• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Zeina de Khabbaz: Una venezolana nacida en Líbano

Zeina de Khabbaz | Fotografía: Mauricio Villahermosa

Zeina de Khabbaz | Fotografía: Mauricio Villahermosa

Cocinera

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este 15 de octubre Zeina de Khabbaz cumplirá 40 años en Venezuela. Llegó joven del Líbano, sin hablar castellano y recién casada. Su esposo, ya asentado en estas tierras, cumplió con el ritual de buscar a su futura cónyuge en aquellos senderos. Aquí nació un embeleso que ella tiene presente. “Me encantó este país. Le contaba a mis amigas que aquí todo el año había playa. Eso es lo que más me gustaba. Todos los fines de semana bajaba al litoral. Siempre estaba morenita”. También encontró amistades sin fronteras. “Me hice amiga de venezolanos, italianos, españoles, portugueses, libaneses”. Sus rutinas cambiaron cuando, gracias a las probadas destrezas en la cocina, sus hijos la convencieron de algo inesperado: que abrieran su propio restaurante.

Hace ocho años estrenaron Tarabish en la ciudad de Caracas y desde entonces ella es quien gobierna esas cocinas. “Aquí es como si la gente comiera en mi casa. Si un ingrediente es caro, no me importa. Yo no puedo sacrificar la calidad”.

Zeina vigila esos platos con rigor de martes a domingo, pues tras años de iniciar la empresa, ya se permite un día libre. “Ella cocina muy rico. Por eso decidimos abrir el restaurante. Aunque no sabíamos lo complejo que era este negocio”, cuenta Stephany, quien junto con su hermano Juan José, la acompaña en este local de Mata de Coco. Bajo los rigores de Zeina allí se prepara el repertorio de cocina árabe que los caraqueños conocen bien. Ella se precia de sus dotes no solo en la comida de su tierra. “Nadie me gana preparando hallacas, pan de jamón o pabellón”, asegura con determinación. Para confirmar su tesis, recuerda una anécdota. “Tenía una vecina venezolana que decía que las mejores hallacas eran de su mamá. Hasta que probó las mías y me dijo: ‘Como las tuyas, no hay”, cuenta y se enorgullece de ese honor con receta criolla.

“Cuando voy al Líbano me siento más venezolana”