• Caracas (Venezuela)

Todo en Domingo

Al instante

Bodas con buen gusto

Es fundamental que el vestido se adecúe a la personalidad de la novia y que esta no se deje llevar solo por las tendencias | Foto: Maïté Domec

Es fundamental que el vestido se adecúe a la personalidad de la novia y que esta no se deje llevar solo por las tendencias | Foto: Maïté Domec

El esmero en los detalles es fundamental al organizar el día más esperado por los futuros esposos. Varios expertos comparten las claves para una boda sofisticada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Invitaciones

Con antelación. Un mes antes de la boda se tiene que empezar a enviar las invitaciones. Estas deben cumplir con ciertas características esenciales: formato grande, color blanco, letra estilo inglés y negra, escrita a mano, nunca a computadora. Al dirigirla a una pareja, no es educado omitir el apellido de la esposa, asegura Hortensia Orsini, directora del Instituto de Protocolo y Etiqueta de Caracas. Aunque se trate de un familiar o de un allegado de confianza, no deje de mandarla alegando que se acabaron. Se suele envolver en celofán para protegerla del sucio o impedir que se maltrate, pero tenga presente quitar la envoltura al entregarla; de no hacerlo, la invitación pierde elegancia.

La abreviatura francesa R. S. V. P. (con el significado de Responder, por favor) en la tarjeta, indica que debe confirmarse la asistencia al evento, ya sea por teléfono o por e-mail , datos que tienen que estar en la invitación.

   


No pida regalos. No es bien visto que los novios pidan dinero para su boda, y en el más estricto protocolo, tampoco incluir tarjetas de lista de obsequios, afirma Orsini. Si el invitado desea hacer un regalo, resulta más apropiado contactar por vía telefónica o correo a los padres y preguntar sobre gustos o necesidades. Después de la celebración, los esposos no deben olvidar agradecer a los invitados la asistencia a su boda o el recibimiento de algún obsequio.

Maquillaje

Hidratación. Una semana antes de la ceremonia se aconseja que la novia se aplique un tratamiento para hidratar su rostro. Hacerlo con menos tiempo de anticipación contribuye a que los poros se abran. Incluso, hasta el día de la boda procure usar vaselina o crema hidratante en los labios. Una semana antes, la novia también debe hacerse el delineado de las cejas para que luzca aún mejor el maquillaje, sugiere el experto Giovanni Laguna.

Hacer pruebas antes de la boda. No solo es una forma de entablar empatía con el maquillador y escoger el tipo de maquillaje acorde a su estilismo; también, para evitar reacciones alérgicas a algún producto el día del evento. Este mismo paso se recomienda con el estilista.

No recargar. Escoja colores pasteles, tonalidades tierra o doradas.

Cuide los retoques. Es importante contar con un labial y polvo traslúcido para reaplicar durante la fiesta y la sesión de fotografía. Se aconseja comprar el mismo tono de labial con que la novia sea maquillada para que luzca siempre el mismo color.

Giovanni Laguna

Instagram: @GiovanniLagunaa

lagunamakeup@hotmail.com

Vestido

Estilo propio. Es fundamental que el vestido se adecúe a la personalidad de la novia y que esta no se deje llevar solo por las tendencias. "No siempre lo que está a la moda, queda bien", asegura la diseñadora María Moschiano. De ahí la importancia de incluir en una lista lo que realmente se desea para el vestido y contar con la asesoría de un profesional, mínimo tres meses antes de la ceremonia.

Diseño armonioso. La experta hace hincapié en que un vestido debuen gusto debe ser femenino, sin carecer de volumen, incluso en las partes voluminosas, y con una caída sublime de principio a fin. También debe ser funcional y que tampoco haya división entre la orfebrería y el calzado, el cual tendrá que ser cómodo aunque sea de tacón alto.

Cautela con los escotes. La novia debe utilizar un vestido sensual pero teniendo cuidado con la delgada línea de lo grotesco, asevera. Se deben evitar los escotes muy pronunciados en la parte del busto y la espalda.

