• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Luna Marcano, la amiga de las olas

Perfeccionar su talento se ha convertido en una aventura para sus padres, que han hecho todo tipo de peripecias laborales para encajar estas prácticas playeras en la rutina familiar al menos tres días a la semana | Foto: Mauricio Villahermosa

Perfeccionar su talento se ha convertido en una aventura para sus padres, que han hecho todo tipo de peripecias laborales para encajar estas prácticas playeras en la rutina familiar al menos tres días a la semana | Foto: Mauricio Villahermosa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace tres años y medio Luna Marcano fue de paseo a Chichiriviche con sus papás. "Ellos surfeaban antes pero no competían. Mi papá llevó una tabla chiquita que se llama bodyboard y me enseñó a usarla". Tenía casi 4 años y el flechazo fue instantáneo. Desde entonces se multiplicaron sus peticiones marinas con tablas de por medio. La niña empezó a asistir a unas clases de ballet que no le gustaron nada y sus padres entendieron que ya no tenía caso inscribirla en ninguna otra cosa que no fueran clases de surf. Así lo hicieron.

En noviembre de 2013, con cinco años cumplidos, la pequeña participó en Semillas de Surf, competencia en la que quedó campeona en dos categorías de longboard. Poco a poco ha ido encogiendo el tamaño de las tablas en las que compite, lo cual da cuenta de su creciente habilidad sobre las olas. En 2014 acudió a su primer circuito internacional en Panamá representando a Venezuela, donde quedó en 4° lugar en la categoría sub-12 a pesar de haberse medido con niños mayores que ella. Recientemente obtuvo el 1° lugar en la categoría sub-8 y el 2° lugar en la categoría sub-10 del Circuito Nacional Infantil de Surf.

Perfeccionar su talento se ha convertido en una aventura para sus padres, que han hecho todo tipo de peripecias laborales para encajar estas prácticas playeras en la rutina familiar al menos tres días a la semana. "Cuando era una bebé, no la sacamos de la casa como hasta que cumplió el año y medio, por tenerla cuidadita en una burbuja, y ahora que tiene siete años hace deportes extremos", cuentan sus papás, Ailicec Rivero y Marcos Marcano. "Casi siempre le toca competir con niños mayores que ella y nos ponemos a explicarle que si no gana, no llore, que a veces se pierde... Y me dice: 'Tranquila, mamá. Tengo un plan. Voy a hacer tal maniobra y luego esta y esta otra. Ya vengo'. Lo hace y gana. Al papá en el surf ya lo pasó".

Luna comenzó recientemente a montar patineta y a practicar skating para seguir afinando sus destrezas en temporadas de poco oleaje. También toma clases de acondicionamiento físico, natación y flauta. Acaba de empezar a cursar primer grado. "Dos de mis tablas me las trajo el Niño Jesús. Cuando sea grande quiero ser surfista, cantante y una doctora de esas que ayudan a nacer a los bebés", explica. ¿No le darán nada de miedo las olas grandes? "No, nunca me he ahogado", dice dulce y despreocupadamente, encogiéndose de hombros. "Cuando estoy en la tabla, estoy libre. Lo más fácil es pararse, el truco es montarte en la ola y no distraerte".

En Instagram: @teamlunasurf.