• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Lo bueno de jugar

Está comprobado en varios estudios que reírse produce altos beneficios para la salud mental

Está comprobado en varios estudios que reírse produce altos beneficios para la salud mental

Incorporar actividades lúdicas en los diferentes ámbitos de la vida adulta proporciona mucho más que el solo beneficio de un entretenimiento estacionario. Acá varios expertos explican cómo el juego es una herramienta valiosa para la construcción de la felicidad y el bienestar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si Simon Cowell, el inglés que se hizo conocido por ser el juez implacable del reality show American Idol, visitara un bar de karaoke, probablemente desfallecería en el intento de criticar las malas dotes vocales de todos los presentes. Pero estos no saldrían llorando de la sala luego de recibir una ofensiva del bribón, pues no están ahí para cantar bien. Al contrario, la desafinación estridente se convierte en motivo primordial de alegría y distensión. “El karaoke es una actividad que desinhibe, porque ofrece la posibilidad de que todos se diviertan en grupo sin juzgarse y puedan entrar en un juego de roles que les haga despojarse de las barreras que alzan en el plano real”, explica María Enriqueta Aquique, educadora y miembro de la Sociedad Venezolana de Psicología Positiva.

Esta actividad, que es tan simple como reproducir un cancionero y conectar un micrófono, es tan sólo una de las muchas que incorporan lo lúdico en el mundo adulto. “El juego es algo inherente a nuestra condición humana. Desde niños nos abstraemos de la realidad y ponemos toda nuestra atención en la actividad lúdica. ¿Por qué no hacerlo de adultos?”, se pregunta Katerina Rojas, una especialista en fomentar el bienestar, quien a menudo emplea globos, pelotas y otros objetos propios de la infancia en actividades programadas con grupos de adultos.

“Jugar no es sinónimo de ser una persona inmadura o que no se toma en serio las cosas”, advierte Aquique, quien conecta este acto con el concepto de fluir que desarrolló el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi, que lo definió como “un estado en el que la persona se encuentra por completo absorta en una actividad para su propio placer y disfrute, durante la cual el tiempo vuela y las acciones, pensamientos y movimientos se suceden unos a otros sin pausa”.

Así, labores tan distantes como una partida de ajedrez, un rally o tejer coinciden en que aportan una gran satisfacción al permitir una atención plena, señala Aquique.

Aunque resulta inevitable relacionar la risa y el humor con el juego, Aquique destaca que también hay otras acciones que involucran lo lúdico. “Está comprobado en varios estudios que reírse produce altos beneficios para la salud mental, espiritual y física, pero resolver un sudoku, sumergirse en un juego de mesa de estrategia y compromiso intelectual, e inclusive practicar una hora de ejercicios al día, también resulta muy positivo”, dice, para hacer hincapié en la máxima de que el juego en la vida adulta genera orgullo y satisfacción durante y después de la energía empleada en dicha actividad, además de contribuir al aprendizaje gracias a la simulación. “Te permite introducirte en un estado de entrenamiento mediante un juego de roles, del que a menudo surgen aprendizajes sobre cómo enfrentar situaciones difíciles de la vida”, indica.

Si bien aplicar el juego en el día a día es lo ideal para sentir bienestar, Aquique resalta la relevancia de la moderación. “Todo es disfrutable en su justa medida. Hay momentos para distenderse y otros donde hay que comportarse en un esquema de seriedad. Lo importante es entender que en la diversidad está el propio sabor de la vida”, concluye en una frase que bien se ajusta a la condición de una persona equilibrada y, por ende, feliz.

15 ventajas

1.Invita a flexibilizar la forma de pensar.

2 Propicia un espacio de aceptación de las diferencias.

3. Permite ampliar las posibilidades para resolver un problema.

4. Fortalece las relaciones.

5. Inspira la creatividad.

6. Reta a las personas a probar otras destrezas y áreas.

7. Favorece los vínculos interpersonales.

8. Se adquiere mayor flexibilidad y autoconfianza.

9. Desafía los juicios que las personas tienen de sí mismas y de los demás.

10. Reduce las reacciones ante el estrés.

11. Sube la moral y combate el aburrimiento.

12. Estimula el sistema inmunológico.

13. Aumenta la energía y la productividad.

14. Se olvidan las preocupaciones.

15. Facilita la autenticidad.

Modelando vías alternas

Resolver los mismos problemas en el trabajo una y otra vez hace que el cerebro se enfrasque en las mismas soluciones y que, como consecuencia, se aumente considerablemente el estrés al no funcionar alguna de ellas. “El trabajo creativo entrega a quien lo realiza una apertura de perspectiva: la persona se hace consciente de la multiplicidad de opciones al enfrentar el día a día”, explica Antonio Villarroel, director de Plastilinarte.