María Moschiano

Twitter @moschianomoda

Página web: www.mariamoschiano.com

   


En la fiesta

Recibimiento y despedida. Asistir y no ser recibido por los novios puede ser tan desagradable como llegar a una casa sin ser atendido por los anfitriones. Hortensia Orsini, asesora en protocolo, explica la llamada "línea de recibimiento", en la que se ubican de manera intercalada los padres de los novios y la pareja en el medio, con el fin de saludar y dar la mano a los invitados a medida que llegan.

Ya dispuesto para marcharse, no es necesario que el invitado anuncie a todos que se despedirá de los agasajados, lo que muchas veces motiva a otros a irse. Existe la llamada "despedida a la francesa", que consiste en una retirada discreta y prudente que la pareja, ocupada en su fiesta, le agradecerá.

El brindis. Este siempre debe ser dirigido por el padre del novio, quien expresa unas breves palabras en honor de la pareja. Acto seguido alza la copa y bebe, lo que debe ser replicado por el resto de los invitados. No se recomienda alzar las copas y chocarlas, pues incentiva el desorden en ese momento. No luce nada elegante un hermoso centro de mesa rodeado por botellitas de soda y bebidas alcohólicas. Tampoco se recomienda servir solo whisky. Preferiblemente se debería ofrecer vino y champán, sugiere Orsini.

Hortensia Orsini en Twitter:

@HortensiaOrsini

@ProtocoloIPE

Catering

Programar el servicio de comida. Con el fin de que haya más organización, se sugiere seguir un protocolo para servir al comensal. Para esto, se empieza con pasapalos fríos; por ejemplo, unos bocados de queso de cabra con tomates secos y cebollas caramelizadas, dice Matilde Veneziano, directora de Veneziano Gourmet. El servicio puede continuar con dos o tres pasapalos calientes, si además ofrecerá platos pasados, para luego disponer las estaciones de comida.

Paladares satisfechos. La cantidad de lo que se sirva dependerá de la duración del evento. Si será hasta el amanecer prevea un desayuno, probablemente con platos tradicionales como arepitas, cachapas o empanadas. Cuando solo se ofrezcan pasapalos se aconseja como mínimo 25 por persona.

Incluya los miniplatos. Las pequeñas porciones de platos son una buena opción en su evento. Acá se incluyen ciertos tipos de pasta, risottos y carnes. Si se sirve en un área lounge o mesa coctelera prefiera aquellos que se puedan degustar únicamente con tenedor como ensaladas, tortelones o raviolis. No se recomiendan pastas largas con salsas que tienden a salpicar. "Siempre procure que la gastronomía esté en movimiento, que esta vaya a donde el comensal y no al revés", agrega la planificadora de bodas María Sol de Graziani.

Se recomienda servir la comida mientras esté el DJ y no durante la música en vivo, cuando generalmente los invitados están bailando.

Considere los gustos de sus invitados. Para el servicio de comida tome en cuenta si alguno de los asistentes es alérgico a algún alimento o si solo gusta de determinada bebida. Igualmente, asegúrese de contar con stock suficiente. De esta forma nadie se sentirá desatendido.

Sin tropiezos. "¡Permiso, permiso!", exclama el mesonero con bandeja en mano, a la vez que esquiva a los invitados. Para evitar estos inconvenientes es importante una colocación estratégica del mobiliario para que se pueda transitar, y así impedir tropiezos entre los asistentes y confusión entre los mesoneros, asegura De Graziani. Sugiere la ubicación de barras de bebidas, incluso dos: una cerca de la pista de baile y otra en un punto opuesto a la tarima. Esto, además, optimiza el trabajo de los mesoneros.

Veneziano Gourmet

En Instagram y Twitter:

@venezianogourmet

María Sol de Graziani:

mariasol54@gmail.com

   

   

  

Tortas

Con antelación. Mientras más tiempo disponga para elegir el pastel, mucho mejor, asegura la repostera profesional Josefa Carrillo. Ello permitirá asistir a degustaciones y probar rellenos y combinaciones.

