• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Centinelas del pasado

Derbys López en El Calvario / Mauricio Villahermosa

Derbys López en El Calvario / Mauricio Villahermosa

En un país en el que la supervivencia del patrimonio arquitectónico y artístico se enfrenta a enormes desafíos, no faltan proyectos emprendidos por particulares que están dispuestos a defenderlo y divulgarlo. Estos son algunos de esos tenaces cuidadores que han asumido como causa propia su difusión

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

DERBYS LÓPEZ, DIRECTOR DE FUNDHEA
Cuando el paramédico y rescatista Derbys López revelaba por casualidad algunos de sus conocimientos sobre el cerro el Ávila, enseguida se daba cuenta de que sus relatos, en lugar de saciar la curiosidad de sus oyentes, solo la alimentaban más. Fue así como detectó que eran muchos los vacíos para apreciar esa historia desconocida y decidió tomar cartas en el asunto.

Activa desde 2007, Fundhea (Fundación Historia, Ecoturismo y Ambiente) es una asociación civil que ha orientado sus esfuerzos hacia la investigación y promoción del patrimonio cultural del Distrito Capital y del estado Vargas.

Por medio de visitas guiadas a escenarios tan diversos como los fortines del Ávila o el mausoleo del Dr. Knoche —el científico alemán que se hizo célebre por sus investigaciones en técnicas de embalsamamiento—, las veredas de La Guaira o los jardines de El Calvario, no son pocos los lugares que cobran vida bajo su narración. Son once las rutas ecopatrimoniales con las que López quiere compartir con propios y extraños el pasado de los lugares visitados con el apoyo de sus respectivas comunidades.
Pronto la singular historia migratoria de la Colonia Tovar se sumará a estos paseos.

“Mucha gente ha crecido con la idea de que la historia es un ladrillo de guerras, nombres y fechas, pero lo que realmente nos interesa es que la gente asimile la importancia de ese lugar de una forma amena. Parte de nuestro objetivo es también que ese interés en aprender se traduzca en beneficios para las personas que hacen vida allí. Lo que buscamos es una integración en la que todos ganen”.

Contactos:
fundhea@hotmail.com
Web: www.fundhea.blogspot.com
Facebook: Fundhea.
Twitter: @fundhea


RAFAEL Y ÁNGEL TERÁN, DIRECTORES DE FUNDACIÓN MEDIARUM
Cuando Rafael y Ángel Terán se preguntaban cómo usar de otra manera sus conocimientos sobre tecnologías educativas, no tardaron en descubrir que la investigación patrimonial era un terreno fértil. Así nació la Fundación Mediarum (Memoria Digital Idearum), que desde 1997 se aboca al registro y documentación multimedia de los bienes patrimoniales de Caracas.

“Decidimos empezar por explorar la riqueza histórica de la serranía del Ávila”, explica Rafael Terán. Historia y actualidad  del Camino de los Españoles en el Ávila ganó el premio Monseñor Pellín en 2000 como CD-ROM del año. Le siguió Caracas, museo a cielo abierto, una investigación sobre más de 400 obras de arte público.

“Catalogamos 280 de ellas con sus autores, características, materiales, y la localización de cada obra en mapas interactivos”.  Esta producción multimedia contó con una distribución gratuita de más de mil ejemplares a bibliotecas de instituciones educativas, con charlas ilustrativas y otros materiales de apoyo.

El año pasado presentaron Espacios Patrimoniales Protegidos, una metodología de conservación y resguardo de obras de arte público con la que ganaron en la mención de Emprendimiento Social del Concurso Ideas 2012. La premisa de sus proyectos es clara e incuestionable. “Cuando no sabes que algo existe ni por qué vale, no lo cuidas”.

Contactos:
fundacionmediarum@gmail.com
Web: www.mediarum.com.ve
Twitter: @arteciudades


STEFANY DA COSTA Y ADRIANA ARIAS, CREADORAS DE URBANIMIA
Con ellas hay quien se atreve a lo impensable. “Hay gente que nunca ha visitado ciertas zonas de Caracas porque siente que allí no tiene nada que buscar, pero cuando la guías con confianza y le muestras lo sabrosos e interesantes que pueden ser los cuentos detrás de ese lugar, esa resistencia cede enseguida. Quizás lo que la gente más aprecia es esa oportunidad de ver y caminar la ciudad con otros ojos”.

