• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Salud: Cómo restaurar un corazón partido

Si la ruptura provino del otro, no rogarle que reconsidere su decisión es lo más sano - Foto: Todo en domingo

Si la ruptura provino del otro, no rogarle que reconsidere su decisión es lo más sano - Foto: Todo en domingo

El fin de una relación amorosa puede representar un duelo difícil de manejar, sobre todo para quien se siente rechazado. Estas son algunas estrategias para sobrellevarlo mejor

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Confiarles el corazón a otros implica grandes ganancias y también grandes riesgos. Por eso no sorprende que, al término de una relación de pareja, las emociones que florezcan sean las mismas que surgen cuando muere un ser querido: negación, rabia, negociación, tristeza y aceptación. Cuando es el otro quien termina la relación, al proceso también pueden sumarse pinceladas de recaídas, falsas expectativas, impotencia y desesperación por obtener respuestas.

Si la ruptura provino del otro, no rogarle que reconsidere su decisión es lo más sano. A juicio de la antropóloga y bióloga canadiense Helen Fisher, especialista en la exploración de las relaciones humanas, lo mejor que se puede hacer para acelerar la recuperación emocional es asumir, por doloroso que resulte, que la relación llegó irreversiblemente a su fin. No es un mito que, cuando ocurre una ruptura, se ven afectadas las mismas zonas del cerebro en las que se procesan las adicciones. En ese sentido, la experta recomienda evitar o minimizar cualquier tipo de contacto con la expareja que pueda sabotear este proceso de aceptación. "Bota las cartas y las tarjetas. No llames. Y no trates de ser su amigo/a", acota Fisher en la revista Psychology Today.

Mientras más limpio sea el corte, mejor

El psicólogo Roy Baumeister, de la Universidad de Florida, apunta en la misma publicación que tratar de amortiguar el golpe ofreciendo ser amigos más adelante puede ser una manera de tratar de reducir el sentimiento de culpa por parte del que termina la relación, pero no es lo más favorable para la persona rechazada: las señales confusas hacen que albergue falsas esperanzas o retardan su recuperación.

Hora de levantarse

Se ha estudiado que, en esta situación, el cuerpo humano presenta síntomas fisiológicos de estrés similares a los que se experimentan con un dolor físico: por eso es importante no descuidarlo. Asegurarse de comer, procurar dormir lo suficiente y practicar un poco de ejercicio diario al aire libre —así solo sea caminar— son hábitos sencillos pero capaces de marcar una gran diferencia en el estado físico y anímico de una persona desilusionada.

Del mismo modo, es recomendable rodearse de familiares o amistades que puedan prestar el apoyo emocional que se requiera en cada etapa, ya sea para tocar el tema y hacer catarsis o para distraerse evadiéndolo por completo. Leslie Becker, psicóloga y colaboradora del sitio WebMd.com, señala que es fundamental esforzarse por salir a la calle, trabajar y socializar. Apunta que ser compasivo con uno mismo y tenerse paciencia, concentrarse en lo aprendido y ayudar a los demás son otras estrategias que propician la recuperación.

Cómo hacerlo con tacto

Quienes han estudiado este trance aseguran que la mejor forma de romper una relación amorosa es hacerlo consideradamente: en primer lugar, esto implica notificar la ruptura cara a cara —nunca por textos, correos electrónicos u otros medios indirectos— por respeto a la persona con la que se vivieron momentos importantes.

Siempre que se pueda, las explicaciones deben ser concisas, firmes, honestas y sin caer en insultos o descalificaciones. Es preferible expresar que los sentimientos han cambiado en lugar de afincarse en círculos sobre los defectos ajenos. No es necesario socavar la autoestima del otro. Aunque su reacción no sea buena en el momento, terminar la relación de la manera más digna y respetuosa posible puede ayudar a hacer más llevadero el duelo a largo plazo para ambos.