• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Salud: ¿Cómo beber más agua?

No conviene hacer ejercicio sin una botella de agua que le permita hidratarse antes, durante y después del ejercicio | Foto: Archivo

No conviene hacer ejercicio sin una botella de agua que le permita hidratarse antes, durante y después del ejercicio | Foto: Archivo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1. Un consumo insuficiente de líquido impide que el organismo funcione en condiciones ideales. He aquí algunas recomendaciones para reforzar esta necesaria costumbre

2. Hidratarse como hábito matutino. Después de cepillarse los dientes, tomarse un vaso de agua un rato antes de desayunar le ofrece al organismo insumos para reforzar la eliminación de toxinas y reponer el líquido perdido. Una ingesta óptima favorece que la sangre circule mejor, que las articulaciones estén bien lubricadas, que los músculos toleren mejor la actividad física y que la temperatura corporal se mantenga estable, entre otros beneficios.

3. Planificar un vaso entre comidas. Cubrir la recomendación promedio de ocho vasos diarios de líquido al día –aunque según sus características y actividad física, algunas personas requieren un poco más, otras un poco menos– requiere cierta organización. Así como programar meriendas está indicado para mantener el metabolismo activo entre una comida principal y otra, convierta en una costumbre acompañar cada merienda con agua.

4. Fijar horarios y cantidades. Tener una referencia clara de cuánta agua tomar en un periodo determinado es más eficaz que relegar la ingesta al azar de la sed. Llevar al trabajo dos botellas de medio litro y proponerse beber una completa durante la mañana y otra en la tarde, representa un consumo de la mitad del requerimiento diario recomendado. Mantenga su vaso o botella a la vista para motivarse.

5. Saborizar el agua. Ponerle hielo y agregarle gotas de limón o trozos de frutas hace que sea más atractiva para quienes la rechazan en su estado natural. Preparar infusiones calientes es otra opción para no aburrirse. Tenga presente que a veces se confunde la sed con el hambre; beba un poco de líquido primero para distinguir de qué se trata.

6. Incluir sopas y otros líquidos en la alimentación. Si tomar únicamente agua resulta forzado, también es válido elevar el consumo de sopas, sorbetes y jugos –sin azúcar– así como de vegetales crudos y frutas con alto contenido hídrico, como pepino, melón, mandarina y patilla. Se calcula que el 20% de la hidratación proviene de los alimentos.

7. Entrenarse con ella. No conviene hacer ejercicio sin una botella de agua que le permita hidratarse antes, durante y después del ejercicio. Con la respiración y la transpiración se pierde un volumen importante de líquido que debe reponerse rápidamente para evitar calambres, desmayos y otros desajustes.

8. Apoyarse en la tecnología. Si la memoria falla para reforzar este nuevo hábito, existen aplicaciones que ayudan a monitorear cuánto líquido se ingiere al día y que envían recordatorios para no descuidarse. Water your body, Water Alert y Waterlogged son algunas de las más populares.

Riego interior

¿Estoy deshidratada/o?

Algunos de los síntomas leves de un consumo insuficiente de agua son:

~ Sed

~ Debilidad

~ Sensación de confusión o mareo

~ Dolor de cabeza

~ Calambres

~ Cansancio

~ Falta de concentración

Cambios de color

La orina es el indicador más sencillo para saber si la hidratación es adecuada: en una persona bien hidratada, este líquido debe ser amarillo claro, casi transparente. Sin embargo, la ausencia total de color en la orina es señal de que el consumo de agua es excesivo y puede traducirse en una pérdida acelerada de sales minerales. Si es de un amarillo intenso, significa que es momento de reforzar la ingesta de líquido. Quienes están embarazadas o amamantando, así como las personas que desean perder peso, tienen una infección urinaria, viven en climas muy calientes, han presentado recientemente fiebre, vómitos o diarrea o tienen condiciones crónicas como diabetes o cardiopatías deben tomar más agua que de costumbre.