• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Cuidar sin desmayar

Cuidar sin desmayar | Todo en Domingo

Cuidar sin desmayar | Todo en Domingo

Quien ha tenido un familiar con alguna enfermedad degenerativa sabe que el centro de toda la atención es su paciente. "Pero el cuidador es el gran héroe y al que menos se le reconoce", opina el neurólogo Ciro Gaona. "Suele ser una sola persona y casi siempre es mujer. Muchas veces es sólo objeto de críticas, pero su labor está cargada de nobleza y entrega a su ser querido". Para proteger su calidad de vida, Gaona ofrece las siguientes recomendaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No olvidar su propia salud. El cuidador debe acu- dir a sus evaluaciones médicas, controlar sus factores de riesgo y cumplir sus tratamientos médicos. "Si no se cuida, se enfermará más que el mismo paciente".

Nutrirse e hidratarse bien. "El consumo diario de 6 a 8 vasos de agua y una dieta sana con una alta ingesta de pescados es una extraordinaria vía de protección cerebral y vascular", sugiere Gaona.

Consumir dos cuadritos de chocolate oscuro y una copa de vino al día son otras de sus recomendaciones, así como la ingesta de suplementos de vitamina B, ácido fólico y Omega 3.

No encerrarse. "El contacto con el sol colabora con nuestros niveles de vitamina D, tan importante en la protección contra el Alzheimer y otras enfermedades. En el tiempo de ocio, puede aprovechar para ir a caminar a una plaza y ver la naturaleza".

Cultivar el vínculo social. Tanto cara a cara como por medios tecnológicos, interactuar con otros y conservar las amistades es fundamental. "Cerebro que se aísla, cerebro que se deteriora", apunta.

Dedicarse el tiempo libre. "Aunque es difícil, hay que buscar un tiempito para uno, no descuidar su propio aseo personal y mantenerse activo: si puedes, ve al gimnasio o haz actividades como bailoterapia, yoga o tai chi; muchas son gratuitas".

Despejar y ejercitar la mente. Los pasatiempos, los juegos en la computadora, los libros, la música y el cine en casa relajan y entretienen. "También existen muchos cursos de distintos temas por Internet, o a los que se acude una sola vez por semana o por mes".

Descansar y buscar la espiritualidad. "No cultives sentimientos de culpa, rabia, rencor y pesimismo, ni vuelvas la queja un hábito. Cultivar la fe, la oración, la meditación y la compasión es extraordinario para cuidar ese órgano físico y espiritual que es el cerebro. Aprecia la oportunidad que todavía tienes de compartir con tu ser querido y de darle tu cariño".