• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Inspirulina: Miradas sanadoras

¿Quieres hacer ahora mismo algo por ti y quienes te rodean? Dedícales tu atención | Ilustración: Todo en domingo

¿Quieres hacer ahora mismo algo por ti y quienes te rodean? Dedícales tu atención | Ilustración: Todo en domingo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay miradas que se agradecen porque dicen más que mil palabras, pues transmiten aquello que la razón no alcanza a comprender. Vienen del alma y el corazón, sinceras, plenas, íntegras. Son miradas que ponen a girar la rueda de la gratitud, ya que están llenas de un agradecimiento que uno, a su vez, agradece de vuelta.

Soy un tipo afortunado porque a lo largo de los años he tenido la dicha de recibir esas miradas de oyentes y lectores. Son miradas que llegan con una referencia a una página que escribí y que les tocó de alguna forma, o un programa que escucharon y aún recuerdan, o una conferencia que les hizo sentir algo particular. No existe mejor gesto de afecto que esas palabras y las miradas que las acompañan. Tocan lo más profundo de mi humanidad y, sobre todo, me hacen recordar la maravillosa conexión que existe entre los seres humanos. Una conexión que tejemos con nuestras palabras y acciones.

Últimamente he podido apreciar otra dimensión de esas miradas. Las he visto luego de una sesión de respiración o de meditación y dicen en su brillo que la experiencia abrió algo en el corazón de esa persona. Vienen desde el espacio de la sanación y las recibo con entusiasmo y humildad. Entusiasmo de haber ayudado de alguna manera, y humildad porque uno simplemente es un facilitador del proceso.

Lo más poderoso es que esas miradas también reflejan lo que uno mismo ha vivido, y es que no hay trabajo de sanación o crecimiento que nos deje por fuera. Como dice la conferencista Carola Castillo: "Somos sanadores heridos". Es decir, todo lo que compartimos viene desde nuestras propias experiencias de vida, y al trabajarlas con otras personas, les ayudamos y nos ayudamos. Es una dinámica simultánea y fascinante de la cual somos parte.

En muchas entrevistas me han preguntado cómo es que hace 25 años presentaba videos musicales en la televisión y ahora estoy escribiendo sobre temas de vida y bienestar; incluso, cómo es que ahora me presento como facilitador de meditación y respiración transformativa. La respuesta inmediata es que ha sido un proceso de evolución guiado por mi inspiración y la curiosidad por el ser humano.

Pero hay más: tiene que ver con mi interés por conocerme mejor y ayudar a otros a que hagan lo mismo. Suena simple, incluso así descrito suena cuasicursi. Sin embargo, luego de escuchar tantas historias y confesiones, de haber podido acercarme al espacio íntimo y vulnerable que todos guardamos, he comprobado que esto no es poca cosa. Al contrario, es quizás lo más importante de esta vida. Tú sabes a lo que me refiero, y si pudiera observarte ahorita, estoy seguro de que lo vería en tus ojos. Lo que me trae de vuelta a las miradas de agradecimiento. Las que he entregado a quienes me han ayudado a sanar y enseñado a lo largo del camino y que llevan la energía de todos los que han compartido conmigo. Sin duda, la mejor demostración de que al hablar de energía vital nada se pierde y todo se transforma.

¿Quieres hacer ahora mismo algo por ti y quienes te rodean? Dedícales tu atención y con una mirada (si quieres, acompáñala de unas palabras que vengan del corazón) transmíteles gratitud y amor. También puedes enviar una mirada a quienes ya no están aquí y dejaron una huella en ti. Nunca olvides que los sentimientos y la energía que encierran se mueven en todas direcciones, incluso más allá de lo que pensamos.