• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Hombres detrás de la moda

"Reinventar formas es divertido porque reta mi capacidad de crear", Ferdy Torrealba | Foto: Natalia Brand

"Reinventar formas es divertido porque reta mi capacidad de crear", Ferdy Torrealba | Foto: Natalia Brand

Con visiones y propuestas muy distintas, concebidas desde Milán, Barcelona, Bogotá y La Coruña, cuatro jóvenes diseñadores venezolanos —Máximo Pronio, Carlos Cabrices, Ferdy Torrealba y Carlos Noriega Prieto— trabajan por marcas propias que ambicionan abrirse espacio en la moda del mundo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ferdy Torrealba

La calle como experimento

La urbe como ensayo, como tesis. Desde un estudio casi antropológico de la ciudad el diseñador venezolano en La Coruña, Ferdy Torrealba, director creativo de la firma FERDY, se ha propuesto analizar a quienes hacen vida en la ciudad y los suburbios. "Me gusta observar los movimientos y tribus urbanas y su evolución. Me gusta indagar en sus culturas porque estoy concentrado en crear moda para las calles", cuenta. Por eso el denim, el dril y el algodón son una constante en sus diseños de cortes y líneas vanguardistas, esos que toman riesgo al ambicionar un guardarropa que se anticipa al mañana. "Intento explorar formas complejas en los patrones, pero siempre buscando además de innovación, funcionalidad".

En ese ejercicio de trazos en papel imagina nuevos conceptos que reinterpreten los códigos urbanos. "Reinventar formas es divertido porque reta mi capacidad de crear. Así que trato de experimentar para proponer", expone como sentencia personal. Un intento que redefine el streetwear desde un discurso moderno y audaz. De ese modo, FERDY descifra la ciudad para traducirla en un urbanwear ecléctico y cosmopolita que gesta volúmenes, fusiona materiales y consigue que las telas exhiban otras texturas en el diseño. De las calles a las vidrieras y de las vidrieras a la calle.

Instagram @byferdy

Carlos Cabrices

De la rebelión como dogma

El desacato se vuelve un principio creativo cuando no se quiere seguir las normas. Residenciado en Bogotá, Carlos Cabrices, director de Kitten, es un rebelde con causa en la moda. "Algunos de mis objetivos en el diseño son el punk, el grunge, la ropa como vía de expresión. También el new wave, lo colorido y lo minimal", da asomo de su inspiración. Audaz, contestatario y subversivo, pero con un toque lúdico y naif, la obra de Kitten siempre es una expresión moderna de lo urbano. "Mi marca se define por una mezcla de estilos, de gustos, detalles que nos ha dejado la moda con el pasar de los años y el resultado es un street style fresco y único".

En la vanguardia Carlos Cabrices imagina, desde una apuesta callejera, conceptos que se liberan de las limitaciones de género. "Aspiro a que mi ropa pueda ser versátil, que tenga varios usos, ya sea unisex o que la pieza pueda transformarse. De esta manera la indumentaria puede darnos más posibilidades", expone su convicción. Siempre se vale de grafismos policromáticos muy potentes. "Los prints son una constante en mi marca, soy diseñador gráfico y me gusta la impresión textil. Ahorita estoy experimentando con gráficos 3D como texturas. Busco crear estampados con una estética un poco de los años ochenta y noventa, un poco como las carpetas Trapper Keepers y que al mismo tiempo se vean actuales en quince o veinte años más".

Instagram @kttnkttn

Retrato: Ricardo León Jatem

Máximo pronio

Loas a la solemnidad

La opulencia en un discurso absolutamente contemporáneo. La magnificencia como sinonimia de un nuevo glamour. Máximo Pronio, diseñador apostado en Barcelona, España, formado en el Instituto Catalán de la Moda y en la Escuela Superior de Diseño y Moda Felicidad Duce, imagina siempre a una mujer avasalladora. "En mi propuesta la femineidad y lo suntuoso son características muy visibles. Me gusta crear piezas de gran impacto visual. Con mi colección Eclectic, por ejemplo, utilicé tejidos coloridos y un patronaje que vaya de la mano con las texturas", da cuentas. En una creación excelsa y solemne, pero con una mirada moderna.

"Me gusta mucho el grafismo, los estampados, los brillos, las lentejuelas". Así como también hay una acentuada propensión por las formas dramáticas en la tela. "Los volúmenes amplios y maxivolúmenes", asegura. En ese conjuro de obsesiones estéticas imagina conceptos potentes que parten de trazos que luego explora en el maniquí. "En bocetos defino las líneas que llevarán las piezas para de ahí ir a la construcción, pero también me gusta experimentar con tejidos y evalúo su comportamiento para pasar a hacer los bocetos", explica. Con Eclectic se inclina por un concepto folky y, a la vez, suntuoso que se inspira en distintas culturas del mundo. "Siempre pienso en una mujer que no es cotidiana, sino extraordinaria".

Instagram @maxpronio

Fotografías Albert Eritja

Retrato: Fotografía Roberto Russo

Carlos Noriega Prieto

Con el nudo en la garganta

En un nuevo reto, el arquitecto residenciado en Milán, Carlos Noriega Prieto, director creativo de Corfidio, se propuso demostrarse a sí mismo que podía rediseñar parte del clóset del hombre moderno. Y se decidió por las corbatas. "Tuve la idea de crear corbatas inspiradas en las serpientes y desarrollar motivos de sus escamas desde diseños más arquitectónicos", dice de esa clara convicción. En su resolución empezó a investigar para conseguir proveedores en el lago de Como, en Lombardía, Italia, y un cravattificio que le permitiera terminar de amarrarse bien al cuello la idea. "Entendí que las bases y los procesos de diseño en la arquitectura y la moda son los mismos y que tenía que adaptarme a la lógica y los materiales".

Así, las creó desde sedas italianas tipo oxfordino, impresas con patrones que valoran toda la superficie de la corbata y que están cosidas, puntada a puntada, con el esmero y la sapiencia de mujeres de la fábrica. "Es una producción muy artesanal. Cada corbata está cortada una por una, lo que aumenta el tiempo de producción", da señas de los detalles. Por algo ha conseguido reseñas en GQ Italia. "La calidad y atención en el diseño y producción está en los puntos más invisibles y escondidos de cada corbata". Todas están seriadas y vienen con una breve descripción del tipo de serpiente de la que tomó la inspiración. Son, en definitiva, corbatas para hombres de hoy. "Para los más atrevidos. Son corbatas easy-going que igual van bien tanto con jeans rotos como con un traje".

Instagram @corfidio

Retrato: Fotografía Daniel Rey