• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Diseño utilitario hecho acá

Diseño utilitario hecho acá

Diseño utilitario hecho acá

Desde diferentes procesos y técnicas de producción, cuatro diseñadores venezolanos emplean materiales locales para dar vida a objetos y muebles que forman parte de un inventario emergente y entusiasta de piezas de calidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los puntos de Rodolfo Agrella

A simple vista, el estampado de la vajilla y los manteles que el diseñador Rodolfo Agrella bautizó como Serie C luce como una constelación. Esa serie de puntos y rayas negras que parecen un salpicado accidental sobre objetos y textiles de un absoluto blanco, en realidad son un manual de instrucciones para saber comer. "Pasé año y medio interpretando el famoso Manual de Carreño, buscando la lógica y factibilidad para convertir ese texto que suelen asociar con lo mojigato, en un código visual manifiesto en una vajilla de uso diario, no ocasional", explica el arquitecto egresado de la Universidad Central de Venezuela que representó al país en las ediciones de 2011 y 2012 del Salón Satélite de Milán.

Con apenas 29 años de edad, es la cabeza de un estudio llamado Laboratorio Amarillo que cuenta con un equipo multidisciplinario que elabora proyectos de diseño, gráfica, arquitectura e instalaciones. La naturaleza obsesiva de Agrella lo lleva a que cada ángulo de sus objetos, en los que impera el sentido táctil, tenga un código y plantee una línea discursiva. Si se apilan los platos de su vajilla, coinciden puntos negros que forman una fina y perfecta línea recta. En los manteles hay relieves, y las paletas de cocina que llevara a Milán tienen variaciones en la textura, además de la inscripción de las palabras love y share traducidas al sistema braille. "Hacer que los objetos sean táctiles democratiza el diseño, lo hace realmente accesible a casi todo tipo de percepción", justifica mientras remonta su vinculación con el arte y los catálogos de la Galería de Arte Nacional que atesoraba desde los 12 años en cada paseo que hacía con sus padres.

rodolfo@rodolfoagrella.com www.rodolfoagrella.com

Pasión por la madera

El ingeniero industrial Tomas von Wachter llevaba veinte años trabajando como gerente en multinacionales cuando comprendió que era imposible obviar una pasión que su padre le había transmitido y que lo mantenía cual ermitaño encerrado cada fin de semana en el taller de madera que improvisó en su casa. "Mi papá vino de adolescente a Venezuela durante la Segunda Guerra y no podía trabajar por una ley declarada por los países aliados que prohibía emplear a alemanes e italianos en cualquier parte del mundo. Un día conoció a un italiano que le enseñó a usar el torno y terminó haciendo muchas de las ventanas de La Pastora", cuenta Von Wachter, la cara detrás de la empresa Holzbau (significa "constructor" en alemán) que comenzó con él como único empleado y al cabo de cuatro años cuenta con un local en el centro comercial Paseo Las Mercedes, un equipo de trabajo y una alianza con un grupo de artesanos en Quíbor.

Apenas abrió la tienda, recibía miradas de asombro de los que pasaban viendo la vitrina, pero nadie se decidía a comprar. "Una cosa es tener un hobby y otra, convertirlo en sustento. Hay que pensar en promoción, comercialización y demás aspectos que van más allá de lo creativo", advierte. Los muebles de madera sólida, elaborados artesanalmente con casi ningún tornillo sino con uniones tradicionales de la ebanistería como lo es la cola de milano, convencieron a un público que incluso se ha animado a pedirle encargos. "Dibujo a mano lo que el cliente y yo vamos conversando. Luego lo paso a un software de diseño y hago un prototipo en miniatura con cartón para revisar proporciones", explica el artesano que todos los días, al trabajar la madera y respirar polvo, agradece por el cambio de rumbo que tomó su vida.

Su tienda Serrucho se encuentra en el C. C. Paseo Las Mercedes, planta baja, Urb. Las Mercedes. Teléfono: (0212) 991 4023.

