• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

El ascenso de Rosmeri Marval

"Me encanta comer dulces con salado, por ejemplo, cotufas con chocolate o platanito con Ovolmatina" / Foto: Juan Abreu

Desde muy pequeña comenzó a forjar su carrera como bailarina hasta alcanzar la fama en la serie juvenil Somos tú y yo. Desde entonces no ha parado de cosechar éxitos en la televisión y sobre las tablas. A sus 24 años de edad asume con entusiasmo el papel estelar en el nuevo dramático de Venevisión

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Quizás su nombre no sea reconocido de inmediato por el público, pero basta que se haga referencia a la Sifrina Ross de la serie juvenil Somos tú y yo para recordarla con su peculiar manera de hablar y su infaltable "o sea". "Siempre estaré agradecida de haber participado en esa serie que me catapultó y me dio a conocer, y más con ese personaje que caló tanto en el público juvenil y que sigue siendo recordado hasta el sol de hoy, incluso por generaciones más jóvenes, porque la serie no ha dejado de transmitirse", afirma la actriz que del otro lado del teléfono conversa a un ritmo pausado.

Su jornada empezó a tempranas horas y terminó casi al anochecer luego de grabar treinta escenas del nuevo dramático de Venevisión, Entre tu amor y mi amor, en el que interpreta su primer y anhelado protagónico. "Gracias a Dios, desde que empecé no he parado", dice con el acento andino que caracteriza a su personaje Sol, una joven de campo que viaja a la ciudad en busca de una mejor vida y que de manera inesperada se enamora de Alejandro, interpretado por Daniel Elbittar.

La buena nueva la recibió en plenas grabaciones del dramático Amor secreto. "No podía decir nada, soy muy celosa de mis proyectos y de contar lo que estoy haciendo hasta que sea algo seguro, creo mucho en las energías de los otros. Lo que hice fue gritar y llorar de felicidad por tener esta oportunidad, aunque nadie entendía qué pasaba". No tuvo mucho tiempo para dejar atrás al personaje María Lucía y comenzar a prepararse para su nuevo reto. No era extraño verla con un pequeño cuaderno donde todos los días anotaba cada expresión o palabra que escuchaba de cuanta persona del interior se encontraba; si iba a la peluquería estaba atenta a los acentos y si en un restaurante el mesonero casualmente era de los andes, le preguntaba sobre su forma de hablar. "La creación del personaje es una etapa superbonita de la actuación que disfruto mucho; le incluí muchas características que pudieran ayudarme a entender más de su personalidad, el saber su historia, el porqué de sus actitudes. Sol es un personaje que estoy disfrutando al máximo, tiene una carga actoral muy fuerte, lo que me ayuda a nivel profesional".

El proyecto le ha brindado la oportunidad de recorrer varios sitios del interior, como la isla de Coche, San Cristóbal, Táchira y Mérida, paisajes que son un gran atractivo para el público internacional al que también se le transmitirá la novela a mediados de este año, una oportunidad que Marval, no duda, le abra las puertas a la internacionalización. Tampoco descarta retomar su faceta de empresaria con una línea de ropa, además de volver a las tablas donde se ha paseado por el drama, la comedia y el teatro para niños, en su opinión, un público exigente y sincero. "He hecho cosas muy distintas y eso me gusta porque me da la oportunidad de ser bastante versátil. Me encantan los retos, plantearme metas y probar cosas nuevas".

Una ventana a su mundo

Pese a su ajetreada agenda, Rosmeri Marval siempre procura un tiempo para interactuar con sus seguidores a través de las redes sociales. En Snapchat es una de las más seguidas y a diario suma millones de espectadores de su cotidianidad, tanto con las rutinas en el gimnasio, cómo prepara su dieta diaria o simplemente tonterías para hacer reír.

Snapchat: RosmeOficial

Piense rápido

—¿Un apodo?

—Sapi. Surgió porque un día lloré mucho luego de que mi papá no me dejara salir con mi novio Aran (De las Casas). Parecía un sapo de lo hinchada que estaba.

—¿Una manía?

—Me encanta comer dulces con salado, por ejemplo, cotufas con chocolate o platanito con Ovolmatina.

—¿Un placer culposo?

—El chocolate.

—¿El regalo más peculiar que ha recibido?

—Luego de que mi novio y yo nos mudamos juntos, recibo muchos objetos para la casa, incluso en mi cumpleaños.

—¿El consejo más útil que le han dado?

—"Tú puedes ser lo que quieras, pero siempre trata de ser la mejor". Me lo dice mi mamá desde pequeña.