• Caracas (Venezuela)

Thays Peñalver

Al instante

Elecciones del 6-D: empate o mayoría simple

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En este escenario del 6 de diciembre la oposición se inicia ganando y como favorita por primera vez en su historia. También parte de una realidad, no puede perder las circunscripciones que ha ganado tradicionalmente, por lo que solo puede aumentar su caudal de diputados, mientras el gobierno solo puede perderlos. Ahora bien, ¿cuántos y de qué manera? Comencemos por Amazonas, de acuerdo con mis impresiones, el gobierno perdería un diputado, alcanzando la oposición el diputado 63 y posiblemente la circunscripción que hoy está empatada, digo posiblemente porque ganará quien logre la mejor movilización y, en este caso, la ventaja la tienen los alcaldes del PSUV.

Anzoátegui, con una mayoría de votos aplastante, vuelve a darle a la oposición los diputados que tiene. En Apure se contará con el mismo diputado lista, pero aún sigue siendo muy duro de roer para la oposición, así que lo veo igual que hoy, aunque con un aumento significativo de votos opositores. Aragua por primera vez tendrá mayoría en lista, pero será el ejemplo claro de una representatividad absurda, la oposición llegaría con un diputado con 240.000 votos y el gobierno contará con 3 que quizás no sumen esa cantidad de votantes y con uno más regalado por el CNE. En Barinas, como en Apure, la oposición la tiene muy difícil, por lo que le doy al gobierno la misma cantidad de diputados.

En Bolívar ocurre el mayor cambio histórico de correlación de fuerzas. La oposición, por primera vez, es mayoría aplastante desde 2013, no solo gana numéricamente, sino que el gobierno pierde los 2 diputados de la circunscripción 1 y los 3 de la circunscripción 2, por lo que con Bolívar la oposición podrá tener 5 nuevos representantes para un total de 69. En Carabobo la oposición ostentaría, sin lugar a dudas, la mayoría de los votos y conservará sus diputados, las circunscripciones del gobierno aunque se achicara la diferencia son de muy difícil pronóstico porque están centrados en el grueso de las nóminas del gobierno central, regional y municipal, por lo que su poder de movilización es en efecto enorme. Cojedes es el tercero de los “estados imposibles”, su altísima dependencia de los dineros públicos ha hecho siempre muy difícil generar un liderazgo opositor en las 2 circunscripciones.

Delta Amacuro (y el resto de las comunidades y representantes indígenas) ameritan una revisión exhaustiva. Porque en estas se acumulan el mayor número de mesas con 100% de electores que votarán por Maduro y no pocos sospechan que allí seguramente estará la trampa. La irregularidad más difundida de todas es la de una escuela bolivariana en Machiques donde los 692 electores votaron por Maduro. Todos los miembros de mesa son de apellido Romero y al menos 400 votantes también se apellidan Romero. ¡Allí está la trampa!, gritan muchos, pero no, el problema es mayor, pues se trata de la familia del cacique Sabino Romero, el famoso caso de los yukpas aupados por Hugo Chávez en sus luchas a muerte en 2008. Hugo Chávez luego de aquellas matazones, expropió las haciendas en conflicto, para así: “Liberar la zona yukpa de productores que se mantenían en conflicto con los camaradas indígenas”, pero hasta hoy no les ha entregado la propiedad. Mientras dure ese proceso de entrega de tierras y “bienhechurías” (construidas por los productores) el 100% de los yukpas votará por Chávez, Maduro o por el “caballo del César” si se lo ponen de candidato. Lo mismo ocurre con las mesas electorales de los waraos de Delta Amacuro y las mesas electorales de los indígenas pume de Palmarito, Los Médanos o Fruta de Burro. El resto es movilizado por las estructuras creadas por el gobierno y por eso es muy difícil que la oposición gane en Delta Amacuro; sin embargo, la crisis económica es de tal magnitud que por primera vez se acercaran los números peligrosamente.

