• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Chipi, la trompeta con garra

A sus 26 años revela un plan que le entusiasma | Foto: Mauricio Villahermosa

A sus 26 años revela un plan que le entusiasma | Foto: Mauricio Villahermosa

Es el hijo menor de una dinastía de músicos y uno de los ejecutantes más buscados para tocar géneros disímiles. Con su instrumento como musa y sustento, el versátil Gerald "Chipi" Chacón presenta su más reciente trabajo discográfico y cuenta cómo espera ampliar los gustos musicales de las nuevas generaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde lejos, parece un rockero o un cantante de ska. No lo es, pero podría serlo. Gerald "Chipi" Chacón es una antología andante de las armonías e influencias más dispares. Es trompetista de orquestas sinfónicas y ensambles clásicos. Descarga con la salsa. Su más reciente proyecto es un disco de jazz, uno de los géneros que más lo define. "Melodies for the Soul es una propuesta de jazz sinfónico con una orquesta de casi 50 músicos. Tiene canciones conocidas, estándares de jazz y composiciones propias, piezas de Quincy Jones, de Los Beatles y temas inéditos". Cuenta con la participación del saxofonista Bob Mintzer, la dirección de Andrés David Ascanio y está dedicado al maestro José Antonio Abreu.

Su padre, el bajista Gerardo Chacón, le coproduce este segundo álbum como solista. Fue precisamente él quien lo inscribió a los 5 años de edad en el núcleo de La Rinconada del Sistema para aprender teoría y solfeo. A los 7 años, "Chipi" quedó prendado de la trompeta. "Me encantó su sonido, su presencia, su fuerza". En la estacada quedaron las ilusiones familiares de que estudiara violín como el abuelo. "Mi hermano Eric escogió la flauta, que tiene un sonido más delicado. A mí me gustó lo que hacía más bulla".

Tanto le cautivaba el instrumento que reconoce que perdió interés en el colegio. "No me concentraba. Mi mamá me ayudó mucho, pero lo que yo quería era hacer música. Cuando me salía una ampolla en la boca, lloraba porque no podía tocar, pero aun así no hubiese preferido otra cosa. No me arrepiento de no haber jugado carritos ni Power Rangers". En su cuadra todavía lo recuerdan. "Tener de vecino a un aprendiz de trompeta es algo que no se olvida", acota con picardía.

En 2000, Chacón entró en la Orquesta Sinfónica Juvenil de Venezuela. Desde 2003 forma parte de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar más joven —la que dirige Gustavo Dudamel— y también integra el Ensamble de Metales de Venezuela, agrupación formada por José Antonio Abreu y el maestro alemán Thomas Clamor, trompetista de la Filarmónica de Berlín. El proyecto ha calado exitosamente en Europa y ya grabó un disco con el sello EMI Classics. Además, Chacón forma parte del European Brass Ensemble, en el que participan dos instrumentistas venezolanos. En septiembre grabará con ellos un nuevo disco en Alemania, con músicos de alrededor de 50 países.

Con mucho swing. Le cuesta llevar la cuenta de cuántos proyectos tiene bajo la manga. Una de sus compromisos favoritos ha sido colaborar con Salserín desde 2010. "Me encanta tocar con ellos porque son una banda increíble y muy profesional, de los mejores músicos jóvenes del país". El trompetista tachirense también ha participado en la grabación de los tres últimos discos de Rafael "el Pollo" Brito, en las producciones de Rock & MAU y en conciertos y grabaciones de artistas como Gilberto Santa Rosa, Cheo Feliciano, Oscar D'León, C4 Trío, Isaac Delgado, Guaco y Chino y Nacho. "Por eso me gusta estar al día con lo que se está trabajando en distintos géneros. Investigo cómo se está tocando la salsa ahorita en Puerto Rico, qué tipo de arreglos de jazz se están haciendo en EE. UU. y así sucesivamente. Si alguien me llama para su proyecto, de esta manera puedo ofrecerle un sonido más actualizado".

Desde hace 4 años, es imagen de la marca austríaca Schagerl (casa que elabora a mano sus trompetas) y recientemente firmó un contrato con el sello internacional EBD Records para la distribución en línea de dos de sus producciones como solista. No tiene previsto abandonar su atril en la Sinfónica Simón Bolívar. "Si veo que se me hace imposible por razones de tiempo lo consideraría, pero no dejaría de formar parte del Sistema; buscaría alguna otra manera de participar porque fue algo que cambió mi vida. Con él he logrado llevar nuestra música a muchos países y es algo a lo que aspiro seguir haciendo".

A sus 26 años revela un plan que le entusiasma. "En un tiempo me gustaría presentar una propuesta de pop con toques de soul y jazz. Me veo como cantautor haciendo temas que hablen del amor y que aunque tengan una intención comercial, ofrezcan de fondo un contenido musical muy rico en armonías y ritmos. Quiero atrapar a las personas de mi generación y engancharlas; llenar un Poliedro con gente que me conozca por ese trabajo y aprovechar ese interés para atraerla a un concierto de jazz a casa llena. Esa sería mi manera de culturizar a la gente de mi edad, de hacerlos escuchar otras cosas". La estampa la tiene. El potencial, sin duda, también.

Jazz para el alma


El sábado 6 de junio a las 7:00 p. m. será el concierto de bautizo de su álbum Melodies for the Soul, en el Centro Cultural BOD, de La Castellana. "Quiero que el público pueda disfrutar del disco completo, con una orquesta un poco más reducida que la que participó en la grabación, pero tan grande como el espacio permite para recrear ese sonido".

Rafael "el Pollo" Brito, Eduardo Rodríguez Giolitti, Juan Ángel Esquivel y Eric Chacón (su hermano) serán algunos de los invitados. Las entradas están a la venta en www.ticketmundo.com y en las taquillas del teatro.

"Soy papá de una niña de 7 meses: se llama Samantha y es lo más bello que me ha pasado. La vuelve loca la percusión. Si quiere ser baterista no tengo ningún problema, siempre que la batería se la cargue otro"