• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Personalidades con propósito

Fotografías: Mauricio Villahermosa @mauriciovillahermosa

Fotografías: Mauricio Villahermosa @mauriciovillahermosa

Son figuras destacadas en sus ámbitos y comparten un objetivo común: ayudar a quienes lo necesitan. Dos estilistas, una ex Miss Venezuela Internacional y la directora de una agencia digital comparten detalles de sus fundaciones 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Solidaridad sin límites

Carlos Aguilar

Fundación Padrinos sin Límites

Carlos Aguilar tuvo claro desde temprana edad que lo suyo era el diseño de modas. Desde Urachiche, el pueblo yaracuyano donde nació y vivió hasta los 17 años, soñaba con la posibilidad de viajar a Caracas para cumplir su objetivo. Pero al llegar a la capital se dio cuenta del esfuerzo que implicaría lograrlo. Y fue justamente eso lo que luego lo impulsaría a ayudar a otros: “Al principio de mi historia en Caracas tuve momentos muy duros. Llegué a vivir a Petare, trabajé en un local de comida rápida en La Urbina, me hice pasar por estudiante de la UCV para entrar en el comedor de la universidad y poder comer. Allí supe que algún día tendría que ayudar a quienes pasaron por mi situación”.

Después de trabajar como asistente de cocina por dos años y en una tienda de ropa en Plaza Las Américas, descubrió que tenía habilidades para el maquillaje y el estilismo. Con sus ahorros pagó cursos de especialización en Europa y hace 13 años comenzó su propio negocio con una peluquería que lleva su nombre y, además, un proyecto que busca proveer de ropa, juguetes e implementos deportivos a niños y adultos de las comunidades más desfavorecidas: “Cuando comencé con la peluquería, mi hermana Yolanda Aguilar, que es docente y pastora de una iglesia, me pidió que la apoyara con 24 juguetes para los niños de su salón. Luego empezamos a recoger para los de toda la escuela. Al año siguiente recaudamos 400 juguetes, luego 800. Hoy por hoy la tienda es un centro de acopio de ropa de niños y adultos. Hemos ido a hospitales, barrios, caseríos. Tengo un equipo que me ayuda, voluntarios de mi familia y de la tienda”.

La fundación, llamada Padrinos sin Límites, funciona también como puente entre personas y comunidades que requieren ayuda y los clientes de la tienda o particulares que conocen el trabajo de la fundación y quieren ayudar pero no saben cómo hacerlo. Para Aguilar, la solidaridad no está necesariamente vinculada a una institución. “No es que tienes que pertenecer a una fundación para ayudar. Puedes ir a brindar tu apoyo en un barrio, un hospital, al señor que está en la calle y que no tiene para tomarse un café. En todas partes hay gente necesitada. Cuando pones en práctica el amor al prójimo, ese es el verdadero pago”.

Para más información, consultar en Instagram @fpsinlimites

 Ayuda que sana

Ivo Contreras, Fundación María Kallay

Hace ocho años, el estilista Ivo Contreras comenzó a gestar una idea para ayudar a niñas en proceso de quimioterapia: fabricaba en su casa pelucas para que pudieran usarlas durante el tratamiento oncológico. Seis años después la iniciativa casera se convirtió en la Fundación María Kallay, en homenaje a quien se desempeñó durante años como coordinadora de la Organización Miss Venezuela –de la que Contreras forma parte como estilista oficial–, quien falleció de cáncer.

Para Contreras, se trata de la cristalización de un proyecto en el que no ha dejado de trabajar desde hace casi una década, y cuya meta es llevar alegría y mejorar la autoestima de quienes pasan por el proceso físico y emocional que implica la pérdida de cabello. “Me di cuenta de que había una necesidad muy grande en las niñas que pierden su cabello por la quimioterapia o quemaduras. Las pelucas disponibles aquí no estaban adaptadas para ellas. Así que fui a China y vi cómo se hacían”.

Las pelucas, que Ivo y su equipo llaman “coronas de sanación”, se elaboran con cabello natural, muchas veces de las mismas madres o familiares cercanos de las niñas. En el taller trabajan cerca de 27 personas, que se encargan de recolectar el cabello, clasificarlo por color y textura, almacenarlo, hacer la base de la peluca y coser las líneas de cabello que, finalmente, y después de un proceso que dura aproximadamente 15 días, recibirá la solicitante. Las pelucas oncológicas son donadas para niñas hasta 15 años de edad, y en el caso de la población adulta se venden. Con esos ingresos se mantiene la fundación, que también se ocupa de llevar alimentos, juguetes y medicamentos a los hospitales dos veces al mes: “Mi proyecto es tener un local más grande y que las ganancias de las pelucas se utilicen para crear y mantener un albergue para los niños que vengan del interior a hacerse tratamientos médicos”. El estilista considera que se trata de contribuir significativamente con el bienestar emocional de quien requiere la ayuda. “Para nosotros es una herramienta terapéutica. No es solo recolectar el cabello sino acompañar a las niñas en el proceso. Son pruebas difíciles que la vida nos impone, pero se trata de algo temporal y que además se convierte en un aprendizaje para toda la familia”.

