• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Salud: Párpados temblorosos

Párpados, ojos,

También conocido como blefaroespasmo, este fenómeno —generalmente inocuo— suele inquietar a quien lo padece. Una especialista indica sus causas más comunes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No es tanto lo mucho, sino lo seguido. Tener un párpado que tiembla sin control es más común en mujeres que en hombres. "Sobre todo después de la menopausia, el ojo tiende a resecarse. El cuerpo, que es sabio, procura que esa frecuencia de parpadeo sea mayor para mantenerlo húmedo, aunque uno no pueda controlarla", señala la oftalmóloga María Luisa Bermúdez. "Otra posibilidad es que haya un problema refractivo que provoque que el ojo, de manera involuntaria, se abra y se cierre repetidamente para tratar de compensar esta deficiencia reajustando su curvatura". También puede deberse a una conjuntivitis o a una irritación de los párpados conocida como blefaritis: se caracteriza por una descamación e inflamación de estos tejidos que puede acompañarse de picazón e irritación ocular. Los temblores de los párpados, a su vez, también se han relacionado con insomnio, altos niveles de estrés, fatiga y el consumo excesivo de cafeína, alcohol y cigarrillos. 

Lo más común es que este fenómeno se presente en un solo párpado, generalmente el superior. Aunque no produce dolor ni daños colaterales, sin duda puede convertirse en una incomodidad muy molesta, sobre todo si el movimiento es muy brusco. "Hay gente que en un momento dado se preocupa o se asusta mucho porque cree que puede estar teniendo un problema cerebral o nervioso, que también son causas potenciales pero en la práctica son muchísimo menos comunes", indica la experta.

¿Qué hacer? La especialista señala que esta molestia suele desaparecer por sí sola en poco tiempo o aparecer intermitentemente por temporadas cortas. Sin embargo, si dura más de una semana, es recomendable acudir a un oftalmólogo para buscar soluciones. "Si se detecta que esa persona está presentando un síndrome de ojo seco, por ejemplo, se toman medidas correctivas con la aplicación de lágrimas artificiales tres o cuatro veces al día. Cuando esa lubricación aumenta, el temblor tiende a ceder". Si se usan lentes correctivos, habría que revisar que la fórmula sea la adecuada o si necesita nuevos ajustes. 

Si se trata de una blefaritis, se indica una rutina especial de limpieza de los párpados y el uso de esteroides y lágrimas artificiales bajo supervisión médica para reducir la inflamación y la descamación. Cuando se presume que el estrés es la causa principal, la experta recomienda poner en práctica técnicas de relajación como la respiración diafragmática. Si el problema persiste, empeora o se acompaña de otros síntomas de cuidado, es cuando se mandan otras evaluaciones para descartar otras causas y aplicar tratamientos más complejos.

Sin alarmarse
La oftalmóloga María Luisa Bermúdez señala que muchas personas acuden a consulta por blefaroespasmo. "Es frecuente que lleguen sumamente preocupadas porque crean que ese temblor se debe a un problema de tensión elevada en el ojo, pero no existe relación entre una cosa y otra. No obstante, si la persona tiene antecedentes de problemas de visión y de tensión en el ojo o tiene otros síntomas, es conveniente revisarla. Más allá de lo fastidioso que resulte el temblor, en la mayoría de los casos, afortunadamente, no es nada del otro mundo", explica.