• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Manual de ociosidades, por Valentina Quintero

Vistosa y suculenta: La Dulce Esquina en Paraguaná | Foto: Arianna Arteaga Quintero

Vistosa y suculenta: La Dulce Esquina en Paraguaná | Foto: Arianna Arteaga Quintero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Falcón. La Dulce Esquina

En cuanto pasen la iglesia de Pueblo Nuevo les brincará una pared fucsia. Es la pastelería La Dulce Esquina, con mesitas y sillas adentro y afuera para una merienda suculenta. Todas las tortas y dulces los prepara la señora Siria, quien aprendió repostería con Arianni en La Casa del Aljibe. Su orgulloso marido José Luis Grimán cuenta que desde que abrieron en 2010, vuela todo lo que hacen a diario. Le creo, pues las tortas son hipersuculentas, frescas y golosas. También probamos unos panes rellenos de dulce de leche recién hechos, que estaban gloriosos. El dulce chorreaba a cada bocado. La milhojas con crema pastelera batida a paleta es suntuosa. Una visita imprescindible.

Para visitarla:Diagonal a la iglesia de Pueblo Nuevo. Horario: de 9:00 a. m. a 10:00 p. m., de martes a domingo. Teléfonos: (0269) 988 1609 y (0426) 520 9810.

En Sucre. Pescado fresco


El gran mercado de oriente es el de Carúpano. Se mantiene original, muy genuino, con los vendedores de toda la vida y los locales de comida donde hacen un memorable sancocho. Me fascinan las arepas de maíz pilado y son coloridas y frescas las ventas de flores que vienen de Maturincito, especialmente las calas. Sin embargo, el gran momento es el recorrido por la plaza del pescado. Solo atienden mujeres, casi todas maquilladas y con cayenas en la cabeza. Gritan los nombres de sus pescados y explican cuál es la mejor forma de prepararlos. Es una clase magistral de nuestras especies marinas.

Para ir: Mercado de Carúpano. Bien temprano en la mañana.

Bien dateado

Guacho vende camarones muy frescos en el patio de su casa en el pueblo de La Cerca, pegadito de Boca de Uchire. Saca los camarones con atarraya y les compra a los otros pescadores. En marzo los vendía a 600 bolívares el kilogramo. Me pareció un escándalo hasta que supe que en el resto del país se conseguían entre 1.200 y 1.800 bolívares. Teléfono: (0424) 825 8355.

En Maracaibo pueden ir a comer pescado frito, huevas y patacones en un tarantín muy popular que queda por la avenida El Milagro norte, casi al final, frente a la escuela de natación. Todo el mundo sabe. Solo abre al mediodía, pero eso sí: a las 12:00 ya hay cola, así que vayan temprano y dispuestos a esperar. Es una ricura.

En Bolívar. Salto Karuay


Una divinidad el salto Karuay con su leyenda pemona del dios de las aguas. Cae contundentemente en época de lluvia y un poco más sereno en sequía, pero siempre glorioso y fresco. Una divinidad buscar sus cascaditas para darse masajes de espalda y cabeza. Las ideas se refrescan y las neuronas rejuvenecen. Lo lamentable son las muchedumbres que se acercan en temporada alta y dejan sus excrementos en los alrededores sin ningún tipo de amabilidad para con esa naturaleza generosa. Si esa es la actitud, se les agradece abstenerse de visitar nuestra Gran Sabana. Ni la entienden ni la merecen.

Para gozarlo: Deben ir desde Kavanayén en carro de doble tracción con mocha. El camino es hiperrecontramalandro.

En Bolívar. Comer en Upata

Cuando anden por Upata les sugiero desayunar en panadería, pizzería, restaurante IlNonno. Tiene mesitas en la terraza y adentro, atienden con mucha cortesía. Los pasteles de hojaldre son estupendos y frescos, los sanduches, resueltos; estupendas las empanadas y una maravilla los jugos de frutas, recién hechos, espesos y sin azúcar si los piden así. También ofrecen almuerzos y cenas con pasta, pescado, pollo o pizzas, pero nosotras solo desayunamos y nos encantó.

Para ir: Av. Raúl Leoni, al lado de Farmatodo. Todos los días de 7:00 a. m. a 9:00 p. m.

En Venezuela. Lentes

Arianna, mi única hijita, y yo estábamos almorzando en La Casa Bistró, en Los Palos Grandes, Caracas, cuando se nos acercaron dos muchachas para decirnos que querían que conociéramos sus lentes Néctar. Nos metimos en la página néctarvenezuela.com y ambas alucinamos de solo verlos. Ahora cada quien tiene los suyos. ¡Son atómicos! Los hay sunnies y polarizados, en colores tropicales, tan livianos que no te dejan marca en la nariz, traen su bolsita para protegerlos, que tampoco pesa ni ocupa espacio, y el precio es bien solidario para como está todo. También ofrecen un aparatico para tomarse selfies sin desfigurarte la cara y con la ventaja de que aparezca el paisaje. Estoy de lacito con mis lentes. Unos blancos con lente azul y otros como animal print sutil y lentes amarillos. No me los quito. Los traen Ana Luisa Candia y María Teresa Carmona y se pueden comprar por Internet.

Para tenerlos: Entren en nectarvenezuela.com, info@nectarvenezuela.com; en Twitter: @nectarvenezuela

En Anzoátegui. Arepas de maíz pilado

Cuando vayan a oriente deben salirse de la autopista para que entren al pueblo de La Cerca, pegadito de Boca de Uchire. Ahí van a conseguir a Dionisia —le dicen Dioni—, quien se instala desde las 7:00 a. m. en su fogón para vender arepas de maíz pilado hechas con carbón. Son grandotas, con goloso aroma de maíz desde la distancia, y ella es un encanto. Así levantó a sus hijos y ahora a los dos nietos que cría, más el hijo que sigue a su lado porque es especial. Las hace para llevar, solitas, sin relleno. Se llama Arepera Los Peluches.

Para ir: Pueblito de La Cerca, a 5 minutos si entran desde la autopista por carretera perfecta.