• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Tiempo a solas

Disfrutar del tiempo a solas es importante

Disfrutar del tiempo a solas es importante

Dedicar un rato a desconectarse de todo y concentrarse en sí mismo es una costumbre en constante peligro de extinción. Una psicóloga explica por qué siempre es útil hacer una pausa y mirar hacia adentro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Temerle a estar solo o sentir ansiedad cuando no hay nada de qué ocuparse no es un malestar exótico en estos tiempos. “Siempre estamos tan pendientes de relacionarnos con otras personas, de consultar noticias o redes sociales o de resolver tantas cosas que nos hemos desacostumbrado a estar completamente solos con nosotros mismos. El problema es que tendemos a darle a la soledad una connotación negativa, pero aprender a pasar tiempo a solas puede ser muy positivo”, explica la psicóloga Silvia de Jongh.

La especialista señala que este tiempo puede usarse de varios modos. Una persona que esté muy estresada y quiera despejarse puede emplearlo en higiene mental al realizar aquello que le guste y que no requiera la presencia de nadie más: escuchar música, leer un buen libro, cocinar o practicar ejercicio, ilustra De Jongh.

En otras oportunidades, en lugar de invertirla en distracciones, la soledad resulta mucho más provechosa para ordenar los pensamientos y las emociones, analizar qué es lo que se quiere o necesita, cómo se siente con respecto a los demás o decidir cursos de acción. Lo básico es que ese momento consista en una inversión en uno mismo.

Para la experta, hacer una pausa para conocerse mejor, nunca es tiempo perdido: una persona que se permite este espacio para descubrir quién es y qué quiere es menos susceptible a caer en la tentación de complacer siempre a otros para buscar aprobación, conformarse o dejarse arrastrar por relaciones y situaciones que no le satisfacen o depender demasiado de lo que dispongan los demás. “Por eso es importante reservarse un rato, así sea una hora semanal; así sea un rato diario mientras estamos desplazándonos de un lugar a otro. A medida que desarrollamos esa comodidad de estar en sintonía con nosotros mismos, acumulamos una seguridad que se amplía a todo lo demás”.

Hay gente que le tiene miedo a quedarse sola con sus propios pensamientos o se siente ansiosa cuando no tiene con quién relacionarse. “Probablemente no se ha dado la oportunidad de buscar el disfrute o la conveniencia de esos momentos que no se comparten con nadie más, pero con la práctica se le agarra el gusto”, afirma la experta. Si esto causa una ansiedad abrumadora, buscar orientación profesional contribuye a manejarla. “Lo que uno puede hacer es concebir la soledad como un espacio diferente, que también tiene un propósito y es tan valioso como cualquiera de los otros espacios o relaciones que cultivamos”.

Vida por separado

Mudarse sin compañía a otra ciudad o país es un reto intimidante para muchos. “Lo que uno recomienda es empezar a buscar un equilibrio entre el tiempo que se pasa solo y la búsqueda de nuevas relaciones en el sitio en el que estemos. Al principio toma tiempo porque primero toca hacer un nido en ese lugar, pero poco a poco hay que hacer el esfuerzo de socializar, aunque nos cueste. Conectarse únicamente con los contactos anteriores no suele ser suficiente”, dice la psicóloga Silvia de Jongh.

Al margen del entorno social, la experiencia puede ser favorable: el individuo tiende a descubrir que es capaz de afrontar y resolver situaciones de todo tipo con sus propios recursos y esto impacta positivamente en su autoestima. “Ese empoderamiento de recordar que uno es dueño de sí mismo y que puede contar siempre consigo es muy útil”.