• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Manual de ociosidades de Valentina Quintero

La posada Pozo Viejo en Aguirre es para descansar, leer y pensar / Foto: Arianna Arteaga Quintero

La posada Pozo Viejo en Aguirre es para descansar, leer y pensar / Foto: Arianna Arteaga Quintero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Bolívar

El Roraima ruega que lo cuiden

El Roraima recibe muchísimas visitas en diciembre. Se ha puesto de moda por las películas y la euforia que comparten todos al recorrer su cima. Sin embargo, este anciano tepui les ruega de rodillas ensangrentadas que lo cuiden y quieran. La basura le molesta, las pisadas lo debilitan, las rayas en sus rocas son heridas que no se curan jamás, el olor nauseabundo de miles de personas dejando sus necesidades regadas entre las pocas maticas lo tiene atormentado. Si vas tráete la basura, recoge toda la que puedas, sigue las normas y ve solo con operadoras que lleven sus baños portátiles y garanticen que bajan todo lo que suben.

Para ir: Desde la comunidad de Paraitepuy en la Gran Sabana caminan tres días.

En Carabobo

Pozo Viejo

Hercilia Castrillo ofrece apenas 4 habitaciones en su posada Pozo Viejo, separada de su casa por un fabuloso árbol de jobito. Adoro sus habitaciones con corredores llenos de matas y las pinturas de aves de Walter Arp. Su jardín es para descansar, sus desayunos, gloriosos; las cenas por encargo son maravillosas porque Hercilia es tremenda cocinera. Antes de irse, deben comprar alguna de sus mermeladas, ya sea la de ají dulce o una de naranja con pimienta. Es una posada para descansar, pensar, leer, conversar y asimilar que la vida en el campo es una buena consejera.

Para ir: Avenida principal de Aguirre, Valles Altos de Carabobo, cerca de Bejuma. Teléfonos: (0414) 940 1179, (0414) 341 1516, (0412) 854 9624, (0412) 746 6471. Saxxon1954@yahoo.com. Facebook: Posada Pozo Viejo

En Caracas

La Isla

Alejandro Albornoz trabajó como misionero en Colombia, se casó con una peruana, se vinieron a vivir a Venezuela, se asoció con un margariteño y montó La Isla, un restaurante especializado en marisquería, cuyos platos conocidos son los churrascos y filetes de mero en sus diferentes presentaciones, el sancocho de mero, la pasta y el arroz a la marinera. Nos escribió para compartir las sabrosuras que ofrecen y lo entrevistamos en la radio.

Para ir: Parque Central, edificio Tacagua, sótano 1, frente a la escaleras mecánicas que bajan del banco Mercantil. Abren al mediodía. Teléfono: (0212) 577 8346.

En Bolívar

Suculencias ahumadas

Por fin conocimos a Kurt Hopp en una visita reciente a Bolívar. Llegó de Alemania donde se preparó como maestro charcutero y luego de trabajar con las más famosas empresas venezolanas montó su propio negocio. En un galpón por Ciudad Guayana prepara y ahúma chorizos, unas gloriosas morcillas con toque dulce y ají dulce, lau lau exquisito y jugoso, salchichas, rodillas y todo lo que le pongan que pueda ser ahumado. Sus productos no tienen etiqueta, así que la única forma de garantizar que de verdad sean los suyos es comprándole directamente.

Para comprar: Hablar con su hijo Antonio. Teléfonos: (0286) 922 1261 y (0414) 876 9411.

En Margarita

Para comer y llevar

Tomás Martino es chef y trabaja junto a Luis Rodríguez y otro grupo de cocineros, todos graduados en el Instituto Culinario y Turístico del Caribe en Margarita. Crearon Apostadero, local pequeño donde preparan suculencias para llevar o comer en algunas de las mesas. Ofrecen pastas artesanales, fosforera, picantes, hamburguesas de malacho, cervezas artesanales, postres que elaboran señoras amigas y mucho pescado envasado al vacío que les llega diariamente. Probamos ceviches, tiraditos y un atún exquisito.

Para ir: Avenida Aldonza Manrique. Horario: De martes a sábado de 10:00 a. m. a 9:00 p. m. y el restaurante, de 12:00 m. a 9:00 p. m.

Teléfono: (0295) 267 7646

@apostaderomgta

En Margarita

El sendero La Chica

La cotorra margariteña se había venido extinguiendo porque la gente insensible saqueaba sus nidos y se robaba los pichones, por lo que sus madres quedaban tristísimas. Hace unos años llegó la gente de Provita para defender a estos animalitos. Sensibilizó a los pobladores de Macanao, llevó a los niños de las escuelas cercanas, creó una brigada de defensores (Cooperativa Ecoguardianes) que cuidan los nidos día y noche cuando es la época de crianza y construyó nidos artificiales que las cotorras aceptaron. Aumentaron notoriamente la población que vuela libre, feliz y segura por los cielos limpios de Margarita. Ofrecen visitas guiadas por el sendero La Chica en Macanao. Es muy conmovedor.

Para ir: Ponerse en contacto con www.provita.org.ve

Bien dateado

José Martínez hace bombas rellenas y golfeados grandotes y suculentos en su casa y sale a venderlos todos los días del mundo en un carrito que para en Puerto Ordaz, terrazas del Caroní, al final de la avenida Atlántico. Pueden seguirlo en Instagram por @ferchopasteleria o llamarlo para encargos al (0414) 852 8988.

Miguel Farías aprendió de café en una plantación en Colombia con el papá de un amigo. Se quedó una temporada y cuando regresó a Puerto Ordaz montó su tarantín en una calle de la ciudad o va adonde lo invitan. Sirve hasta 30 variedades de café, todos excelentes. Para saber dónde anda busquen en su cuenta de Instagram @aromascafepzo