• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Gastroetc: Desayunos de domingo, vinos y café

Los desayunos en La Casa Bistró, con sus cocinas comandadas por el chef Francisco Abenante

Los desayunos en La Casa Bistró, con sus cocinas comandadas por el chef Francisco Abenante

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desayunos de domingo

Si hay un placer que se celebra es un desayuno distendido los domingos. Quienes están en Caracas y deciden sentarse a la mesa de algún restaurante, cuentan con alternativas de buena impronta.

En La Casa Bistró, con sus cocinas comandadas por el chef Francisco Abenante, los ofrecen todos los días. Si bien tienen varias alternativas, los sabores venezolanos son un festín que se agradece: empanadas de maíz pilado o arepitas que se pueden acompañar de distintos rellenos: desde huevas de pescado hasta cochino frito. Han sido tan bien recibidos que los domingos los sirven hasta las 5:00 de la tarde.

En la trilogía de los restaurantes de Mokambo, Caffé de Mokambo y Antigua, los desayunos de fin de semana son un clásico. En cada uno exponen su personalidad definida. “En Antigua tenemos alternativas como los sándwiches con pan hecho por nosotros —el de pernil, por ejemplo—, pero también opciones como los yoyos”, recuerda el chef Paul Launois.

En Mokambo se decantan más por los sabores venezolanos, las empanadas son indispensables y ahora tienen también arepitas dulces. En Caffé de Mokambo, que ofrece desayunos diariamente, proponen desde la alternativa criolla hasta opciones ligeras como yogures y granola.

Asimismo, el chef Edgar Leal estrenó hace un buen tiempo sus desayunos de domingo. En Leal, sus fieles pueden optar por empanadas de mariscos o unos huevos rotos acompañado con café, una cerveza tempranera o champaña. En El Comedor del Instituto Culinario de Caracas están ofreciendo su brunch con sello venezolano: “Comienzan con una sopa —que puede ser  pisca andina—, sigue con arepas de maíz pilado o cachapas, quesos, distintas alternativas para compartir que pueden ser cochino frito, y postres como el bienmesabe”, describe su chef Héctor Romero. ¿La sugerencia? En los más concurridos, ayuda llegar temprano.

El Comedor del ICC: quinta La Guarimba, Chuao. Teléf.: 992 2429. El brunch, de 9:00 a. m. a 3.00 p. m.

Antigua: calle Madrid de Las Mercedes. Teléf.: 993 9658. Desayunos sábados y domingos de 9:00 a. m. a 12:00 m.

Restaurante Leal: calle Madrid de Las Mercedes. Teléf.: 993 8354. El desayuno el domingo es de 9.00 a. m. a 1.00 p. m.

Caffé de Mokambo: Torre Digitel, La Castellana. Desayunos todos los días a partir de las 7:00 a. m.

La Casa Bistró: entre la tercera avenida y la cuarta transversal de Los Palos Grandes. Teléf.: 285 3103. Desayunos todos los días a partir de las 8.00 a. m.


Buen beber

Loios Branco 2014

Distribuye: Flor de Macaracuay
Teléfono: (0212) 256 5250/256 2178.

En la venta de vinos que frecuento cerca de mi casa, aparecieron botellas nuevas. Concretamente de España y Portugal, abarcando regiones poco comentadas y a precios competitivos, por ahora. Nombres que no nos dicen mucho en primera instancia, pero que luego de bebidos resultan interesantes tanto para el paladar como para el bolsillo. Entre estos nuevos productos están los de João Portugal Ramos, importante productor que incursiona en diferentes regiones, aplicando una fórmula en la que combina cepas tradicionales portuguesas con otras de origen diverso, poco explotadas en ese país. Aunado con una vinificación moderna y buen mercadeo, los resultados demuestran que va por el camino correcto. En la región de Alentejo domina la bodega Marquês de Borba con alrededor de 500 hectáreas en explotación y nuevas variedades como petit verdot, verdejo, viognier, petit manseng, etc. Entre las líneas más económicas se encuentra la serie Loios, con dos versiones, tinto y blanco, así de simple. Interesante es el Loios Blanco Vino Regional Alentejano, elaborado con cepas arinto, rabo de oveja y roupeiro, fermentado en acero inoxidable, mediana graduación y alta acidez, pensado para ser bebido joven, de manera informal. 

Macarons con sabores venezolanos

Da gusto encontrar iniciativas de jóvenes cocineros que vislumbran en los sabores propios nuevas posibilidades. Ibe Núñez Mujica estudió cocina en el Instituto Culinario de Caracas, apostó por los postres y decidió estrenar su propia marca a la que bautizó Real de Azúcar. Al final se decantó por los crujientes macarons, que, en su caso, tienen una particularidad: “Si bien no es una receta de acá, siempre uso un ingrediente venezolano”. Así propone uno de tomate de árbol al que bautizó Páramo, otro de piña y coco llamado La Chinita, unos poco usuales de guarapita de parchita, que solo se podían llamar Choroní, otros de guayaba bautizados Libertador, o con crema de merey a los que denominó Waraos. “Cada relleno se elabora a partir de ganache de chocolate hecho con Carenero Superior”.  Los ofrece en su tienda online, www.realdeazucar.com, y las imágenes también son de ella. Su Instagram: @realdeazucar

 

El café de la constancia

Conseguir buen café es tan retador como producirlo. Por fortuna, hay quienes, convencidos, apuestan en excelencia por este grano que tiene mucho que ofrecer en el país. En Boconó, Trujillo, una marca artesanal sigue con tesón en manos de la tercera generación, decididos a tratar el café de manera orgánica.

Francys de Palma habla desde el corazón de su café y cuenta que las plantas sembradas a 1.250 metros sobre el nivel del mar son cosechadas como amerita este grano. “No raspamos la planta. Sacamos solo los frutos maduros y si se viene alguno pintón, no lo mezclamos, ya que eso le da acidez al café”.

Los granos, explica, se lavan con agua de manantial y se secan al sol. “Hay que cuidar que no les llueva”. Ellos mismos lo tuestan y lo comercializan con la marca Saco de Oro. Son tiempos exigentes, pero siguen perseverantes, creyendo en la calidad, pues anhelan que esa historia familiar se perpetúe en las siguientes generaciones.

El Café Saco de Oro se consigue en la tienda Hannsi, de El Hatillo, y en tiendas del Aeropuerto Internacional de Maiquetía.