Más información en Instagram @fundacionmariakallay

Señas para la integración

Vanessa Peretti, Fundación Vanessa Peretti

Vanessa Peretti saltó a la fama no solo por su participación en el Miss Venezuela 2006, sino por haber marcado un hito en ese concurso: fue la primera participante sorda en la historia de la organización. Su determinación la llevó a convertirse en la representante del país en el certamen Miss Internacional 2007, en el que fue la segunda concursante sorda en formar parte de la elección, junto a Miss Francia. Una vez que terminó sus compromisos con el Miss Venezuela, Peretti se dedicó de lleno a crear e impulsar una fundación con su nombre junto a su ahora socio, Juan Ángel De Gouveia, quien se desempeñaba como presidente de la Federación Mundial de Sordos. De Gouveia explica que los programas de la fundación consisten en la creación de una página web accesible para la población sorda (esto es, que puedan ver la información en lengua de señas y con subtítulos), dictar talleres motivacionales en las escuelas que así lo soliciten, así como formación en lengua de señas para padres de niños sordos y población en general. De igual forma trabajan en lo que sería el primer diccionario en lengua de señas para niños que cursan educación preescolar y ciclo básico y la difusión de cuentos infantiles en lengua de señas. De Gouveia puntualiza que si bien la ley establece el término “discapacidad auditiva”, ellos prefieren  sordo/a: “Nosotros somos una comunidad lingüística minoritaria, no tenemos ninguna discapacidad”.

Peretti, la única sorda en una familia de oyentes, conoce de cerca lo que implica la falta de formación en lengua de señas, y por eso decidió convertir lo que alguna vez fue un obstáculo en una herramienta para ayudar tanto a los niños como a sus padres, como una forma de promover no solo la comunicación intrafamiliar sino también la inclusión social. “Veo a muchos de los niños que apoyamos en la fundación reflejados en lo que yo viví. La gran mayoría de los padres oyentes no van de la mano con sus hijos sordos. Por eso dictamos los talleres, para que aprendan a comunicarse mejor y que haya una mayor inclusión”, explica. En este momento, la fundación trabaja con varias alcaldías para garantizar la accesibilidad de las personas sordas, especialmente en casos de riesgo y desastre, así como en la ejecución de la campaña #YoApoyoLSV en las redes sociales de la organización. A largo plazo esperan contar con una sede propia y los recursos necesarios para garantizar el acceso a información y materiales gratuitos para los usuarios de la fundación. Al respecto, Peretti sintetiza: “A los padres de niños sordos los insto a que aprendan a hablar en lengua de señas. Sus hijos no son distintos, pueden comunicarse. Que su hijo sea sordo no significa que tenga alguna discapacidad. Ellos pueden ser lo que quieran ser”.

Más información en Facebook: Fundación Vanessa Peretti

Solidaridad compartida

Ana Isabel Otero, Fundación Comparte por una vida

Una noticia sacó a Ana Isabel Otero de su cotidianidad y –sin saberlo en ese entonces– cambiaría su rutina y propósito en el largo plazo: 30 niños del hospital JM de los Ríos requerían fórmula para bebés y sus padres no tenían cómo costearla. Después de ir al hospital y constatar la situación, decidió utilizar su oficio para ayudar: desde la agencia digital que lidera (Analiticom) ella y su equipo crearon una campaña para captar donaciones de alimentos e insumos para paliar la situación: “En los días siguientes vimos cómo la campaña se había viralizado y empezaron a llegar muchísimas donaciones. Y en esa misma medida empezaron a aparecer otros hospitales con carencias similares. Así que ya no era la campaña solo del JM de los Ríos, era de todos los hospitales”. Fórmulas lácteas, teteros, licuadoras, bolsas de infusión son solo algunos de los requerimientos de bebés y niños hospitalizados en centros públicos de salud y que llegan al centro de acopio de lo que ahora es la fundación Comparte por una Vida, en donde se encargan de clasificar los insumos que luego ellos mismos entregan a los departamentos de nutrición de 10 hospitales.

La fundación ha logrado no solo donaciones, sino sumar centros de acopio en diversos puntos de Venezuela y el exterior, como Miami, Houston, Tenerife, México, Panamá, Nueva York y Bogotá: “La filosofía de la fundación es que todos tenemos algo que compartir, aunque sea la información. Esos niños son la gente que va a reconstruir el país. Si no se alimentan bien la reconstrucción es imposible”. La idea de Otero es que el trabajo continúe, siempre poniendo el foco en lo que sí se puede hacer: “No lo puedes resolver todo, pero si te concentras en una sola cosa y entiendes tus límites puedes hacer un aporte”.

Para más información visitar www.comparteporunavida.com

En Instagram @comparteporunavida

Otras iniciativas

Daniela Kosan Store: En la tienda online de la ex reina de belleza se encuentran a la venta unas pulseras con el símbolo de la lucha contra el cáncer de mama. Con su compra, se estará beneficiando a la organización Senos Ayuda.

www.danielakosanstore.com

 Nacho Apoya: Creada por el cantante venezolano Miguel Ignacio Mendoza, del dúo Chino y Nacho, se encarga de apoyar a quienes necesiten tratamientos médicos, becas deportivas y otras ayudas de carácter social. En Instagram

@fundacionnachoapoya