• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Caracas desde arriba

Caracas desde arriba / Mauricio Villahermosa

Caracas desde arriba / Mauricio Villahermosa

Muy pocas personas tienen la posibilidad de cruzar el cielo capitalino a diario, y menos aún son quienes pueden hacer de ello su trabajo y apostolado. Renato Yánez, locutor de Traffic Center, cuenta los gajes de un oficio en el que puede observar, de manera privilegiada, los intríngulis de una ciudad saturada de tráfico y peatones desamparados, pero también de una Caracas que se refugia en la vista al Ávila para tomar un respiro y continuar su lucha

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jamás, jamás, por ninguna circunstancia pueden pasar detrás del helicóptero”. La primera advertencia de vuelo queda muy clara para los iniciados. Lo que al principio suena como una superstición aérea, es más bien una instrucción de seguridad que es repetida varias veces junto al resto de las disposiciones: “Si se marean hay bolsas, pero seguro no se marean”, dicen esperanzados. “Si se abren las puertas en pleno vuelo, no intenten cerrarlas”, agregan. Una cosa queda muy clara desde el principio: volar en helicóptero es un asunto serio y muy, muy delicado. Para quienes su trabajo es ese no hacen más que desafiar las probabilidades.

A las 7:02 a. m. el helicóptero de Traffic Center alza vuelo desde la base aérea de La Carlota y, dirigido por el piloto Bogdan Pantic, el locutor Renato Yánez se alista para hacer la primera de tres transmisiones diarias. Una mañana soleada y el comienzo de las vacaciones escolares prometen una jornada suave para los conductores de la ciudad. Sin embargo, Caracas siempre está presta para sorprender.

“Hay que aprovechar la Río de Janeiro. Está muy bien en estos momentos”, informa Yánez a los radioescuchas, mientras la ciudad termina de despertarse con los rayos matinales. Ya pueden divisarse sin problemas las vías de la ciudad y tanto el piloto como el locutor están perfectamente ubicados. Si bien es fácil identificar algunos puntos icónicos de la ciudad, una vez que se deja atrás la ubicación espacial se torna difícil para quien no tiene experiencia. Yánez lo recuerda bien: “Yo conocía mucho Caracas, pero igual pasé por un período de entrenamiento para hacer Traffic Center. Contrataron a Germán Blanco, una leyenda de los reportes de tránsito con la Tango Tango Fox, un Cessna 172 que sobrevolaba Caracas para hacer los reportes en los años setenta. Me costó mucho el centro de la ciudad y estudié las esquinas con los libros de Carmen Clemente Travieso. Lo más difícil es ubicarte en los puntos cardinales”.

Mientras tanto, los que iban ese jueves en la mañana por la avenida Francisco de Miranda, a la altura del Museo del Transporte, se encontraron con un embotellamiento. “La avenida Sucre de Los Dos Caminos es buena opción”, describe el futuro piloto al público que día a día utiliza su programa radial como una guía para pulsar el tráfico caraqueño, y que seguramente ya no recuerda que un cráter gigantesco lo hizo debutar oficialmente hace siete años reporteando desde el aire: “La primera vez que me tocó hacer el reporte fue de viernes para sábado. Se había formado un hueco enorme en la Autopista Regional del Centro. Logramos aterrizar en la autopista, entrevistar a las autoridades. Ese incidente bloqueó totalmente el acceso a Caracas y fue un tubazo”, recuerda el locutor, que comenzó en la radio hace dos décadas.

Una usuaria reporta vía Twitter que al parecer hay un semáforo dañado en la avenida Libertador. Yánez hace el respectivo llamado a las autoridades para que verifiquen y solucionen el problema, para luego informar sobre lo que parece ser una unidad de transporte público accidentada a la altura de La Yaguara y una fuerte cola en la avenida San Martín. En menos de 20 minutos se ha cruzado la ciudad de este a oeste y se puede divisar al menos una parte  del estado Vargas. El centro de la ciudad no se ve tan caótico desde arriba, pero la saturación del parque automotor es evidente en toda Caracas.

No obstante, el tráfico en la capital no sólo tiene que ver con la cantidad de carros, que ciertamente es excesiva, sino con un triángulo que se completa con la ausencia de planificación y la falta de educación vial: “Para muchos, el carro es visto como símbolo de libertad, pero la forma de conducción del caraqueño es complicada. Creemos que el canal de al lado va más rápido y eso demuestra la falta de avance cultural. Aquí hay un problema serio de educación vial, del crecimiento del parque automotor, de la población, no se amplían las vías. Hemos visto voluntad de parte de las autoridades, pero hace falta seriedad y continuidad. Se atiende con base en la emergencia y no en la prevención”.

Donde el inexperto ve una “cola”, Yánez ve una “fuerte congestión en la vía hacia La Guairita”. La avenida Río de Janeiro, que antes estaba vacía, ahora presenta un fuerte retraso, mientras un choque de cuatro vehículos hace de las suyas en la ruta del túnel El Paraíso-El Valle. En la Valle-Coche un carro está estacionado en el canal rápido: “Vamos a darle el beneficio de la duda y a pensar que está accidentado”, concluye el locutor. Después de más de una hora de vuelo, a las 8:20 a. m., el reporte del tránsito finaliza con una invitación a usar el cinturón de seguridad y a recordar que el peatón es la prioridad. El Ávila se mantiene despejado, sereno y vigilante ante una ciudad que no descansa y unos habitantes que deben aprender a convertirse en ciudadanos de una urbe que lo único que pide es un poco de orden ante tanto caos.

Motorizados a la vista

El problema de los motorizados en Caracas es controversial. El incremento vertiginoso del parque de motos en el país y la falta de educación vial son un cóctel peligroso en las vías. Renato Yánez ha podido ver muchos episodios desde el aire que así lo confirman: “Hay mucha gente decente que usa la moto porque es un medio muy versátil, pero no podemos negar que existen abusos de gran parte de los motorizados. No hay una nomenclatura que te diga cuántos motorizados hay en Caracas, hay líneas de mototaxis que quieren hacer un cambio, pero hay chamos que pasan de la patineta a la moto y no tienen educación vial, andan a 80 km por hora por la autopista sin frenos ABS. Si un conductor abre una puerta, o se cambia de canal, ocurre un accidente. Hay que regularizar el tránsito de los motorizados”.

Renato Yánez, locutor del programa radial Traffic Center, da algunas claves para intentar sortear el tráfico caraqueño:

Conocer la zona de residencia y trabajo: “Hay gente que no sabe que tiene otras opciones además de las vías habituales. Es importante conocer rutas alternas”.

Infórmese: “Antes de salir, es importante escuchar la radio, revisar las redes sociales. Muchos se meten en colas innecesarias por falta de información”.

Salir temprano: “Es difícil para quienes viven en ciudades satélite, pero siempre es un buen consejo. Planificar la ruta también es importante”.

Llámelo peatón

Aunque el reporte del tráfico beneficia principalmente a los conductores, los peatones también sufren los embates de las colas caraqueñas: “El peatón tiene la prioridad, siempre lo vemos. Ser peatón en Caracas es muy difícil, hay muchos arrollamientos, no sólo por los carros, sino que ahora también tienes el riesgo de ser arrollado por una moto. Siempre estamos pendientes de las intersecciones. En Traffic Center hicimos una campaña para que pintaran el rayado que está frente al centro comercial Concresa”, explica Yánez.