• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Moda venezolana para seguirle la pista

Anaÿs La Riva, explora las formas en una propuesta siempre conceptual y experimental | Foto: Julio Gaggia

Anaÿs La Riva, explora las formas en una propuesta siempre conceptual y experimental | Foto: Julio Gaggia

Desde distintas coordenadas del orbe: Nueva York, Barcelona, Miami, Cali y Madrid, seis diseñadoras venezolanas, Eugenia Gamero, Sigal Cohén, Gabriela Mora, Adriana Epelboim, Gabriela Zapata y Anaÿs La Riva impulsan firmas con un discurso propio y mucha identidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Anaÿs La Riva

El arte de los volúmenes

Desde un manifiesto plástico de los volúmenes en la tela, la diseñadora de moda venezolana establecida en Barcelona, España, Anaÿs La Riva, explora las formas en una propuesta siempre conceptual y experimental. "Me gustan los patrones lineales, minimalistas, simétricos, rectos. Los experimentos los aplico más a los tejidos", apunta sobre su postulado estético. En un proceso creativo de mucho instinto su marca se ha hecho reconocible precisamente por los tejidos, que a aguja y madeja, La Riva desarrolla a pulso. "Mi pasión es crear tejidos propios. Los creo en el momento en el que los voy haciendo".

La suya es una firma que absorbe del arte mucha inspiración. Por eso las volumetrías en lana, los textiles intervenidos con pigmentos o los cortes holgados en telas livianas. "Mis principios son las texturas orgánicas, los volúmenes maxi, las prendas oversize y el predominio del negro", asoma la diseñadora, quien reconoce que también se divierte al crear estampados a mano que le dan otro valor visual a la tela. "Yo, en la moda, defiendo la originalidad al vestir, la fuerza que da una pieza especial, lo único. Defiendo el atreverse a más al usar piezas no convencionales. Defiendo la idea de vestir arte".

www.dotsbylariva.com

Eugenia Gamero

La anatomía del cuero


En la moda las buenas ideas a veces no necesitan ni una sola puntada. Así lo ha demostrado la diseñadora venezolana asentada en Nueva York, Eugenia Gamero. Sus carteras no exigen ni costura. Un verdadero desafío. Todas están armadas desde construcciones novedosas, que exploran nuevas formas de patronaje y que están selladas solo con remaches. De ese modo crea otra anatomía en el cuero. “Una de las premisas de mi marca ha sido cambiar la manera de construir una cartera”, explica Gamero. “Por eso decidí diseñar desde un proceso distinto e innovar en el patrón y la producción”.

Sus diseños, elaborados en cuero italiano tipo buckskin, investigan otras formas en un concepto moderno y cosmopolita.

“En la moda siento la necesidad de defender la posibilidad de salir del molde”, asegura, y lo dice con la convicción de quien lo ha logrado por haber seguido su instinto. Las carteras de Eugenia Gamero redefinen los lineamientos del diseño en un lujo contemporáneo. “El lujo no es solo el precio o el nombre detrás del producto: es hacer algo único e irrepetible. El valor artesanal no solo viene del hecho a mano, sino también de la persona detrás de la idea, de la cantidad de tiempo y amor que se le dio al proyecto. En mi caso cada pieza no es nada más una creación única sino un pedazo de mí misma”.

www.eugeniagamero.com.

Gabriela Mora

La abstracción de las formas


Con un planteamiento audaz y modernista, la arquitecta y diseñadora de joyas, residenciada en Madrid, Gabriela Mora, imagina piezas con un lenguaje arquitectónico. "En mi trabajo todo tiene que ver con la arquitectura. Cada colección la trato como pequeños proyectos de ese tipo", confiesa sobre su proceso creativo. Sus joyas son el reflejo de un estudio de las formas desde una mirada constructivista, esas que salen de trazos en papel como pequeños planos. "La geometría, la escala, los materiales, el color, la luz. Todo gira en torno al concepto arquitectónico en mis piezas".