Mobiliario con desenfado

Una estancia de un año en Barcelona (España) nutrió a Carlos Castro y a María José Franco, ambos arquitectos egresados de la UCV, de información visual y proyectos que aprovechaban al máximo los materiales y resolvían un diseño funcional y estético. A su regreso, se aliaron con una empresa que fabrica productos con una máquina CNC (de control numérico) y diseñaron desde hace un año su primera línea de mobiliario, llamada Truss, formada por un taburete que viene en dos medidas, una mesa de centro o auxiliar, un perchero y un parabán. Su fascinación por la arquitectura ligera y la intención de producir optimizando costos y desperdiciando la menor cantidad de material posible, fueron los pilares de su creación.

"La cercha, una estructura ligera muy utilizada en el montaje de tarimas, pues permite el anclaje de luces, y las Nubes de Calder del Aula Magna nos inspiraron", explica Castro mientras desarma el taburete en menos de dos minutos. "El sistema de press-fit facilita el traslado, el almacenaje y el transporte", comenta sobre una línea de productos orientada hacia el público joven, que busca diversión y desenfado en los muebles, aunque sin descuidar la calidad y la economía. La fabricación con la máquina de control numérico les permite un ahorro importante de material, pues de un tablero de MDF (de fibra de densidad media) pueden obtenerse hasta diez piezas que sólo generan 5% de desperdicio. "Diseñamos en la computadora un modelado 3D y luego se transmite esa información a la máquina. Aunque es un proceso mecanizado, no es seriado, lo que abre paso a la personalización", dice Castro.

El acabado básico de sus productos es de MDF con laqueado en pintura acrílica, aunque proponen una versión más sofisticada hecha en compuesto de madera y cubierta en fórmica. Su propósito, afirman, es que el venezolano desmonte de su mente la creencia de que el buen diseño es para pocos y se acerque a una perspectiva esbelta y simple.

Más información en : www.designiointelarq.wordpress.com / Facebook: Designio-Architecture-Studio. Compras en línea a través de www.disenia.co

Muebles diseñados en Mérida

Los socios radicados en Mérida, Lock Yee y Carlos y Giovani Di Tillio componen una tríada ideal para la creación de muebles: el primero es diseñador industrial; el segundo, fabricante y, el tercero, arquitecto.

Su labor en el diseño empezó después de adquirir una máquina CNC (de control numérico) que posibilita una dinámica de laboratorio de ideas en su taller. "Aquí hacemos carpintería, herrería y experimentamos con muchos procesos, como plástico, termoformado y elastómero (material de gran elasticidad)", indica Yee.

De ahí han salido numerosos prototipos que los tres revisan con profunda minuciosidad hasta sentirse satisfechos. Uno de sus productos acabados es una biblioteca que se apoya sobre la pared y no necesita de tornillos que la anclen, pues a medida que sostiene más peso se vuelve más estable. "Hicimos entre 5 y 6 prototipos de esta pieza antes de lanzarla", cuenta Yee, agregando que, ante lo lento que puede hacerse el proceso de calidad, están dedicando parte de la producción actual a objetos utilitarios más pequeños y fáciles de elaborar, como jaboneras y revisteros.

El proceso de ensayo y error, no obstante, es uno de los favoritos de Yee. "Haces algo en la computadora y en principio luce bien, la máquina reproduce el diseño tal cual. Pero hay que ver si funciona en la realidad", dice. El mecanismo de fabricación ha hecho que simplifiquen los diseños. "Lograr eso es complicado, pero tiene muchas ventajas: la permanencia en el tiempo, puesto que una línea pura jamás caduca, y además es menos costoso", asegura como si estuviera describiendo una silla de madera simple y atemporal que diseñaron para un restaurante y tuvo buena acogida en Mérida.

Más allá del taller, ahora se concentran en otros dos procesos indispensables para tener éxito: la distribución y saber promocionarse.

"Nos ha costado esa parte, porque obviamente se nos da más el proceso creativo. Pero ya vemos que es igual de importante", concluye.

www.unocho.com Email: unocho.ca@gmail.com Facebook: un.ocho.1.

Teléfono: (0274) 266 7420.