• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Salud: Peso relativo

Suele pasar que un individuo que quiere bajar de peso, que está mejorando su alimentación y empezó a hacer ejercicio, note que a partir de cierto punto se “estanca” con respecto a la balanza - Foto: Archivo

Suele pasar que un individuo que quiere bajar de peso, que está mejorando su alimentación y empezó a hacer ejercicio, note que a partir de cierto punto se “estanca” con respecto a la balanza - Foto: Archivo

Llevar una cuenta cotidiana de los kilos no necesariamente es motivador o práctico. Una experta señala qué tan importante es este indicador y cómo ponderarlo de manera efectiva

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La balanza a veces da sorpresas, pero estas no son necesariamente lapidarias. La nutricionista Rosa Benítez aclara que el peso es apenas uno de los muchos indicadores que dan cuenta de lo que una persona necesita para una buena salud. "Aun así, no todos encajamos siempre en el peso que sugieren los libros y eso no es necesariamente negativo. Hay que considerarlo en conjunción con otras variables como la edad, el sexo, la actividad física, la relación entre grasa y masa muscular, la circunferencia de la cadera, la cintura, la medida de la cabeza para calcular la velocidad de crecimiento en los niños, etc.".

Suele pasar que un individuo que quiere bajar de peso, que está mejorando su alimentación y empezó a hacer ejercicio, note que a partir de cierto punto se "estanca" con respecto a la balanza. Sin embargo, eso no tiene por qué traducirse en que no se esté logrando el resultado o que el esfuerzo sea insuficiente. "¿Qué pesa más, un kilo de plumas o un kilo de plomo? Los dos pesan un kilo, pero ocupan diferentes volúmenes. Lo previsible en ese caso es que la proporción de grasa vaya disminuyendo y que a la vez se vaya ganando masa muscular, que técnicamente ocupa menos espacio que la grasa", señala la experta. "Ese efecto hace que parezca que la reducción de peso se paralizó, pero uno puede darse cuenta de que la composición corporal está variando a través de las medidas, o de ese pantalón que antes no nos cerraba y ahora nos queda".

Benítez ilustra las paradojas de los kilos con otro ejemplo. "Si valoramos a un fisicoculturista solo por su peso, podríamos inferir que es obeso, por ejemplo. Sin embargo, su composición tiene más masa muscular que grasa y evidentemente es alguien que hace mucho ejercicio.Por eso, no evaluamos el peso de forma aislada, sino combinado con muchas variables".

Ganancias y pérdidas. Benítez no recomienda pesarse todos los días. Apunta que en el caso de una persona que esté en un régimen para adelgazar y quiera hacerse seguimiento, lo idóneo sería pesarse una vez a la semana, para poder notar un cambio representativo. "Si es por mera curiosidad o como un parámetro para no descuidarse, por salud, puede ser una vez al mes. El punto es que si uno se obsesiona con un número tal y su meta es alcanzarlo lo más pronto posible, podría incurrir en el error de perseguirlo con métodos que no siempre son saludables".

La pérdida o ganancia de gramos no solo depende de la dieta o el ejercicio, sino de numerosos factores fisiológicos que cambian continuamente.Los altibajos hormonales, por ejemplo, pueden producir una retención temporal de líquido unos días antes, durante y justo después de la menstruación. Un cuadro febril, una diarrea o una gripe también pueden producir variaciones en el almacenamiento corporal de agua y alterar la cifra.

¿Cuál sería la manera correcta de valorar el peso? La nutricionista señala que más que perseguir un número estándar, es más valioso concentrarse en llevar un estilo de vida sano. "Si uno se alimenta correctamente y hace ejercicio por lo menos tres veces a la semana, un peso adecuado suele venir por añadidura. Si en un momento dado uno aumenta un par de kilos y luego retoma esa rutina saludable, lo más probable es que el peso se autorregule sin mayor esfuerzo".

Cifras fidedignas

Para pesarse adecuadamente, la nutricionista Rosa Benítez recomienda hacerlo en la mañana, después de haber ido al baño y antes de desayunar. "Lo ideal sería hacerlo sin ropa; si uno tiene la balanza dentro del baño, puede pesarse antes de bañarse". También es aconsejable pesarse siempre el mismo día de la semana, aproximadamente a la misma hora y con el mismo artefacto para obtener mediciones consistentes.