• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Una boda de día

En el país de las horas locas y las fiestas que terminan con arepas a las cinco de la mañana, casarse bajo la luz del sol comienza a ser una opción para muchas parejas y ya no es visto como una rareza. Acá se recogen algunas sugerencias para quienes desean celebrar su matrimonio antes de que oscurezca

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ambiente
Uno de los principales atractivos de celebrar un matrimonio de día es la posibilidad de jugar con la luz natural y disfrutar al aire libre, ya sea en un ambiente verde, como un jardín o un lugar de montañas, o más bien en un escenario playero. En Venezuela el clima ofrece estas opciones, pero los expertos señalan que son precisamente las limitaciones que existen para ubicar locaciones acondicionadas para celebraciones las que impiden que se realicen más bodas en la mañana o en la tarde. Por eso, muchos optan por recurrir a los espacios verdes de una casa familiar, algo que sin duda es más íntimo y cercano.

“Muchas parejas están celebrando la ceremonia y la fiesta en el mismo lugar, para aprovechar los espacios”, afirma Jenny Rijana de Decoraciones Las Carolinas. “El día te da la oportunidad para trabajar con materiales ecológicos; mezclamos fibras y materiales secos (varas, cañas, bejuco) con flores frescas, que ofrecen un contraste interesante y el efecto es más moderno y vanguardista. Se ha ido dejando de lado el estilo campestre, con el que se relacionaba a las bodas de día”, explica Vanessa Montenegro de Aflora Flower Market. “Una boda de día no tiene por qué dejar de ser elegante y moderna, y eso se nota actualmente también en el bouquet: ya no se está exagerando con el uso de flores exóticas o con los acabados campestres, como hace unos años”, coincide Rijana.

Quienes se dedican a la decoración buscan constantemente ofrecer opciones originales y soluciones creativas que se adapten a las locaciones de las celebraciones, y ahora también, a las horas en las que se realicen. “En el día desaparecen los candelabros y los floreros con cristal, que se sustituyen por otros materiales que luzcan más naturales, revestidos con fibras”, explica Montenegro.

Ambas especialistas coinciden en que la tendencia actual es irse a lo elegante y sofisticado, no se buscan bodas “temáticas”, sino que se opta por elegir un estilo –clásico, romántico, rústico– y se juega con los colores.
“Lo vintage se está llevando también con fuerza actualmente. En la noche da mucha sensación de lujo, y en la mañana luce súper romántico”, señala Montenegro. “Ya no se están usando mesas redondas con manteles, sino cuadradas con madera y vidrio. Y nosotros ofrecemos mesas tapizadas con tela, dependiendo de los tonos de la fiesta, que han gustado mucho porque terminan siendo personalizadas”, explica Rijana, que recomienda el uso de mobiliarios de diferentes estilos.

Respecto a las flores, la variedad con la que actualmente se trabaja en el país es algo limitada –rosas, lirios, calas, astromelias, gerberas–, pero los expertos se las ingenian para conseguir resultados impactantes. “Por el trópico, tenemos hojas de muchos colores, que podemos utilizar. Y ahora están apareciendo materiales como el repollo ornamental, que tiene un efecto muy interesante: es un vegetal pero tiene forma de una rosa gigante, de color morado y verde”, cuentan en Aflora Flower Market. Y es precisamente el morado el color que más piden las novias actualmente, por eso quienes se dedican a la decoración están buscando sus posibles combinaciones, ya que en nuestra flora no abunda ese color. Claro que pueden trabajar con la orquídea, pero por su delicadeza, es más bien reservada a los bouquets.

“Hay una combinación muy clásica, mediterránea, que es el violeta y el amarillo, que funciona bellísima para la mañana. Ambos colores producen un contraste armónico, se balancean muy bien”, apunta Montenegro.
Y si de armonía se trata, la primera recomendación de esta decoradora para las parejas, es la elección de una paleta de colores. “Se comienza por el color favorito de la novia, y uno busca una combinación interesante de tonos, para poder lograr una armonía en todo el evento”. ¿Los colores para el día? No hay dudas: amarillos, naranjas, rojos y blancos. Aunque las decoradoras aseguran que todo es posible mientras se mantenga la armonía.

