• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

La alumna pródiga

La actriz Marisa Román / Fran Beaufrand

La actriz Marisa Román / Fran Beaufrand

Luego de su participación en La mujer perfecta, Marisa Román se tomó una pausa para cambiar de aires y seguir formándose como actriz en Los Ángeles y Nueva York. Aquí relata cómo prepara su inminente regreso: será la protagonista de la nueva novela De todas maneras Rosa y se verá en la pantalla grande en dos películas venezolanas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde que hizo sus maletas hace dos años, no habría sido prudente poner las manos en el fuego sobre el paradero concreto de Marisa Román: parecía que estaba un día en Europa y otro en Buenos Aires. Uno en Los Ángeles y otro en Shanghai. ¿Dónde estuvo realmente? “En todos esos sitios”, se ríe. “Cuando terminé La mujer perfecta me di cuenta de que ya tenía 10 años trabajando sin pausa y que necesitaba parar. Lo primero que hice fue irme a Europa con una amiga a hacer una especie de tour tardío de quinceañeras. Nunca había ido y todo me encantó”, asegura la actriz.

“Después estuve yendo y viniendo. Viajé a Argentina varias veces a visitar a mi familia. Luego estuve estudiando actuación en Los Ángeles por cuatro meses y después en Nueva York por tres meses más y aprendí muchísimo”. Susan Batson, coach de actuación de Nicole Kidman y Juliette Binoche, fue una de sus maestras. “Fue una tremenda suerte porque a mí me encanta estudiar y ponerme a prueba. No me gusta conformarme y esta pausa me sirvió para acumular experiencias y herramientas para darle más verosimilitud y profundidad a mi trabajo. Tengo muchas ganas de aplicar lo que aprendí”.

La oportunidad ya la tiene. Junto con Norkys Batista y Luciano D’Alessandro, Román será la protagonista de una de las próximas telenovelas de Venevisión: De todas maneras Rosa, de Carlos Pérez. Su galán será Ricardo Álamo. “Casi siempre soy hermana de uno de los protagonistas, pero ahora que lo pienso nunca me había tocado ser pareja de un ex hermano. Suena incestuoso, qué fuerte”, acota jocosa.

“Mi contrato no me deja contar nada todavía. Sólo puedo decir que interpreto a una mujer brillante con múltiples ocupaciones y que me exige mucha investigación. Siento que este proyecto va a ser un aporte importante para rescatar el género de la telenovela en Venezuela y me parece muy valiente que sea una historia que tiene mucho color local. Aunque trataremos de pronunciar muy bien las palabras, al menos yo espero hacer mi parte con naturalidad, como procuro siempre”.

 Pronto llegarán a la cartelera dos películas en las que Román  participa. Una es Cuidado con lo que sueñas, de Geyka Urdaneta, protagonizada por Norma Aleandro y Ana Fernández. “Se desarrolla en una peluquería y allí soy una manicurista emo embarazada. Lo chévere es que a pesar de que casi no habla, le van pasando muchas cosas”. ¿Y aprendió a hacer las uñas de verdad? “¡Por supuesto! Aunque era un papel muy chiquito, yo quería que se viera real. Una manicurista me enseñó cómo manejar los utensilios, cómo cortar cutículas, limar y pintar. Fue un papel muy divertido, y trabajar con Norma Aleandro fue un sueño hecho realidad. Un par de veces se me acercó y me dijo: ‘me gusta mucho eso que estás haciendo’. Eso significó mucho para mí”. La otra cinta que estrenará es Lo que tiene el otro, de Miguel Perelló. En ella interpreta a una mala actriz que es la novia del director de una película, que se empeña en que éste la convierta en la protagonista.

¿Qué necesita para aceptar un rol? “Que cuando esté leyendo el guión sienta aquí (en el estómago) una conexión intuitiva con esa historia. Que me dé curiosidad cómo habla ese personaje, qué siente; que me parezca un desafío”, señala.  ¿Es una ventaja no ser una actriz con un pasado como modelo o reina de belleza en una industria como la nuestra? “Creo que para mí es una ventaja, en el sentido de que no ser una súper mamita me permite disfrutar más el proceso de convertirme en una si me toca interpretarla. Sobre todo agradezco mucho que siempre ha habido gente que me ha confiado oportunidades maravillosas y momentos increíbles, como maquillarse codo a codo con Eulalia Siso y María Cristina Lozada para montar El día que me quieras en un Festival Iberoamericano de Teatro, por ejemplo. Son días en los que me siento bendecida”.

No le molesta que en la calle aún la saluden como Bendita o María Suspiro. “Me parece halagador y muy lindo que la gente recuerde esas historias, así como estoy segura de que a Edgar (Ramírez) no le debe importar que a veces le digan Cacique”, asegura. “Quizás me preocuparía mucho si se acordaran de un solo personaje, pero afortunadamente me pasa con varios y la gente es muy cómica. Ahora que pasaron Ciudad Bendita por cable, hace poco un señor me dijo: ‘Chica, vale, pero si tú eres bien bonita… ¿Por qué te empataste con ese Roque tan feo?”, se ríe entre apenada y divertida. “Yo quería algo mejor para ti”.


PIENSE RÁPIDO

¿Edad?

30.

¿Cuánto mide y cuánto pesa?

Suficiente.

¿Número de hermanos?

Soy la mayor de cinco.

¿Quién le gustaría que la interpretara en una película sobre su vida?

Una buena actriz.

¿Qué le da pánico?

Caracas de noche.

¿Su hobby para desconectarte?

Tejer.

¿Su lugar preferido?

Los Roques.

¿Su libro favorito?

El Tarot Zen de Osho.

¿Su rasgo más argentino y el más venezolano?

Analítica, el argentino. Chalequedora, el venezolano.

¿Su amor platónico adolescente?

Gustavo Cerati, por lo seductor.

¿Se ha operado algo?

Las cordales; si no, se me torcían los dientes.

¿Qué sueña comprarse?

Unos cuantos boletos de avión para viajes que deseo hacer.

¿Qué superpoder quisiera tener?

La capacidad de poner la mente en blanco cuando lo desee.

¿Qué colecciona?

Recuerdos.


DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

• Soy amante de la justicia y la libertad.

• Es indispensable amarse honestamente a uno mismo para poder amar sanamente a otros.

• Creo que hay un plan maestro que desconocemos; por eso siempre lo que pasa es lo mejor aunque en su momento no logremos comprenderlo.

• Soy leal a mí misma sin importar las circunstancias. Uno tiene que estar donde realmente desea estar.

• Lo único seguro que existe en esta vida es el cambio.

• Al liberar espacio físico, uno libera espacio interior.

• Creo que el desapego acerca a la libertad.