Menos es más. Una torta elegante no es la más ostentosa. Con un diseño sencillo puede ser llamativa y vistosa. No la recargue de accesorios ni exagere en la cantidad de rellenos, aconseja Carrillo.

Dulce celebración. No olvide poner una mesa solo para dulces. En estas abundan chocolates, chupetas, candy bar con caramelos de colores, mazapanes, etc. El cálculo promedio es de entre 5 y 6 dulces por persona.

No se estila. El momento de picar la torta es importante. En lugar de dejarlo para el final, antes de que partan los invitados, puede servirla poco antes de la Hora Loca. Si los nuevos esposos desean morderla para fotografiarse, se recomienda hacerlo en una pequeña torta hecha para ese instante, no en la que se ofrecerá a los asistentes. No se estila el dije dentro, ya que se entrega a la ganadora del buqué, agrega Carrillo.

Josefa Carrillo

Instagram: @carrilloreposteria

Twitter: @tortascarrillo


Fotografías

No escatime. Si en algo no deben ahorrar los futuros esposos es en la fotografía. "Son el recuerdo que queda luego de la efervescencia de los preparativos del matrimonio. Incluso en tiempos de crisis, se debe tener en mente que lo barato puede resultar muy caro", asegura MaïtéDomec, profesional en fotografía documental.

Puntualidad. Domec aconseja a las novias estar listas a la hora indicada por el fotógrafo para evitar cualquier preocupación antes de la ceremonia, pues esto se refleja en el rostro. Es muy importante seguir la pauta fotográfica. Los esponsales deben tener a mano elementos para fotografiar, como anillos de boda, de compromiso, la tarjeta de invitación, el buqué y los zapatos. Procure que el maquillador y estilista acompañe a la novia durante la sesión fotográfica y dé los últimos toques, justo antes de ir a la iglesia.

Luz natural. Son preferibles las bodas de día, en locaciones como jardines, casas coloniales, museos abiertos y la playa, donde abunda la luz natural que aporta suavidad y delicadeza a las tomas. Por el contrario, el flash tiende a endurecer los rasgos de las personas, por mucho que se quiera evitar.

Descanso previo. Es importante dormir muy bien la noche antes del matrimonio. De esta manera, la piel estará fresca, carecerá de ojeras y ojos hinchados y los músculos faciales estarán relajados, por lo que las expresiones serán más suaves y naturales, asegura la fotógrafa.

El fotodocumentalismo. Comenzó como una tendencia, pero en la actualidad es muy natural que los esponsales documenten fotográficamente cada invitado, momento y elementos del evento, todo de forma genuina, agrega Domec. Es fundamental el buen tino del profesional para captar esos momentos y cuidar detalles.

Maïté Domec

Instagram: @maitedomecfotografia

Twitter: @maitedomec

   


No olvide

Contar con un planificador de bodas de confianza

No es solo una persona con experticia en proveedores, locaciones y presupuestos; es un asesor, un planificador de tiempos, un conciliador y, a la vez, un amigo. "El weddingplanner maneja sentimientos y está ahí para levantar el ánimo a las novias cuando lo único que quieren es llorar", asegura Maria Sol de Graziani, que ejerce este oficio desde hace más de 15 años.

Asertividad en los gastos. Implica el equilibrio en todos los detalles, incluyendo la gastronomía, la decoración y lo que se ofrecerá a los asistentes. "De nada sirve un cotillón espectacular para la Hora Loca cuando no hay suficiente comida o bebida", asegura De Graziani.

Armonía de colores

La experta recomienda la web

www.theperfectpalette.com, en la que se pueden probar tonalidades y combinaciones. Un punto importante puede ser colocar servilletas de los colores elegidos tanto para los pasapalos como en la barra de bebidas, lo que demuestra el cuidado de los detalles.