De lo salado al dulce
La frescura es lo que manda en las mesas de las bodas de día, y más en un país con este cálido clima. Se siguen usando las estaciones, cada vez con opciones más amplias –del mar, gourmet, criolla, mantuana, mediterránea–, según cuentan en Veneziano Gourmet,  pero también hay quienes no abandonan el bufet o incluso optan por el almuerzo o los pequeños platos servidos, porque esta decisión no está tan ligada a la hora en la que se realiza la boda, sino a la cantidad de invitados y, obviamente, al presupuesto.

Mucho pescado, vegetales y frutas frescas están de primeros en la lista de ingredientes de quienes hacen catering para un matrimonio bajo la luz del sol. “En cuanto a los pasapalos, recomendamos que sean frescos y fríos: cebiche, salpicón, y utilizamos rúgula, berenjenas, queso de cabra, mozzarella, ingredientes muy refrescantes”, explica Matilde Veneziano.

Si optan por ofrecer un plato fuerte, los expertos sugieren que las entradas sean ligeras y refrescantes, como carpaccios, cebiches o ensaladas frescas y coloridas. Igual aconsejan que el plato principal no sea muy pesado y que se sirva al final de la tarde. “Puede estar basado en pescados, o una pasta ligera o crêpes”, sugiere Veneziano, quien asegura que refrescante es también la premisa al momento de elegir las bebidas.

“Sabemos que el vino tinto da calor, y ahora se está usando más el prosecco, igual que una gran variedad de cócteles, pero también bebidas no alcohólicas como papelón con limón, raspados de parchita o de tamarindo”. Y en cuanto al toque dulce, no hay sorpresas, siguen de moda los postres en pequeñas porciones que tanto revolucionaron el catering y ofrecen ilimitadas opciones a anfitriones e invitados.  

“Yo creo que en cuanto a dulces uno puede usar lo mismo tanto de día como de noche. Se siguen usando los shots y de día puedes jugar con unos minimerengones, con unas cremas de parchita, o de limón, que son bocados fríos y frescos, pero también, dependiendo de la tónica de la boda, están los dulces criollos, chocolates, macarons, alfajores, miniquesillos, brownies y hasta chupetas... Lo importante es contar con una variada mesa de dulces”, explica Ana Carolina Mayorca, de repostería De Ana Caro. “A la gente le gusta comer cosas pequeñas, y probar mucho.

Los venezolanos somos muy dulceros y después de comer salado, nos gusta tener un sabor dulce en la boca”.
Mayorca asegura que uno de los secretos de la mesa de dulces es la presentación y la decoración. “Si la boda es de día en un espacio abierto, al aire libre, tanto la comida como los dulces deben estar en un lugar cubierto, pues deben mantenerse frescos”, advierte. Si no se puede evitar, Mayorca recomienda poner una mesa de dulces pequeños a los que no les afecte la temperatura, como suspiros, alfajores, polvorosas, y pasar los shots por las mesas como se hace con los pasapalos.

Las imágenes
Si no hay foto, es como si no hubiera boda. La ceremonia y la celebración pasan tan rápido, especialmente para los novios, que sin el registro en el álbum y el video, muchos se perderían de la mayoría de los detalles de los que tanto se preocuparon durante la organización.

“En las bodas de día se aprovecha, por supuesto, la luz natural. A los fotógrafos profesionales nos gusta muchísimo trabajar en exteriores de día porque podemos ser más creativos, sincronizando la luz natural y la estroboscópica”, cuenta Eric Peralta, quien considera muy importante que los novios planifiquen un tiempo para las fotos, para que estén más cómodos y aprovechar al máximo la luz. “El tiempo es fundamental en las bodas en exteriores de día, más que para las que se celebran de noche”, afirma.

Pero antes de que ocurra todo esto, hay que tomar otras decisiones. “Lo primero que tienen que hacer los novios es comenzar a ver fotos y videos de bodas en Internet, e ir definiendo con qué estilo quisieran ver fotografiada su boda: documental, clásico, fashion, etc. También deben tomar en cuenta su personalidad. Por ejemplo, si no les gusta posar o no quieren invertir tiempo de su fiesta en una sesión de fotos, un fotógrafo documental es una buena opción”, aconsejan desde Tribo Fotografía.

