• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Dulces desafíos

Irene Esser, actriz y chocolatera

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Está cansada pero contenta. Irene Esser acaba de terminar siete meses intensivos de grabación de Piel salvaje, la nueva novela de RCTV que se transmitirá próximamente por Televen. En este remake de La fiera, escrito por Martin Hahn, la ex Miss Venezuela 2011 interpreta a Camila, una muchacha humilde y muy impulsiva. Prefirió no ver la versión de Doris Wells ni las siguientes. "Mi mayor pasión como actriz es 'buscar' al personaje, crearlo. Ver, anotar, conseguirle detalles, averiguar cuál es su voz, su gestualidad. Mi Camila es muy oriental; es divertida y ruidosa, habla duro. Creo que muchos venezolanos se van a identificar con ella porque es una persona que siente que siempre tiene que estar en guardia", explica. "Estoy sumamente agradecida por la confianza que RCTV depositó en mí. Trabajé con un equipo muy apasionado por lo que hace y que todos los días estaba decidido a hacer de cada escena la mejor de toda la novela".

En tiempos en los que la producción nacional de dramáticos sigue en picada, Esser ha protagonizado dos telenovelas —la anterior fue Corazón esmeralda, de Venevisión— en los últimos dos años. ¿A qué le atribuye esta hazaña? "A la disciplina y a las ganas de trabajar. Creo que para conseguir las cosas hay que ser puntual, dispuesto. Estar siempre a la orden y escuchar. Buscar las oportunidades donde parece que no existen", señala. "Es cierto que estamos pasando por un momento muy difícil, pero los países más desarrollados del mundo han pasado por cosas mucho peores. Todas las situaciones son pasajeras y la idea es seguir trabajando, no rendirse nunca. El aprendizaje de lo que estamos viviendo ahora lo vamos a necesitar para hacer un mejor país".

El proyecto que la ocupa estos días es una tienda de chocolates que espera inaugurar en noviembre, donde espera ofrecer en Caracas solo chocolatería hecha en Venezuela. "Es una faceta de nuestra cultura que poco a poco estamos haciendo cada vez más propia y que esperamos seguir reforzando en lugar de comprar chocolates de otros países, que en la práctica se hacen con cacao venezolano. Realmente tenemos el mejor cacao del mundo y lo que perseguimos con esta tienda es seguir educando en ese aspecto. Esperamos ofrecer incluso arte con chocolate y estamos produciendo unos micros para proyectarlos en el local".

A pesar de la dificultad de conseguir insumos para Chocolates Paria —la empresa familiar en Río Caribe— Esser apunta que se las ingenian para seguir produciendo. ¿Por qué iniciar una tienda en un momento tan complicado? "A la gente le gusta comer chocolate porque es un producto muy noble. Cuando te sientes mal, comerte un cuadrito te inspira esperanza, te da alegría. En medio de tantos problemas es un medio de liberación. ¿Cómo no hacerlo entonces? ¿Cómo no hacer feliz a la gente?".