• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Mi apoyo clave

El cantante Juan David Chacón, conocido como Onechot, se encontraba en terapia intensiva después de haber recibido un impacto de bala en la cabeza en las horas previas al comienzo de una gira de conciertos

El cantante Juan David Chacón, conocido como Onechot, se encontraba en terapia intensiva después de haber recibido un impacto de bala en la cabeza en las horas previas al comienzo de una gira de conciertos

Ser víctima de la violencia, perderlo todo en un desastre natural o vivir un anhelado cambio laboral es un punto de inflexión vital. El cantante Onechot, el modelo Luis Bisbal, la actriz Prakriti Maduro y la narradora deportiva Carolina Guillén nos cuentan acerca de lo que significó para ellos vivir estos momentos cruciales y cómo lograron hacerles frente con la ayuda de su entorno familiar y profesional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¡Fuerza, Onechot!

La noticia se regó de inmediato: el cantante Juan David Chacón, conocido como Onechot, se encontraba en terapia intensiva después de haber recibido un impacto de bala en la cabeza en las horas previas al comienzo de una gira de conciertos. Un mes después de permanecer recluido en una clínica, fue dado de alta y con ello comenzó un proceso de recuperación que incluye fisioterapia, terapia neurocognitiva y yoga de la risa, entre otros cuidados. El apoyo de su madre, Luna Benítez, de sus familiares, amigos y colegas del entorno musical, así como de sus seguidores, fueron fundamentales en este proceso que aún no termina: “El apoyo estuvo desde el comienzo. Hubo una vigilia, los músicos hicieron un encuentro, tocaron las mejores bandas. Me sentí lleno de dicha y muy halagado”, expresó el cantante. Caramelos de Cianuro, Desorden Público, Viniloversus, Lebronch, Mcklopedia y Circo Vulcano fueron las bandas que, sin pensarlo dos veces, se unieron para apoyar a Onechot con un par de conciertos en los que se recaudó dinero para la recuperación del artista que ahora, una vez superado el mal momento, se prepara para seguir con su carrera musical con el lanzamiento de Natural, una producción con 20 canciones que saldrá al mercado en noviembre y que el cantante espera mostrar al público con un concierto gratuito. La alegría de vivir y un infinito agradecimiento es lo que Onechot quiere expresarles a todos los que estuvieron con él en tan difíciles momentos: “No me queda más que dar las gracias a las bandas, me han dado un apoyo increíble. Mi mamá, mis hermanas. Todo el apoyo que he recibido no hace sino llenarme de ánimos cada día”.

Afectos leales

Sabe defender su trayectoria de actriz en las tablas de un teatro, en un estudio de televisión o en un set de cine. Tiene una jovialidad perpetua, que se manifiesta en la energía con la que se involucra en cada uno de sus proyectos. Sin embargo, hace casi 13 años, Prakriti Maduro debió afrontar, junto a su familia, un momento crítico difícil de olvidar: la tragedia de Vargas. La situación implicó un cambio de vida para toda la familia pero, también, la posibilidad de comenzar de nuevo y de reconfortarse en la red de apoyo conformada por su entorno cercano: “Hace unos años conocí lo que llaman ‘tocar fondo’, eso sucedió en diciembre de 1999. Ya en mi familia estábamos atravesando un período muy difícil económicamente cuando la tragedia de Vargas nos quitó todo lo que nos quedaba. Pero al pisar Caracas, recibimos regalos de todos nuestros seres queridos, la UCAB me concretó una beca que meses antes estaba solicitando, a mi papá le ofrecieron un trabajo mucho mejor pagado del que tenía, todo el mundo nos puso a la orden su techo, empezando por mis abuelas, y una amiga muy querida nos alquiló, a precio más que solidario, su casa desocupada para que viviéramos mientras nos recuperábamos, y así pudimos, en un par de años, ahorrar para que mis padres se pudieran construir una casa, y mi hermano y yo pudiéramos abandonar el nuevo nido”. Para Prakriti, el apoyo de sus amistades se convirtió en una referencia de sus afectos inquebrantables: “Entre mis amigos ‘eres damnificada’ era una frase de cariño que justificaba las excesivas invitaciones, cenas y regalos, e hicieron que esa frase sonara como algo bonito y no el verdadero y triste significado que la describe”.

De vuelta a la vida

Ha sido uno de los modelos más reconocidos y cotizados de las pasarelas nacionales. Hace un año, su nombre fue noticia por un suceso lamentable que hoy, afortunadamente, puede contar. Luis Bisbal, conocido en el mundo del modelaje como “Chino”, fue víctima de un secuestro que culminó con un disparo con el que intentaron quitarle la vida. Bisbal vivió una odisea al tener que desplazarse a pie para buscar ayuda mientras una bala le destrozaba el sistema digestivo. “Llegué hasta una bomba de gasolina y el vigilante me vio y llamó a la policía, me llevaron al hospital de Coche y luego al Pérez Carreño. Ahí me salvaron la vida”. Al despertar, los primeros pensamientos que le invadieron fueron de tristeza, pero fueron suplantados lentamente por el afecto incondicional de su familia, quien hizo saber la situación ante los medios a través de las redes sociales: “A quienes más recuerdo de esos primeros días es a mi mamá y a mis tíos. Yo lo veía todo borroso, sentía que estaba naciendo de nuevo. Una prima comenzó a crear toda una red para conseguirme donantes de sangre y la respuesta fue muy rápida. Lo mencionaron en programas de televisión, mucha gente se acercó a donar”. Bisbal, ya en casa desde hace varios meses, pero aún en proceso de recuperación, reflexiona acerca de lo acontecido y se muestra agradecido con la vida y con todos los colaboradores activos de su proceso: “De todo esto me queda una segunda oportunidad de vida. Lo que me pasó fue horrible, pero la vida sigue y esto que se creó en torno a mí me dio fuerzas para seguir. Todo eso te ayuda y hace que lo demás vaya quedando en el pasado”.

Deportes a lo grande

El rostro de Carolina Guillén fue un soplo de aire fresco para los fanáticos de Meridiano Televisión. Allí, la recién estrenada narradora se hacía un espacio entre los grandes nombres del deporte. Su profesionalismo y un golpe de suerte la llevaron a la meca de quienes, como ella, sueñan con la narración deportiva. En 2004, Carolina Guillén pasó de vivir en Caracas a instalarse en Argentina en menos de dos meses, para comenzar a trabajar en ESPN. Cuatro años después, fue llamada a formar parte del equipo de narradores que trabaja en Connecticut, Estados Unidos, la sede del canal deportivo. Para Guillén, sus comienzos en Meridiano forman parte esencial de su formación, y agradece a quienes confiaron en su potencial en un momento en el que las periodistas deportivas no eran tan populares: “El canal, comandado por la familia De Armas, me dejó demostrar que yo podía ser una periodista deportiva como cualquiera. Cuando estuve allí, Pascual Artiles, Marco Vinicio Lacavalerie, Pedro García, Manuel Urbina y José Luis Mora me apoyaron mucho. Para mí, lo más duro fueron las horas previas a los partidos de béisbol porque coincides con los demás periodistas de la fuente y se preguntaban quién era yo. Lidiar con el colega fue difícil, pero con el fanático fue rico, ellos estaban ansiosos de algo distinto”. Trabajar en deportes le ha enseñado sobre lo valioso que es el trabajo en equipo en otras áreas de la vida: “De los deportes aprendí la solidaridad y el juego limpio. Allí cada quien tiene su rol y cada quien sabe hasta dónde puede llegar,  estamos todo el tiempo escuchando lo que se dice en pantalla, y podemos corregirnos, guiarnos”.