• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Las delicias de Diana Garrido

Foto: Todo en Domingo

Foto: Todo en Domingo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Diana Garrido y su esposo Juan llegaron a Mérida en 2009 con la idea de tener casa propia, huerto, restaurante e hijos. Siete años después, ese anhelo cumplido es, además, un lugar que se agradece bautizado La Casa del Viento, con una vista a las montañas merideñas que despeja cualquier inquietud.

En las cercanías de la ciudad de Mérida, esta arquitecta de formación y su esposo dieron amable forma a su sueño con el huerto donde prosperan fresas o hierbas aromáticas y las mesas que los fines de semana, al mediodía, se transforman en restaurante con los platos que Garrido cocina.

Allí puede recibir con antipastos que ella prepara, la hamburguesa para la que elabora incluso el pan, pastas hechas en casa rellenas con alcachofas, o lomo de cerdo, que consigue gracias a un productor cercano, quizá ofrecido con un tope de cebollas al cocuy ahumado. “Tenemos un menú de autor y temporada, mayormente orgánico y casero. Es cocina para el alma”, cuenta Garrido. Allí comparte la pasión por la cocina que nació desde que viera a su abuela en esas faenas. En la Organización Nelson Garrido, en Caracas, comenzó ofreciendo sus platos al público, para luego decantarse por esa pasión que en Mérida toma atributos particulares. “Aquí hay una dinámica distinta. Creo que es el placer de estar en un lugar donde tienes contacto con el productor. Hay mucha gente haciendo cosas. Y procuramos ayudarnos entre todos. Este lugar te pone creativo”.

Juan, el esposo, ingeniero de formación, amable anfitrión junto a ella, se encarga de las compras que procura sean a productores cercanos y preferiblemente de alimentos orgánicos. Con esos insumos y los que cosecha en su huerto, Garrido elabora mermeladas, como las de fresas y ruibarbo, chutneys como el de mango o antipastos y los ofrece envasados para llevar. “Mi motor son mis hijos. Quiero que quieran a este país”.

La Casa del Viento funciona sábados y domingos al mediodía y previa reserva. También ofrecen cursos de panes y pastas. Procuran precios accesibles.