Una apuesta de joyería vanguardista que explora con osadía volúmenes, dimensiones, líneas y estructuras desde "una idea embrionaria y generadora del concepto que desarrolla cada colección", siempre en un planteamiento que consigue la abstracción geométrica de cada inspiración. "Para mí tiene gran importancia la preponderancia de las líneas depuradas, que las joyas se muestren tal como son, sin artificio alguno", cuenta como una resolución. El lujo para ella está en la construcción de sensaciones. "El lujo es poder provocar emociones únicas e irrepetibles". Esos sentimientos que se crean al imaginar nuevas concepciones de la belleza.

www.gabrielamora.com.

Adriana Epelboim

La construcción de los pasos


En la moda quien quiere pisar fuerte y firmemente debe construirse sus propios pasos. Así, la diseñadora, residenciada en Miami, Adriana Epelboim, se ha propuesto con su firma de zapatos, Alepel, diseñar muy bien sus pisadas. Por eso, produce en Brasil con cueros italianos. Ella, arquitecta de formación, los imagina, diseña en Autocad y construye desde las bases de su oficio. "Uno de los grandes retos ha sido comprender la ingeniería del calzado, pero al final la arquitectura la puedo traducir a mis diseños porque un tacón funciona igual que una columna en el balance de un edificio", señala.

Todas sus creaciones cuentan con una característica que las define: una línea en la suela. "Es una inyección de goma en el cuero, no se borra, es parte de la construcción de la suela. Y esto lo patentamos en Estados Unidos". Esta raya, que varía de color según el diseño, es una característica que identifica a la marca, una síntesis simple de un trabajo de escalas, volúmenes y dimensiones que para ella es común. "Todo empezó por tener algo único para la marca, que fuese consistente, sencillo y fácil de leer. Una línea es el símbolo más básico de un arquitecto", sentencia. Línea a línea traza los planos de su propio camino.

www.alepel.com.

Gabriela Zapata

La irreverencia urbana


La moda nunca se cansa de reinventar fórmulas. La diseñadora, localizada en Cali, Colombia, Gabriela Zapata, lo sabe muy bien. Sus mochilas y fannybags han sido la excusa para imaginar conceptos con irreverencia y desacato al combinar colores, texturas y brillos con distintos materiales. "Me gusta la belleza de lo imperfecto, encontrar algo armonioso en lo que según los parámetros no califica como tal. Me encanta la asimetría", asoma Zapata de sus principios en el diseño. "Me gusta defender en la moda la manifestación libre de la identidad. En general, defiendo el derecho que tenemos de expresar y compartir nuestra filosofía".

Ha convertido a las Ramonas, como llama a sus mochilas, en una pieza de culto en poco tiempo. "Mi propuesta es un concepto muy personal. Los elementos estéticos que manejo son fieles a lo que pienso, siento y busco en un momento específico", confiesa. Por ello, sus diseños son eclécticos, arriesgados y de contrastes. "Diseño para gente con espíritu libre, que le gusta divertirse, que a veces cree en cuentos de hadas pero que entiende de qué se trata el mundo. Diseño para gente irreverente, pero buena onda. Gente real, gente común, pero nunca corriente".

www.gazaart.com.

Sigal Cohén

El eclecticismo simbólico


La seda como lienzo, como soporte para imprimir historias y emociones. La diseñadora de textiles venezolana residenciada en Miami, SigalCohénWolkowiez, desde su firma SCW, ha creado una serie de pañoletas en seda, fabricadas en Italia, cargadas de un imaginario simbólico muy personal. "Me inspiro en distintas culturas, en temas tribales, orientales, en el judaísmo, pero también en la venezolanidad. Me gusta fundir culturas en mis diseños. En todo esto hay un tema muy mágico que me inspira", señala. Así, cada pañoleta está impresa con una poética gráfica llena de significados. "En la moda defiendo la irreverencia chic en estampados con juegos de proporciones y el uso osado del color".

Cada diseño se gesta desde técnicas muy artesanales que luego van a ser impresos digitalmente. Así, dibuja a marcador grueso, esos que le recuerdan las tipografías de los mercados venezolanos, pero también pinta con goteros de agua en las que luego la tinta hace su propio recorrido al colorear formas, y explora con pinturas industriales que crean relieves. "Utilizo técnicas en las que el trabajo gestual se expresa", advierte. Siempre vuelve a la luz, los tonos y la estridencia del trópico y al kitsch venezolano para componer, fusionar y dar profundidad a sus diseños, esos que luego se vuelven lujo en una pañoleta de seda.

www.sigalcohen.com