• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Miss Venezuela de fiesta

Mariana Jiménez / EFE

Mariana Jiménez / EFE

Mariana Jiménez es la nueva reina de la belleza del país. Aquí narra algunos detalles de su vida, a la vez que se prepara para el Miss Universo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hacer alguna observación sobre su estatura ronda el cliché porque si algo tiene que tener la Miss Venezuela es, justamente, una altura que no es común y que sostiene en unas plataformas de 20 centímetros. Sin embargo, Mariana Jiménez está acostumbrada a estas lides. Fue Señorita Deporte en 2012 representando al estado Vargas. De allí parte  precisamente la creencia generalizada de que es oriunda de La Guaira, pero al preguntarle se aclara la duda: “Yo soy caraqueña caraqueña. ¡Y 100 % magallanera!”.

 

De Los Magallanes a La Colina. Para la nueva Miss Venezuela el cambio de vida está en proceso de digestión. Desde su coronación, han sido muy pocas las oportunidades para ver a su familia, compuesta por sus hermanos y su madre, Juana Jiménez, una enfermera que los levantó con sus propios medios: “Mi madre es una mujer echada para adelante, muy religiosa. Me inculcó que lo importante es ser una profesional”.

La infancia de Jiménez transcurrió en Los Magallanes de Catia y los recuerdos de esa etapa temprana están vinculados al deporte, la pasión de la nueva soberana de la belleza: “Siempre había algo qué hacer, me encantaba jugar con mis hermanos y primos, y como me gustaba hacer deporte, siempre estaba jugando voleibol o
kickingball. Estudié en el colegio Los Magallanes y fui una excelente estudiante. En noveno año descubrí que me gustaba comunicar y que quería ser comentarista deportiva”.

Dice que a su familia no le sorprendió su decisión de participar en el Miss Venezuela. Por el contrario, la apoyaron. Comenzó a modelar, concursó en Señorita Deporte y ganó. Ella había conocido al diseñador venezolano Raenrra, quien le dijo algo que en ese momento no le parecía alcanzable: “Él me dijo que me iba a vestir para el Miss Venezuela, pero yo no le creí”. No obstante, la predicción se cumplió y el diseñador no solo vistió a la representante del estado Guárico, sino a la próxima representante del país en el Miss Universo. 

Sobre los meses de preparación a la coronación no da muchos detalles, pero sí es enfática al describir el cambio que la ha tocado sortear desde entonces: “Toda tu vida cambia. Ves muy poco a tu familia. Tu alimentación ya no es la misma, tus rutinas de sueño son más cortas, pero el día del certamen lo disfruté. Yo estaba con miss Portuguesa y le dije: ‘Este es nuestro opening’. Quedé ronca de tanto gritar”. Los recuerdos que alberga del momento en el que mencionaron su nombre como la nueva reina son muy difusos: “Escuché mi nombre, la marcha de Venevisión, vi a mi mamá llorando en la primera fila. No caes en cuenta de que eres la nueva Miss Venezuela en ese momento, ni el primer día ni el segundo”.

Una vez superada la euforia, pero con agenda de reina, Mariana Jiménez fue a visitar a su familia: “Me dijeron que cuando gané, la celebración fue más grande que un Caracas-Magallanes. Pude ir a mi casa. No podía creer la cantidad de niños que había. Los varones me decían: ‘Ya tenemos una Miss Venezuela, ahora falta un grandeliga”. 

 

Frente al futuro. Los primeros días del reinado estuvieron marcados por la polémica: unas fotos en las que aparecía desnuda rodaron por las redes sociales. Resultaron ser de una campaña sobre el VIH que se había hecho hace un año y medio, una causa en la que quiere seguir trabajando mientras se prepara para el Miss Universo.

Por ahora, sus estudios de Comunicación Social en la Universidad Santa Rosa están detenidos, pero no pierde su sueño de ser comentarista deportiva. Sin embargo, así como el diseñador lanzó su sentencia profética en el pasado, ella hace lo propio en pos de alcanzar el máximo cetro: “Como Miss Venezuela llevas la banda que más pesa. Es una gran responsabilidad y no tengo un futuro marcado. Después de que gane el Miss Universo, ya veremos”.


Piense rápido 

Fecha de nacimiento: 01/12/93

Un color: marrón.

Un sabor: el café

con leche de mi mamá.

Una textura:

la de la seda.

Un defecto: impaciente.

Una virtud: luchadora.

Una maña:

me toco la nariz.

Una excusa: el tráfico.

Una debilidad:

mi familia.

 

ADN

venezolano

Una arepa: de perico, hecha por mi mamá.

Una playa: Los Caracas. Allí íbamos de vacaciones.

Un destino: Las playas venezolanas.

Lo mejor de este país es: Venezuela es perfecta.