• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Multiplicar las risas que sanan

Para ser parte de esta comunidad que voluntariamente invita a las risas en los hospitales, los aspirantes pasan por un taller de 36 horas académicas y 10 visitas a hospitales / Foto: Mauricio Villahermosa

Para ser parte de esta comunidad que voluntariamente invita a las risas en los hospitales, los aspirantes pasan por un taller de 36 horas académicas y 10 visitas a hospitales / Foto: Mauricio Villahermosa

Lilver Tovar, fundadora de Doctor Yaso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay momentos capaces de revelar un destino. En 2005, cuando una vaguada agobió Caracas, Lilver Tovar y su esposo Jorge Parra, ambos actores, decidieron ayudar desde lo que sabían: fueron al Poliedro para ofrecerles algunas excusas para las risas a los niños que allí estaban damnificados con una cotidianidad incierta. De ahí surgiría la idea de repetir el gesto en hospitales y en fechas como el 24 de diciembre. A estas alturas, 10 años después, esa iniciativa se convirtió en la génesis de Doctor Yaso, emprendimiento que se ha transformado en espiral de alivio a través de la risa que se multiplica en hospitales y cuando los pequeños más lo agradecen y necesitan. "A mí me conmueve mucho cómo tanta gente quiere ayudar desde el payaso. Me sorprende cuánta gente se suma. Ya hay alrededor de 2.000 personas en 26 sedes en todo el país". En sus incursiones iniciales se dieron cuenta de lo mucho que ayudaban y los requerían y comenzaron a darle forma a ese proyecto luego de un encuentro en Bogotá con la Fundación Doctora Clown. La llave de la multiplicación llegaría luego gracias a Profranquicias, que los motivó a convertirse en la primera franquicia social de Venezuela. "Todo fue muy rápido y nos impulsó a multiplicarnos", recuerda Tovar.

Para ser parte de esta comunidad que voluntariamente invita a las risas en los hospitales, los aspirantes pasan por un taller de 36 horas académicas y 10 visitas a hospitales. Allí adquieren la membresía para ser parte de esta comunidad que ofrece alivio a través del humor a los niños que viven el trago difícil de una enfermedad. Ellos imparten esa formación a los nuevos miembros, manuales y procedimientos. "Luego cada sede es independiente y autosustentable", cuenta Tovar. Siguen creciendo y tienen en planes abrir nuevos centros de Doctor Yaso en Mérida, Margarita y Miami.

Tovar, ahora madre de dos hijos, se dedica a las tareas gerenciales de la asociación: "Hago lo que a nadie le gusta hacer", se ríe. Mientras asume la agenda de mamá, organiza todo lo que exige el conocido calendario de Doctor Yaso y coordina las exigencias de esta asociación que felizmente sigue hacia adelante, se las arregla también para continuar con su vocación de actriz y directora de teatro al montar las obras que propone con Akeké Circo-Teatro. "Doctor Yaso es una forma de llevar paz. De aprender a ayudar sin esperar nada a cambio".

Una vez, tras una visita a un hospital, la madre de uno de los niños enfermos le dio un papel con una frase que aún recuerda. "En el momento de mayor dolor nos trajeron felicidad a nuestra familia", decía. Desde entonces no descansan en acrecentar esa iniciativa.

En Twitter e Instagram: @Doctoryaso