• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Padres con oficios fuera de serie

Foto: Mauricio Villahermosa

Foto: Mauricio Villahermosa

Un doctor Yaso, un maestro chocolatero y un periodista explican cómo compaginan sus oficios con la paternidad, al tiempo que revelan anécdotas sobre lo que implica ser un papá con un trabajo extraordinario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dulce paternidad

Sander Koenen, maestro chocolatero

La llegada de Annette, la primera hija del chocolatero Sander Koenen, fue todo un acontecimiento. "Yo ya tenía la chocolatería, y el día que nació era el primer día de la empleada en la tienda, así que no tuve manera de entrenarla. Mientras tanto, en la clínica, yo llamaba a Holanda desde un teléfono público, porque aún no existían las redes sociales, para avisarle a mi familia que era papá. Fue un día complicado", recuerda. Y aunque tuvo muchas advertencias y consejos sobre lo que implicaba convertirse en padre, Koenen dice que ni con Annette ni con Antwan, de siete años de edad, se sintió abrumado. Eso sí, sus decisiones ahora pasan por poner el bienestar de su familia en primer lugar: "Todo el mundo te dice que tendrás una gran responsabilidad, pero yo siempre he sido una persona responsable, así que no lo sentí como algo abrumador. Sí, hay días difíciles que te recuerdan que eres papá; antes pensaba que tenía que 'salvar mi pellejo', pero ahora debo pensar en ellos. También te vuelves más consciente de muchas cosas, te vas por lo seguro para no ponerlos en riesgo. Ya no puedes improvisar".

Tener un papá cuyo trabajo es elaborar chocolates asegura una dulce infancia para la prole y sus amigos, tal y como el mismo Koenen lo constata: "Cuando hay una actividad en el colegio, yo soy el encargado oficial de la torta y los chocolates. Cuando hay que hablar de las profesiones, me invitan para que explique lo que hago. En el cumpleaños de Annette se nos ocurrió celebrarlo aquí en el taller y los niños hicieron marshmallows y galletas de chocolate. Se llenaron de harina y disfrutaron mucho. Eso sí, le dije a mi esposa que la próxima vez el cumpleaños tenía que durar menos tiempo, porque con tanto chocolate esos niños se pusieron hiperactivos y no había manera de pararlos". En la intimidad familiar, las actividades también giran en torno a la cocina: "Hacemos torticas, galletas, soufflé de chocolate. Ellos entienden lo que hago, les gusta y se involucran. Cuando elaboramos pizza son ellos los que quieren amasar, le dan vuelta al molino cuando se trata de chicha de arroz, hacen galletas con formas que inventan. Lo disfrutan".

Si bien Koenen se define como un padre permisivo ("la estricta es la mamá", dice), no escatima en inculcar valores como el respeto, la honestidad, el estudio y la comunicación. El resultado ha sido que sus hijos lo asocien con momentos entrañables "Lo mejor de ser papá es el amor que recibo de ellos, que quieran hacer cosas conmigo. Cuando recuerdan buenos momentos, yo estoy ahí". Su hija Annette no dejó pasar la oportunidad de contar lo mucho que le gusta formar parte del universo chocolatero de su padre: "A veces lo ayudo a empacar, hago un poco de chocolate o lleno los moldes. Lo mejor de tener un papá chocolatero es que es muy divertido poder hacer chocolates con él. En el colegio los niños me dicen que quieren un papá como el mío".

En Instagram

@sanderchocolatier

Oficio mediático

Sergio Novelli, periodista

En 1996, Sergio Novelli era uno de los rostros más expuestos del equipo de periodistas del canal RCTV, narraba las noticias y tenía un programa de investigación. Además, conducía un programa de radio. Y justo allí, en esa temporada en la que el tiempo parecía no alcanzar, se convirtió en papá por primera vez: "Fue duro, tenía tres trabajos a la vez, pero ni con Renzo (19) ni con Mauro (16) tuve alguna preocupación sobre el balance entre mi trabajo y la paternidad. Pero cuando llegaron Paula y Fabio (13) pasamos de dos a cuatro inesperadamente y eso implicó buscar nuevas opciones para tener estabilidad económica". Y aunque el ajuste significó tener menos tiempo para sus hijos en un principio, poco a poco las cosas se fueron consolidando al punto de que Novelli pudo estar presente para ellos en las tardes o en sus actividades extra curriculares.

Los hijos siempre han entendido su trabajo, pero la exposición mediática a veces puede resultar abrumadora cuando lo que se quiere es disfrutar de un tiempo de calidad en familia: "Una vez estábamos de vacaciones en Margarita y la gente me detenía para tomarse fotos. En algún momento uno de mis hijos dijo '¡No más fotos. Queremos a nuestro papá!"

Novelli afirma que si bien sus hijos conocen a la perfección su oficio, es muy poco probable que alguno de ellos se interese en seguir sus pasos. Para él lo más importante es que puedan mantener y trascender valores que los conviertan en mejores personas: "He tratado de inculcarles el valor de la responsabilidad, honestidad, sencillez y humildad. Mi deseo como padre es que esas enseñanzas perduren".

En Instagram

@sergionovelli.

Papá Yaso

Jorge Parra, director de Improvisto. Fundador de Doctor Yaso

El acento argentino lo delata, pero 16 años viviendo en Venezuela rindieron sus frutos al darle la oportunidad de formar su propia familia. "Yo quería ser papá desde que era un niño", dice Jorge Parra, con la seriedad máxima que puede imponer una persona con un par de zapatos gigantes. Ser hijo de una madre soltera le ayudó a definir la imagen del padre amoroso y responsable que quería llegar a ser cuando tuviese la oportunidad. Y el momento llegó hace nueve años con su primera hija, Camila: "Mi hija nació a los siete meses de gestación e inmediatamente sentí un amor profundo por ella. Y poco a poco fuimos retroalimentándonos". Para Parra, la autenticidad del payaso y el juego como filosofía de vida son dos elementos que no solo forman parte de su oficio sino que nutren su papel de padre: "El payaso se relaciona desde lo genuino, al igual que los niños. El payaso juega de verdad, por eso no todo el mundo puede ser payaso. Con Camila y Marcelo, que tiene 5 años, la comunicación se lleva a cabo a través del juego. De hecho, tienen una relación más estrecha con el juego que con la tecnología. El único límite es no hacerle daño a los indefensos".

Tener un papá que domina las artes de la improvisación y el clown tiene muchas ventajas que Camila y Marcelo han sabido aprovechar: "De tanto verme ya saben algunos trucos, hacen figuras con globos. Sus amigos me piden que haga magia. Cuando tengo un show en un lugar público me los llevo. Una vez Marcelo estuvo hospitalizado y su hermana me pidió que me vistiera de doctor Yaso para ir a visitarlo. Cuando llegamos le dijo: 'Ya te puedes curar porque vino Yaso".

La experiencia de Parra como padre y clown le sirvió para crear PapáPayaso, un taller en el que, a través de anécdotas propias sobre lo que implica la paternidad, acerca a los padres al mundo de los más pequeños a través del juego: "Ser padre se aprende viviendo. Y para saber si lo estás haciendo bien no hay mayor verdad que la mirada de tus hijos".

Cuando Parra, en tono de broma, especula con sus hijos sobre qué otro oficio puede ejercer, su hijo Marcelo interrumpe: "Mi papá no puede ser de otra profesión. Mi papá es doctor Yaso".

En Instagram

@domingomondongo.