• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Clive Britcher: Un inglés que hace curry en el trópico

Clive Britcher | Fotografía: Mauricio Villahermosa

Clive Britcher | Fotografía: Mauricio Villahermosa

Cocinero y empresario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una noche, en su Inglaterra natal, Clive Britcher fue a una fiesta de venezolanos que le cambió el curso de su existencia. “Yo soy músico, daba clases de inglés en Londres y en esa época del ‘ta barato’ había muchos venezolanos allá”. Allí haría amigos, luego conocería a su actual esposa y hace 33 años estrenaría un nuevo destino en estas tierras. Comenzó dando clases, luego trabajando durante dos décadas en recursos humanos, hasta que un buen día decidió convertir su vocación por la cocina en modo de vida. “Decidí que era el momento de buscar mi pasión”.

En Caracas consiguió una pequeña cocina y se entregó durante dos años a perfeccionar sus recetas de picantes y chutneys. Salió a proponer sus productos Masala en bazares y una cadena de felices coincidencias lo llevó a estar en los anaqueles de varios supermercados. Cuando decidió que quería ofrecer cursos de cocina de la India y esas recetas a manera de catering, se estrenó con el primer encargo de notorias dimensiones.

A estas alturas se precia de tener más de 50 recetas de su autoría en las que combina ingredientes locales en preparaciones con raíces foráneas, 15 productos en anaqueles y una agenda de cursos que retomará este mes. Mientras, pone sobre la mesa un saldo a favor. “La mayoría de mis amigos son venezolanos. Me encanta el venezolano. Es muy particular. Son muy cálidos. Amables. Abiertos. Algunos dirían que frescos, pero esa frescura tiene una calidad que atrae”.

Desde su casa, cada mañana, ve Caracas a distancia y de fondo, el Ávila. “No me canso de verlo. Venezuela tiene una naturaleza extraordinaria y tenemos que aprender a sacarle provecho. He visitado los Andes. De Margarita conozco todas las playas. Y antes iba todos los fines de semana a Choroní. Allí salía al malecón. Hablaba con los pescadores. Las empanaderas”. Sus hijos se han ido. Él se queda. “Yo no me voy. Aquí me han tratado muy bien. No soy cocinero profesional y dicto charlas. Me entrevistan en televisión. ¿Cocinar comida india en Inglaterra? Eso sería una locura”.

"Soy músico de formación y otra cosa que me encanta es que aquí hay un talento musical extraordinario. No hablo solo de las orquestas. Hay una cantidad de talentos. En una fiesta, cualquiera agarra y toca un cuatro. He visto sacar arpas de la nada"