• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Manual de ociosidades, por Valentina Quintero

Klaus vive para proteger la naturaleza | Foto: Arianna Artiaga Quintero

Klaus vive para proteger la naturaleza | Foto: Arianna Artiaga Quintero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Sucre. Klaus se ocupa de la naturaleza

Klaus Müller es un alemán que llegó a Venezuela hace más de 40 años, se metió en las costas de Paria, se enamoró perdidamente de su vegetación en contraste con el mar y se quedó, siempre empeñado en proteger esa diversidad que lo ha hecho tan feliz. Entiende el clima y lo respeta en sus construcciones, ama sus aves y las cuida.

Delira con sus bosques, así que reforesta, y el silencio lo llena de plenitud, por lo cual construyó un palafito en la mitad de una laguna para dormir ahí con los sonidos amables del planeta. Es tremendo ebanista. Sus sillas, mesas, ventanas y puertas son gloriosas, pues combina la madera con el tejido warao. Me gusta mucho visitarlo cuando voy por esos predios. Es el dueño del Campamento Vuelta Larga junto con sus hijos. Organiza paseos y campamento para niños en vacaciones.

Para contactarlo: Guaraúno, península de Paria, entre Carúpano y Río Caribe. Teléfonos: (0414) 782 7962 y (0294) 414 7064.

En Bolívar. Un abrazo tepuyero


A cierta distancia de Kavanayén por el río Karuay se llega a la comunidad de Unatöy. Bajan de la curiara, atraviesan un pequeño bosque y se abre una sabana inmensa, hermosa, en absoluta soledad. Caminan un buen trecho colmados de asombro, suben a una meseta y los recibe la comunidad de Unatöy, donde habitan alrededor de 60 pemones rodeados de tres cadenas de tepuyes. Es un abrazo cálido y feliz del macizo de Los Testigos, el de Chimantá y el imponente Auyantepui al fondo. Montañas que aparecen y desaparecen lentamente según sople el viento y aparte las nubes. Aquí pasamos tres días plenos.

Para ir: Deben contratar a la Cooperativa de Turismo pemónE'Masensen en Kavanayén y hablar con Salvador Peña. Teléfono: (0416) 287 5375.

En Maracaibo. El Fogón de Kike

Conocí a Kike Barboza hace como 25 años cuando acababa de regresar de Francia con la euforia de cocinar. Lo hacía a domicilio hasta que obtuvo la concesión del extraordinario espacio de Los Caracas, pero vino la catástrofe. Cocinó en montones de sitios, aprendió mucho más, se hizo famoso en la televisión, pero la tierra llama. Se mudó a Maracaibo, montó su negocio Arepuerto en el Aeropuerto de La Chinita y después de 4 años de éxito rotundo, se atrevió con El Fogón de Kike en plena capital zuliana. Lo fuimos a visitar para desayunar.

Gloriosas mandocas, unas bolas de plátano perfectas con su queso derretido adentro, arepas de maíz pilado con rellenos suculentos, queso a la plancha, su propia versión de tequeños con tremendo tolete de queso. En almuerzos prepara la macarronada, mojito en coco, bollos pelones, pescados, carnes, asado, pollos, pasticho de chucho, mollejitas en coco, queso relleno de mojito y hasta ensaladas. Genuino sabor zuliano, entrega absoluta de su dueño que atiende y revisa todo. Kike es un encanto. Amé verlo y conocer su Fogón. Será una fija en mis visitas a la tierra de mi madre.

Para visitarlo: Calle 72 entre 10 y 11. Horario: diariamente de 8:30 am a 9:30 pm Teléfono: (0261) 797 0464. En Instagram: @elfogondekike

En Lara. Los quesos de Sonia

Sonia es mi amiga desde que estaba en Táchira y tenía sus propias cabras. Luego se mudó a Carora y fue complicado trabajar con una leche que no era la de sus animales. "Aprendí a oír la leche porque la leche te habla", nos cuenta serenita y amorosa como es ella. Trabaja con sus hijos, tiene su quesera en la vía hacia Carora y distribuye por todo el país.

Amo su queso fresco Las Cumbres, los que tienen sabores como el de finas hierbas, ajonjolí, mixtura criolla, tomates secos o albahaca, y los dulces con parchita o confitura de pimentón. Me desmoño por el madurado tipo francés y por uno amarillo que casi nunca tiene, puesto que requiere mucho tiempo de maduración.

Para comprarlos: Quesolascumbres@gmail.com, @quesolascumbres.

Teléfono: (0416) 656 6162. Oficina de venta en Carora, centro comercial Trinidad, calle Bolívar. Teléfono: (0252) 935 8510.

En Zulia. A la sierra con Ayapaina

Por años me consternó no conocer la sierra de Perijá, así que me fui en febrero con la gente de Ayapaina Tours, una operadora de viajes de naturaleza en Maracaibo. Su dueño es William Rivera, un empeñado en mostrar lo más genuino de Venezuela y lo menos conocido del Zulia. Es un gran conocedor de la sierra de Perijá y de los poquísimos que ofrecen este destino. El viaje fue impecable. Tuvimos como guías a Andrea Badell y a Neomar Maldonado, ambos discretos y muy pendientes. Mulas para facilitar el trayecto por la montaña, especialmente las cuestas tan malandras. Rica comida. Amamos la sierra y tuvimos un contacto precioso con los yukpas. Recomiendo el viaje si de verdad les interesa conocer nuestra cultura y estar con la naturaleza.

Para contactarlos: Ayapaina Tours. Oficina en Maracaibo: (0261) 525 3125. William Rivera, (0416) 019 4588; Andrea Badell, (0416) 019 4588. Ayapainatours.c.a@gmail.com / www.ayapainatours.com.ve / @ayapainatoursvzla

En Caracas. Amanecer de montaña


Hay que madrugar para gozarse el picacho Galipán con esta luz de la foto de Arianna. Subir hasta el borde del sendero y caminar luego por esa fila maravillosa donde la montaña y el mar se ponen de acuerdo para abrumarnos de gusto. Es muy sabroso ver Caracas desde lo lejos. Olvidar sus penurias un ratico. Llenarse de orgullo por la hermosura de este valle. Un buen plan de fin de semana.

Para ir: Subir hasta la entrada y caminar una media hora hasta el picacho.

Bien Dateado

Myrna Miletic es croata, sabe de los sabores y platos de su tierra y los comparte. A mí me ha traído galletas de almendras que son exquisitas y una torta villa de Navidad con frutos secos, miel y especias, que es una divinura. No he probado sus delicias saladas, pero sé que las hace. Para encargos, llámenla al (0414) 378 0791.

Ekaré acaba de sacar Arepita de manteca con una versión bastante más amable de la canción infantil, pues el papá da empanadas y el abuelo barrigón se ocupa de las arepitas de chicharrón. Es una obra dedicada a los bebés, en cartón duro para que se acostumbren a la forma del libro. Es un cuento de colección con las primorosas ilustraciones de Rosana Faría.