer. Tengo una colección de consolas.

Una fobia

Ver sangre.

Una manía

Soy adicto al trabajo.

Una costumbre

En los momentos difíciles pienso en mi abuelo.

¿Qué es sexy?

En una mujer, el humor inteligente. La cultura.

¿El video que le gustaría hacer?

El primer video de ciencia ficción en Venezuela.