• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Rodolfo Drago: “Acá encontré mi paraíso”

Rodolfo Drago | Fotografía: Mauricio Villahermosa

Rodolfo Drago | Fotografía: Mauricio Villahermosa

Actor

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nació en Buenos Aires, Argentina, por pura casualidad, luego que su familia pasara 60 días en un barco huyendo de la guerra en Europa. Sin embargo, hace 37 años que Rodolfo Drago no visita el país donde dio sus primeros y exitosos pasos como modelo, animador y actor, con la compañía española de Manuel de Sabatini y Pepita Martín. De Venezuela solo conocía Alma llanera, canción con la que asegura hoy llora más que un venezolano. Con las giras teatrales había visitado dos veces Caracas, pero fue a la tercera ocasión que le ofrecieron un contrato para actuar en Venevisión. El 22 de marzo de 1977 —un día que aún guarda en su memoria— pisó tierra venezolana. “Me llevaron a comer  a Chacaíto. ‘¿Qué desea para beber?’, me preguntaron. Vino, respondí inmediatamente. Vi en la mesa unas cosas redondas y blancas y me dijeron que eran arepas, hechas con harina de maíz. No me gustaron al momento. A los días las volví a probar y desde ese entonces no he dejado de comerlas”, recuerda.

Acá encontró más que trabajo. “Yo sé que un plato de comida y un vaso de agua no se le niega a nadie, pero acá era como demasiado”, asegura el actor al tiempo que recuerda la cordialidad con que fue recibido. También ha encontrado el amor varias veces. En junio de este año contrajo su tercer matrimonio con una venezolana, a la que considera su compañera de vida y mejor amiga.

El actor se emociona al rememorar la época dorada de la televisión en Venezuela, donde compartía escenas con renombrados como María Cristina Lozada, Lupita Ferrer, Eduardo Serrano, José Luis Rodríguez e incluso personificó a Bolívar.

Entre sus proyectos más recientes está La jaula de las plumas, donde interpretó a Misterio. En televisión se le vio en Corazón esmeralda y Los secretos de Lucía, además de Arroz con leche, que se retransmite en señal abierta. Desde hace nueve años también imparte clases de actuación.

“Doy gracias por la forma como me recibieron y me siguen recibiendo. Acá encontré mi paraíso y acá quiero morir. Que me incineren y me lleven al Rey del Pescado Frito, en La Guaira, donde pasé muchas horas gratas”, sonríe.

"El venezolano reacciona siempre con una risa, con un chiste, se ríe de sus propios problemas. Yo creo que psicológicamente tendríamos que ser siempre así para avanzar en esta vida que es perfecta como creación, pero que nos empeñamos en destrozar"