“Si, por el contrario, una sesión formal con la familia es prioridad, un fotógrafo clásico pareciera ser la elección correcta. Entre estos estilos hay puntos medios. Nosotros, por ejemplo, hacemos fotografía documental durante toda la boda, pero también una sesión de fotos ‘posada’ con los novios, tratando siempre de que sean muy espontáneas y aprovechando al máximo la luz natural”, explica Marcel Cifuentes, quien afirma que un fotógrafo o videógrafo puede hacer ligeras modificaciones en su estilo en función de lo que quiere una pareja, pero si ésta desea algo completamente diferente, es mejor que evalúen profesionales cuyo trabajo se parezca más a lo que quieren.

“Los novios estarán más satisfechos y el fotógrafo también”. Para Cifuentes, la química entre el equipo de trabajo y los novios, es esencial. “Les tiene que caer bien la gente que va a hacer las fotos y el video de su boda, porque van a pasar con ellos mucho tiempo, en uno de los días más importantes de su vida”.

El bouquet
La primera pregunta que Vanessa Montenegro hace a sus clientas es: ¿Cómo es tu vestido? “El bouquet está determinado por él. La forma, la textura, el color, es lo que define el bouquet. Un error frecuente de los diseñadores es no revelar mucho del vestido porque no quieren que el bouquet lo opaque, pero tiene que haber una armonía, el bouquet debe reproducir el espíritu del traje, y lo que realmente importa es no opacar a la novia”, dice la experta. Es muy raro que le pidan usar tonos blancos, las venezolanas prefieren los colores vivos. “Yo trato de hacer combinaciones con materiales propios del trópico. Se logran contrastes de mucho carácter y las novias quedan fascinadas”.

La torta
“Es un clásico en todo matrimonio venezolano, yo creo que la tendencia se está yendo hacia las tortas sencillas, decoradas con flores frescas y menos pastillaje”, explica Ana Carolina Mayorca, quien ofrece una práctica sugerencia para quienes prefieren la sencillez: elegir un bizcocho suave con un fondant neutro, acompañado con una salsa de fresa, chocolate o caramelo. Pero hay otra opción para quienes no gustan del glaseado: las tortas desnudas, es decir, sin cobertura. Así le llaman en Atlantic Repostería y Delivery, donde aseguran que son tendencia.

“Pueden ser fácilmente decoradas y personalizadas, agregándoles flores o frutas. Podría ser un ponqué clásico, sin relleno, o tener capas de diferentes sabores y colores”, explican. Además, dicen que el color menta en sus diversas combinaciones, así como el chocolate oscuro y el chocolate blanco, siguen estando entre los favoritos de los novios venezolanos. Quienes deseen un toque más romántico pueden optar por los lazos y encajes, hechos de azúcar, que imitan a las telas.

¿Y esto con qué se paga?
“La planificación financiera de una persona o una pareja debe comenzar por entender exactamente con qué cuenta, qué planes tiene y qué necesita. Debemos tener claro cuánto ganamos, cuánto tenemos ahorrado y cuáles son nuestras posibilidades de financiamiento”, recomienda Kyra Arcia, VP de Banca Personas de Bancaribe, quien asegura que la clave es la planificación.

¿Tendré para poder cubrir todos los gastos? ¿Cómo financiaré la fiesta y el viaje de luna de miel? ¿O más bien necesito el dinero para pagar la inicial de una vivienda? Estas son algunas de las preguntas que Arcia recomienda hacerse para poder tomar decisiones más acertadas, y hacer uso de los instrumentos financieros que pueden ofrecer los bancos de acuerdo a las necesidades y capacidades de cada quien. Aconseja informarse. “Hay mucha gente que pierde oportunidades porque se autodiscrimina y piensa que los bancos no tienen nada que ofrecerles, cuando las organizaciones bancarias están hechas precisamente para eso”, dice quien aconseja establecer una relación con el banco que más le satisfaga y así poder aprovechar las ventajas pueda ofrecerle.