Agrega que varias empresas de distintos ramos les solicitan recurrentemente talleres corporativos de modelado de plastilina, ensamblajes con material reciclable y actividades parecidas que ayuden a los trabajadores a salir de la rutina y estimular valores fundamentales como el trabajo en equipo, la tolerancia y la inclusión.

Web: www.plastilinarte.com

Twitter: @Plastilinarte

Un gol a la rutina

Peras de boxeo, una cancha de futbolito, consolas de videojuegos, cestas de baloncesto y otros elementos de distensión son las nuevas adquisiciones de las que pueden disfrutar los empleados del Banco Exterior en su Torre Principal. Con estas renovaciones, la entidad bancaria busca potenciar la pasión de sus trabajadores al llevar a cabo sus labores diarias, inspirados en una estrategia que ha resultado exitosa en empresas como Google y Facebook.

Yoga a carcajadas

Son de reconocida importancia los numerosos aportes que ofrece el ejercicio de la risa al cuerpo humano en general. En Yoga de la Risa, las técnicas de los yoguis tradicionales son combinadas con risas. “En principio simuladas pero que, con la práctica, pasan a ser genuinas sin necesidad de factores externos como chistes, humor o comedia”, afirma Roberto Machado, fundador.

Además de ofrecer sesiones privadas para empresas, se reúnen todos los domingos en el parque Los Caobos a las 9:00 a. m. y en el Parque del Este a las 10:00 a. m., para hacer los ejercicios con los interesados, a cambio de la colaboración que decidan aportar. También se reúnen los sábados en Valencia y Barquisimeto.

Web: www.yogadelarisavenezuela.com

Teléfono: (0414) 345 5400

Twitter: @RisaVenezuela

Jugar para encontrarse

“Cada vez más la ciudad se está cerrando al espacio público. La gente se encierra en sus espacios y al final no usa ni el espacio propio ni el público”, afirma Karen Mata, fundadora de la propuesta Hazlo Visible, que, como respuesta a esta situación, ha llevado a cabo intervenciones en distintos puntos de la ciudad como galerías al aire libre y aviones en el suelo. “La idea es que la gente se empiece a relacionar, y el juego es una manera de que salgan a la calle, se diviertan, la pasen bien y comiencen a hacer relaciones”.

Facebook: HazloVisible

Twitter: @HazloVisible

 ¿Jugar en el trabajo?

Cuando las fotos de las oficinas centrales de Google se colaron en la web, varios quedaron perplejos. Toboganes, mesas de ping-pong y demás atracciones colindan con los puestos de trabajo de los empleados, quienes pueden tomarse un tiempo de su faena para echar una siesta o jugar Play Station. “Que el adulto obtenga conocimiento dentro de un esquema de juego y disfrute se ha aplicado desde hace mucho tiempo, pero como parte de actividades programadas de entrenamiento. Google es el ejemplo de una organización que le dio relevancia a esto desde su funcionamiento estructural. Se proponen generar bienestar y una conexión emocional con sus empleados dentro de un ambiente saludable”, explica César Yacsirk, psicólogo, y comenta que varias empresas en Venezuela han comenzado a crear ambientes más amables con espacios dedicados a la distracción, aparte de generar experiencias de disfrute a partir de concursos y celebraciones.

Janelia Rodríguez, psicóloga especialista en desarrollo organizacional, cree que el juego y la educación experiencial son grandes aliados para la salud y eficacia de una compañía. “Hacer una actividad lúdica grupal contribuye a generar procesos de desarrollo de consciencia, que a la postre se pueden transferir al plano real y convertirse en aprendizaje”, afirma, y agrega que el juego supone un reto físico e intelectual, que baja las defensas y hace que las máscaras sociales se desactiven. “Cuando jugamos, ponemos el foco en las acciones y no en el ser que las ejecuta. Eso nos permite discutir acerca de lo que pasó sin señalarnos, para después tomar conciencia de las emociones y actitudes que experimentamos en ese rato de simulación”, explica.

Jugar con todos

La facilitadora Katerina Rojas propone algunas ideas para incluir el juego con diferentes miembros de la familia:

Con los hijos. “Dedique una parte del día a jugar en situaciones no creadas: en el tráfico, antes de dormir, en la cola del automercado. Así le dará a entender que el juego es saludable y que los adultos también son capaces de aplicarlo”.

Con la pareja. “John Gottman y Nan Silver lo conceptualizan en su libro Los siete principios para hacer que el matrimonio funcione, como ‘intentos de desagravio’, que son los esfuerzos que hace la pareja para mitigar la tensión durante una discusión. Sólo basta con sonreír, recordar alguna anécdota graciosa o acudir a un gesto cariñoso para aminorar las tensiones y no tomarse tan en serio”.

Con uno mismo. “Jugar viene en más formatos que en juego de mesa. Báñese bajo la lluvia, cáigase al piso de la risa, decore la casa, comparta chistes mediante las redes sociales, vístase con alguna prenda que saque sonrisas.