En Distrito Capital la oposición volverá a ser mayoría y desde 2014 está ganando la circunscripción número 2 (Serra), mientras que hoy, producto de la crisis tiene empatada, con ligera ventaja, la número 5, por lo que puede alcanzar con estas victorias 72 diputados y en mi opinión incluso podría ganar la número 4, pero la voy a dejar tentativa. En Falcón la circunscripción número 2 la tiene ganada la oposición aunque por mínima diferencia, el resto son movilizaciones que puede ganar el gobierno por la mínima. Sería entonces el diputado 73. Hablar de Guárico es hablar de otro de los estados imposibles para la oposición, por las mismas razones de Apure y en los que también le regalaron un diputado al gobierno. Lo que nos lleva a Lara, un estado que ha cambiado dramáticamente y donde numéricamente la oposición obtendrá una mayoría aplastante de votos, pero no necesariamente diputados, pudiendo ganar la circunscripción número 1 hoy empatada con ligera ventaja opositora la que pondré tentativa, pero la oposición va dividida en la única que gana con contundencia. Lo que sería un verdadero desastre.

Nueva Esparta proporcionará un diputado más a la oposición. De Mérida emergen los diputados opositores números 75 y 76, por las circunscripciones 1 y 4. Mientras que la circunscripción 2 está técnicamente empatada, cualquiera se la puede llevar (tentativo), mientras que, de la también aguerrida Táchira, emerge la absoluta mayoría con la ansiada circunscripción 3 que le garantizaría a la oposición el representante numero 77. En Trujillo, otro estado muy difícil para la oposición, la única complicación para el gobierno es la circunscripción 2, hoy empatada y de donde podría emerger un opositor, al que pondré tentativo y sería una sorpresa que cambiara la correlación en Vargas, porque es un estado dependiente de los recursos del poder central y donde han estado ubicándose los mayores recursos para garantizar un apoyo de casi 70% al gobierno. De Yaracuy emerge el diputado opositor número 78 gracias a la circunscripción 2 que hoy gana la oposición.

Y cerramos entonces en el Zulia, donde la oposición obtendrá la aplastante mayoría y el gobierno peleará solo 2 circunscripciones (2 y 3) de donde emergerá el representante número 79. Por lo tanto, si las elecciones fueran hoy, el gobierno procuraría lograr una máxima movilización y una mínima abstención, la oposición hubiera llegado con un mínimo de 79 y un máximo de 84 curules a la Asamblea, lo que es igual a entre 48% y 51% de las curules (quitando a los representantes indígenas) lo que hubiera sido un empate técnico entre las 2 facciones (gobierno y oposición) mientras que la llave la hubieran tenido los representantes indígenas.

Digo hubieran porque existe un pequeñísimo inconveniente. Ahora usted debe restarle curules a la oposición y aumentárselos a los chavistas. Pues la oposición pierde un diputado salidor Distrito Capital y otro en Miranda, porque lo que ocurre en ese estado tras el robo descarado de un diputado opositor se traduce en una catástrofe. Ya era ridículo que la circunscripción 3 con 310.000 electores llevara a un diputado opositor, mientras que la 4 con miles de electores menos llevara a 2 diputados chavistas, pero en estas elecciones 700.000 electores escogerán 2 diputados que serán opositores y apenas 300.000 escogerán otros 2 que serán chavistas. A esto se le añade la circunscripción 6 que llevará otro chavista al Parlamento porque sus 275.000 electores en actas podrán escoger, gracias a la faraónica tramposería (aceptada), un diputado chavista más.

Dejé también aparte Monagas porque es un estado en el que una sola circunscripción de apenas 389.000 electores saca 3 diputados chavistas y para colmo una circunscripción de 200.000 electores esperados podrán escoger 2 diputados. Dejando claro que si usted vive en Monagas tiene más derechos políticos que si vive en cualquier otro estado, porque 250.000 electores esperados en unas 10 circunscripciones opositoras con el mismo número de electores solo podrán escoger uno. Así que, gracias a esta tramposería, es muy difícil que se pueda contar con 51% de las curules en la próxima Asamblea, a menos que ocurra una debacle abstencionista por parte del chavismo y que este sea incapaz de movilizarlos.

Sin embargo en este escenario, sin lugar a dudas, la oposición alcanzará la mayoría de los votos a nivel general, quedando el gobierno por primera vez en su historia profundamente debilitado y golpeado de cara a su futuro, porque perdería la “legitimidad de origen”, que es su gran debilidad y quedará como minoría de cara al planeta entero, lo que les preocupa enormemente.