• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Inspirulina: Olvídate de cambiar a los demás

Por lo general nadie quiere vivir en el sufrimiento o la enfermedad | Ilustración: Alejandro Ovalles | jaoc28@yahoo.com

Por lo general nadie quiere vivir en el sufrimiento o la enfermedad | Ilustración: Alejandro Ovalles | jaoc28@yahoo.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nadie cambia a otra persona. Es así. El único ser humano al que podemos cambiar es a nosotros mismos, siempre que decidamos hacerlo y trabajemos en ello. Seguramente conoces el caso de algún enamorado que dice: "estamos comenzando y hay cosas que no me gustan, pero ya verás como en unos meses yo le cambio eso". ¿El resultado? Una frustración, una pelea o una ruptura.

La experiencia lo demuestra: nadie puede forzar la transformación del otro, pero sí puede contribuir para que esa persona inicie el proceso de cambio y lo complete exitosamente.

Un par de meses atrás ofrecía mi conferencia "10 prácticas felices" a un grupo de médicos. Allí les hablé, entre otras cosas, de la importancia de buscar la mayor coherencia posible entre nuestros pensamientos, palabras y acciones para armonizar el entorno con nuestro mundo interno. Al finalizar, un cardiólogo se acercó para felicitarme y compartir el mantra con el que cerraba las consultas con sus pacientes. "Yo puedo contribuir a tu salvación", les decía siempre al repasar el diagnóstico y su tratamiento. "Pero la condena es tu decisión".

Sabias palabras. Un médico puede ser el mejor guía para recuperar la salud, pero si el paciente no pone de su parte, no sigue el tratamiento y no cambia sus hábitos de vida, su decisión de vida puede significar una condena a muerte.

Aquí debo hacer una acotación: el simpático doctor, un hombre muy preparado en su área, era obeso. ¡Adiós coherencia! Porque sus palabras eran sabias, pero la imagen que ofrecía a sus pacientes era la antítesis de sus consejos. Él estaba consciente de ello. En algún momento hizo referencia a sus kilos de más, lo que no puedo asegurar es que estuviese haciendo lo necesario para cambiar esa situación (y seguramente nutricionistas no escaseaban en su lista de contactos profesionales). Por alguna razón, él mismo no había cambiado sus hábitos, condenando su salud.

¿Quieres que alguien cambie? En lugar de empujar con todas tus fuerzas para que suceda, enfoca tus energías en ofrecerle a esa persona el apoyo, la información y la motivación para que tome la decisión de hacerlo. Es un cambio de perspectiva en tu intención, pero sobre todo, es una manera de respetar el poder de decisión que todos tenemos en esta vida.

Porque hay gente que un día toma conciencia de su situación para iniciar transformaciones poderosas, pero también, hay gente que no está dispuesta, no quiere o no le da la gana cambiar. Y mientras mayor presión le ejerzas, más explosiva será la reacción.

Entonces ¿hay que dejar que los seres queridos se vayan por un precipicio de amargura, adicción, rabia o frustración? No, porque no se trata de resignación pasiva, sino de encauzar la energía del momento con aceptación consciente y activa.

Por lo general nadie quiere vivir en el sufrimiento o la enfermedad. Y si podemos mostrar un camino alternativo, más feliz y beneficioso, estamos ofreciendo una oportunidad para salir de esa situación. Contribuir desde el amor y reflejar con nuestros pensamientos, palabras y acciones esa alternativa posible es la manera más efectiva para que alguien despierte. Así "se dará cuenta" de las decisiones de vida que está tomando a cada momento y podrá elegir mejor en sucesivas oportunidades.

Y claro: la primera persona con la que podemos comenzar el ejercicio, ese alguien sobre quien tenemos el mayor poder y al que más debemos cuidar, somos nosotros mismos.