Adriana Arias y Stefany Da Costa —ambas licenciadas en Arte, con maestrías en Promoción Cultural y Análisis del Discurso— son las creadoras de Urbanimia, un proyecto que desde 2012 tiene como fin revelar con visitas guiadas las pequeñas y grandes historias de Caracas.
Con rutas a pie aptas para todo público, se han dado a la tarea de que un creciente número de caraqueños se aventuren a conocer la historia tras los nombres de sus esquinas, a recorrer con contexto los pasillos del Mercado de Quinta Crespo o a pasear sin apuros por el casco histórico de Petare.

Ambas dan fe de que solo a través de la difusión del valor patrimonial puede lograrse la conciencia que se requiere para cuidarlo. “Cada vez que terminamos una ruta, siempre hay alguien que nos dice que ha pasado por ahí todos los días sin darse cuenta de lo que le rodeaba y que de repente siente una afinidad nueva hacia ese espacio”, explica Da Costa.

Presenciar cada reconciliación contagiosa con la ciudad es su mayor recompensa. “Es maravilloso saber que no somos las únicas locas que la amamos, y sobre todo que además podemos compartir ese amor a nuestra manera”.

Contactos:
info@urbanimia.com
Web: www.urbanimia.com
Twitter e Instagram:
@urbanimia

ANA MARÍA REYES, PRESIDENTA DEL CENTRO UNESCO-CORO
“El requisito principal fue un informe justificativo que hicimos sin dinero, sin experiencia y en un mes. Se lo dimos a José Antonio Abreu, el ministro de Cultura en esa época, y él lo entregó a la Unesco en París. Si me preguntas ahora, 20 años después, no sé cómo lo hicimos.

Estábamos locos”.
Así, entre risas, recuerda la socióloga y antropóloga Ana María Reyes uno de sus grandes logros en la cruzada de proteger el pasado cultural de Venezuela: ella fue una de las responsables de que Coro y el puerto de La Vela fueran nombrados patrimonio cultural de la humanidad por la Unesco.

“La prioridad era que declararan a Coro, porque La Vela estaba en mejores condiciones, pero cuando el comité evaluador vino a hacer la revisión, precisamente por eso nos dijeron que sin La Vela no entraba Coro. Así clasificaron las dos bajo el criterio de técnicas constructivas”. Coro y La Vela se distinguen por sus casas de barro, que combinan la influencia de la arquitectura española, indígena, africana y antillana.

Sin embargo, la lucha de Reyes no ha terminado. “Una pensaría que después de la declaración todo iba a mejorar, mas la situación de Coro ha empeorado con los años. A pesar de que hay un marco legal que protege esas construcciones, las tumban de todos modos o las restauran con materiales inadecuados”.

Para Reyes, el eje Coro-La Vela debería ser reconstruido con sus técnicas originales. “En 2011 restauramos 47 casas y faltan más de 400. Con voluntad y los recursos se podría hacer perfectamente y la construcción con barro es una tradición técnica que aquí se sigue conservando. No sé cómo ni cuándo, pero yo estoy convencida de que eso va a pasar”.

Contactos:
anamariareyeslo@gmail.com
Teléfono: (0416) 263 5326.

HANNIA GÓMEZ, PRESIDENTA DE LA FUNDACIÓN DE LA MEMORIA URBANA
Desde su tribuna como crítica de arquitectura, Hannia Gómez se preguntaba qué se podía hacer para no desfigurar arbitrariamente la personalidad arquitectónica de Caracas. Cuando fue demolido el edificio Galipán de El Rosal, construido en 1952, se decidió a crear una fundación que inventariara todo aquello que no mereciera reducirse a escombros.

“Nuestro objetivo desde hace 13 años es realizar un registro científico y profesional que sustente la defensa de ese legado arquitectónico, lo documente a través de catálogos y libros y contribuya a alimentar la construcción de la ciudad de una manera más ordenada. En la Fundación de la Memoria Urbana, más que proteger edificios o bienes puntuales, nos interesa destacar la configuración que todos esos elementos componen. No se trata de resguardar solo la fuente de la plaza Altamira, por ejemplo.
Los edificios que la rodean también forman la identidad de ese contexto urbano”. Gómez, arquitecta y diseñadora urbana, también conduce el capítulo venezolano de Docomomo, una fundación internacional que aboga por la protección del patrimonio del siglo XX.

“En toda Venezuela hay grandes tesoros patrimoniales. El problema es que de la ignorancia viene el desprecio. A Caracas la están tumbando toda a pesar de que existe una ley de patrimonio y hay que tratar de detener ese holocausto arquitectónico que está destruyendo nuestra memoria. Tenemos que luchar contra ese ensimismamiento balurdo y lo haremos hasta que Dios nos dé vida”.

Contactos:
 fundamemoria@gmail.com. Web:
http://fundamemoria.blogspot.com
Twitter: @fundamemoria