• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Inspirulina: Mindfulness comienza por lo más sencillo

Este tipo de meditación es un ejercicio que desarrolla la capacidad de seleccionar donde fijamos la atención / Ilustración: Alejandro Ovalles

Este tipo de meditación es un ejercicio que desarrolla la capacidad de seleccionar donde fijamos la atención / Ilustración: Alejandro Ovalles

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Dónde está tu atención en este momento? ¿Cuáles son las sensaciones en tu cuerpo? ¿Cómo es tu respiración? Si realmente quieres conectarte con el presente las respuestas a estas preguntas abrirán las puertas del aquí y el ahora. Lo bueno es que ya tienes la llave en tus manos, o para ser más precisos, en tu vida.

Experimentar el presente en toda su amplitud te ayudará a llevar una vida más plena, con menos estrés y una mejor salud física y mental. Para ello el mindfulness ofrece una serie de prácticas y ejercicios muy efectivos. Pero ¿qué es mindfulness? En una columna anterior te ofrecí varias definiciones. Hoy podemos trabajar con esta de Jan Chozen Bays, "es prestar deliberada atención a lo que sucede alrededor tuyo y dentro de ti –en tu cuerpo, corazón y mente. Sin crítica ni juicio".

Uno de los pilares del mindfulness es la capacidad de prestar atención y percatarnos de lo que sucede en el presente. Eso ayuda a que la mente no esté rumiando el pasado o generando ansiedad por el futuro, pero, además, abre el camino a una autoexploración mental para detectar patrones y tendencias. La meditación es una de las herramientas que usamos en mindfulness para desarrollar la atención, pero no la única. Al meditar prestamos atención a lo que sucede dentro del cuerpo y nos percatamos de las sensaciones corporales, la respiración y el flujo de pensamientos. También podemos darnos cuenta de los sonidos y el ambiente alrededor.

Este tipo de meditación es un ejercicio que desarrolla la capacidad de seleccionar donde fijamos la atención y, especialmente, de darnos cuenta de esos momentos cuando la mente pierde el foco, se va de paseo y olvidamos que estamos meditando. Joseph Goldstein, uno de los padres del mindfulness, dice que el despertar de la conciencia es el breve momento cuando nos damos cuenta de que no estamos en el presente y recordamos traer la atención de vuelta. Esto es algo que se desarrolla con la práctica, haciéndolo una y otra vez, de la misma forma que aprendemos un deporte o cultivamos un talento. Y muy importante, lo hacemos con gentileza y compasión, sin juicios o críticas hacia nosotros mismos.

Cuando facilito sesiones de meditación mindfulness siempre digo que meditar es apenas una parte de la práctica, porque esos minutos son el ejercicio que nos permite llevar a la vida cotidiana una mayor presencia, amor y apertura. Es como quien entrena en el gimnasio y luego puede moverse el resto del día con mayor energía. Los verdaderos beneficios están más allá del cojín o la silla. Aparecen como oportunidades de cultivar mejores relaciones porque estamos más presentes a la hora de conversar, de tomar decisiones más sabias porque estamos atentos a los patrones mentales que nos rigen, de sentirnos más calmados porque somos capaces de sentir nuestro cuerpo y regular las emociones.

Para cerrar aquí tienes un ejercicio sencillo: durante los próximos días transforma el semáforo en una práctica de mindfulness. Cada vez que te detengas ante una luz roja haz una pausa y enfócate en tu cuerpo. Toma tres respiraciones. Inhala profundo y alarga la exhalación. Siente tu cuerpo y la respiración, conéctate con las sensaciones y lo que sucede al respirar. Reconoce donde está tu mente, y si tenías un buen rato saltando entre el pasado y el futuro, aprovecha la oportunidad de esa luz roja para volver al presente. Haz este ejercicio con apertura y curiosidad, reconociendo y aceptando cualquier sensación o emoción. Si quieres, toma un instante para cuidarte y regalarte una dosis de amor.

Por favor, no olvides que la luz verde es para seguir adelante. Fíjate si al continuar sientes alguna diferencia.