• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Mimar al cuerpo

Mimar al cuerpo

Mimar al cuerpo

El rostro suele ser el centro de atención de la mayoría, pero el resto de la piel necesita tratamientos exclusivos para mantener su lozanía, algo que también agradece la mente, pues muchos de esos procedimientos relajan

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De chocolate, de almendras, de semillas de uva, de lavanda, de miel, mandarina. No es la lista de sabores de una heladería, sino la de algunos de los ingredientes principales de las envolturas, uno de los tratamientos corporales más populares y que combinan dos beneficios básicos: la hidratación y la relajación. "Estamos viviendo con mucho estrés y nos vamos cargando. Las envolturas corporales son muy solicitadas, no solo para mejorar la textura de la piel, sino para desconectar. Lo primero que nos comentan nuestras clientas es que cuando se hacen la envoltura esa noche duermen plácidamente, logran descansar mucho mejor", cuenta Nathaly Gerbino, directora de Mediligth Center.

Estos tratamientos suelen combinar distintas técnicas y pueden durar entre una y tres horas.

Están compuestos por una serie de pasos que tienden a variar de acuerdo con los centros estéticos, pero básicamente incluyen una exfoliación de todo el cuerpo, que se lleva a cabo con un scrub, producto con gránulos de distintos tamaños que permite eliminar las células muertas y ayudar a la renovación de la piel; luego se aplica una mascarilla corporal hidratante, que también puede contener ingredientes activos con otras propiedades dependiendo de las necesidades de la piel: reafirmantes, antienvejecimiento, resequedad profunda, etc. Luego de la mascarilla se cubre todo el cuerpo durante una media hora para favorecer la acción del producto aplicado.

Cumplido el tiempo, en el que la persona suele disfrutar de aromaterapia y musicoterapia, se retira la envoltura y se emplea un masaje relajante. "Esto siempre debe ser realizado por un profesional de las fisioterapia, y dependiendo de las necesidades, preferencia y características de las personas. Además de manualmente, puede complementarse con piedras calientes --no recomendables para embarazadas o para quienes sufren de hipertensión arterial-- o con bambuterapia, técnicas que ayudan a relajar y a eliminar posibles contracturas musculares".

Dependiendo del estado de la piel se recomiendan cada 15 días, y luego cada mes, aunque por sus efectos relajantes e hidratantes pueden hacerse con tanta frecuencia como se desee.


Silueta moldeada.
Mejorar la figura es otra de las grandes demandas en tratamientos corporales. Existen tratamientos no invasivos o mínimamente invasivos que mediante masajes o el uso de equipos --manejados siempre por profesionales de la estética-- pueden aportar buenos resultados en cuanto a la reducción de medidas o la tonificación del cuerpo.

En la mayoría de los casos se combinan varios tratamientos y técnicas, y conviene tener claro que estos procedimientos no suelen generar los mismos resultados si no se acompañan con una dieta saludable y un programa de ejercicios sugeridos por un especialista. "Cada persona tiene necesidades distintas; por eso, el diagnóstico y el tratamiento deben ser personalizados", destaca Aminna Salah, de Aminna Salah Spa, quien insiste en la importancia de que el centro de belleza cuente con el respaldo de personal médico, pues muchos procedimientos no son meramente cosméticos.

Hay tratamientos que se han convertido en clásicos debido a su eficacia y seguridad, y lo que a veces se observa en el mercado con nombres diferentes no es más que la actualización de las técnicas y de los equipos con los que se realizan, aunque el principio básico sea el mismo.

Por ello es importante acudir a un centro estético que cumpla con las normas e inspire confianza, ya que ante un profesional es posible consultar sobre los equipos que utilizan y obtener una respuesta confiable.

Algunos de estos tratamientos que llevan tiempo entre las opciones de los centros de estética son la ultracavitación, que consiste en el uso de ultrasonido para reducir volumen corporal; la gimnasia pasiva, que produce la contracción y relajación de los músculos a través de impulsos eléctricos, para trabajar zonas específicas del cuerpo; la presoterapia, tratamiento que emplea presión de aire para hacer un drenaje linfático, que además de mejorar el funcionamiento del sistema circulatorio, también ayuda a la reducción de volumen y de la visibilidad de la celulitis; la vacuumterapia, o terapia de vacío, que usa la presión negativa para trabajar el volumen corporal; y la radiofrecuencia, que a través del calentamiento profundo y controlado de la dermis, hace que se estimulen y contraigan la fibras de colágeno y elastina para que la piel luzca más firme.

Ahora también hay equipos que utilizan láser para moldear la silueta, reducir la apariencia de la celulitis y reafirmar la piel. Generalmente, son tratamientos que requieren entre 6 y 12 sesiones, algo que varía de acuerdo con las necesidades y características de cada quien. Otros aún más antiguos, como las vendas frías, siguen siendo efectivos. "En muchos casos se combinan técnicas que han dado resultado durante años, con la tecnología más avanzada, porque cada persona es única, igual que sus necesidades", recalca Salah.