• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Manual de ociosidades

Disfrutar de las empanadas en el mercado es una de las obligaciones en Río Caribe | Foto: Valentina Quintero

Disfrutar de las empanadas en el mercado es una de las obligaciones en Río Caribe | Foto: Valentina Quintero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Aragua. La Bokaina en Choroní

Evelyn le imprime serenidad a su posada La Bokaina. Adoro sus jardines tan amplios, la piscina en el medio, los corredores, las habitaciones sencillas con todo lo que hace falta, el silencio, el olor de bosque y mar. Es un espacio que invita amablemente a quedarse. No hay rebuscamiento. Tampoco interés en competir con la naturaleza generosa. Son 10 habitaciones y solo sirven desayuno. Se puede ir caminando hasta Puerto Colombia para cenar o almorzar. Al lado está el restaurante Madera Fina.

Para ir: Después de El Portete, a mano derecha por una carretera de tierra. Tfnos.: (0243) 991 1291, 217 1931, (0414) 453 9220. posadalabokaina@hotmail.com, www. posadalabokaina.com

 

En Sucre.Empanadas en Río Caribe

Todas las mañanas del mundo se arma un mercadito frente al mar de Río Caribe. Ahí se consiguen las frutas de los patios de las casas: jobito, tomate de árbol, cambures manzanos, topochos o titiaros, tamarindo chino o cerecitas. Ofrecen el pescado que acaba de llegar en los peñeros y verdura de los conucos. Informal y con vista de mar. Sin embargo, lo más rico es instalarse a probar las empanadas de diferentes rellenos. Son mundiales las de chorizo de Río Caribe o las de madre perla. Pregunten y decidan. 

Para ir: Mercado de Río Caribe, península de Paria.

 

En Mérida. Mano a mano

Supimos que existe en Mérida una organización que se llama Mano a Mano y que agrupa a los productores orgánicos de la zona. Sus clientes son los mismos que atestiguan su condición de orgánicos y los apoyan comprando lo que producen. Cada 15 días hacen un mercado en los espacios del Jardín Botánico, en el cual se preparan bolsas con los productos de todos y se venden a quienes han reservado. Lo que queda se expende al resto de los visitantes. La organizadora se llama Alicia. Nos explica que quisieran replicar esta experiencia en el resto del país.

Para saber detalles: (0416) 729 6983.

 

En Mérida. La Casa del Viento

Su dirección es apenas una introducción a la dicha que los espera en el hogar de Diana Garrido y Juan Lugo. Se encuentra en el sector La Joya en La Loma de los Suspiros. Se instalan 3 o 4 mesas en el patio de la casa (convertido en comedor los fines de semana), se cambia el menú cada sábado y domingo y una vez al mes es regional porque Diana ama y conoce la cocina de muchos países. El primer plato es una degustación de todo lo que cocina y vende en frascos para llevar: berenjenas en escabeche, chimichurri, antipastos variados, chutneys, mermeladas y confituras. Todo regio. Luego ofrece entradas vegetarianas con montañitas que son tostadas curadas en aceite de oliva con cositas ricas encima. De principales nos sirvió filetes de mero con hierbas frescas, enrollados de pollo envuelto en hierbas de la finca, costillas de cochino marinadas y lomo de cerdo en varias versiones. Los postres son atómicos: crumble de manzana y tarta chata de ricota. Los jugos son una divinidad por las combinaciones y la frescura. Diana es idéntica a su comida: genuina, fresca y feliz. Reciben un máximo de 12 comensales por turno cuando el menú es a la carta y 20 cuando son los festivales de un solo menú.

Para ir: Solo con reservación. Loma de los Suspiros, sector La Joya, La Mucuy. Teléfonos: (0414) 746 0261 y (0274) 657 1314. Dos turnos, sábados y domingos: 12:00 m. y 2:00 p. m.

 

En Miranda.El Acuario en Chirimena

Ya tiene 12 años la posada El Acuario, en Chirimena, pero siempre está creciendo. Van por 13 habitaciones con su aire acondicionado, televisión por cable, agua fría y restaurante, además de un apartamento (con cocina) para 6 personas. Las habitaciones cuestan entre 1.000 y 1.200 bolívares y las que tienen vista al mar, con o sin terraza, entre 1.400 y 1.500 bolívares. El apartamento sale por 2.500 bolívares. El dueño es Wilfredy León y la administradora, Oxarellis Urbaneja. No es un sitio para personas con dificultades motoras. Abundan las escaleras muy empinadas.

Para ir: Calle principal de Corrales, casa Virgen del Valle. Teléfonos: (0424) 110 2005 y (0234) 338 1052. posadaelacuario@gmail.com

 

En Bolívar. Divino en TukuyWoku-Den

Mariana Contasti y su hermana Rocío bautizaron su restaurante en Kavanayén con el nombre de TukuyWoku-Den que significa “el sitio de la bebida del tucusito”. Es una churuatica preciosa, impecable, con techo de zinc, una sola mesa para 6 u 8 clientes y la cocina a un lado separada, pero con una gran ventana abierta para servir a los comensales y conversar. Ponen casabe y kumache en la mesa. Eso me encanta. Hay orgullo por compartir sus tradiciones. Una noche cenamos con sopa de auyama, asado, yuca y vegetales salteados. Otra, nos sirvieron tumá —la sopa de los pemones— con ají y algo de carne. Hace un quesillo rico. Para un desayuno nos preparó un pan delicioso y compramos otro para el camino. Solo abre en temporadas o por encargo, pues Mariana es maestra de primaria. Forman parte de la Cooperativa de Turismo pemón E’ Masensen, que funciona en Kanavayén.

Para ir:Comunidad de Kavanayén, Gran Sabana. Teléfono: (0289) 540 1574.

 

Bien dateado

Si no quieren hacer cola para los desayunos en La Casa Bistró —el sitio nuevo de Francisco Abenante y Valentina Semtei— en la tercera avenida de Los Palos Grandes con cuarta transversal, lleguen a las 8:30 a. m. Media hora más tarde hay que hacer cola. La terraza es perfecta para desayunar. Las empanadas de maíz pilado son mundiales. Pidan el mojito para ponerle una cucharada a cada mordisco.

Lo mismo digo del Mercado de Chacao. Yo llego a las 6:30 a. m., consigo puesto en el estacionamiento, todo está recién ordenado y los marchantes acaban de abrir. Un poco odiosa una señora en los locales de mercancía seca que manda a hacer cola cuando apenas somos cuatro personas. Todo porque tenía lavaplatos. Preferí no comprar.