• Caracas (Venezuela)

Redes Sociales

Al instante

Twitter se convierte en el principal medio de defensa de Fujimori

Twitter / AFP

Twitter / AFP

Desde que Fujimori abrió sus cuentas en Facebook y Twitter, el 19 de septiembre pasado, ha concitado gran atención de los medios y de la ciudadanía, al punto que en la red de mensajes breves tiene actualmente 10.897 seguidores.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La red social Twitter se ha convertido en el principal medio de comunicación del expresidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000), condenado a 25 años de cárcel y que esta semana será sometido a un nuevo juicio oral por la compra de la línea editorial de los llamados "diarios chicha" (sensacionalistas).

Desde que Fujimori abrió sus cuentas en Facebook y Twitter, el 19 de septiembre pasado, ha concitado gran atención de los medios y de la ciudadanía, al punto que en la red de mensajes breves tiene actualmente 10.897 seguidores.

La apertura de estas cuentas que, según medios locales, son en realidad manejadas por unos jóvenes informáticos que reciben sus mensajes por escrito o teléfono, le ha permitido en la práctica al exgobernante burlar la prohibición de dar entrevistas y ha dejado casi en el olvido las cartas manuscritas que enviaba con el título de "Memorias desde mi encierro".

En tres semanas, el exgobernante preso ha utilizado el Twitter para difundir mensajes de todo tipo, desde críticas al actual gobierno de Ollanta Humala, hasta comentarios por la mala actuación de la selección de fútbol en las eliminatorias al Mundial de Brasil 2014 y felicitaciones por la elección de Lima como sede de los Juegos Panamericanos del 2019.

Pero en los últimos días, su cuenta se ha convertido en el escenario de anuncios importantes sobre el proceso oral que se le abrirá el próximo jueves y que han llevado a actualizar la polémica sobre la libertad que tiene para expresarse por ese medio a pesar de estar preso por graves delitos de lesa humanidad y corrupción.

El exgobernante, que cumple su condena en un cuartel policial de Lima, anunció el jueves pasado por Twitter que acudirá al inicio del juicio oral, pero también dijo que recusará a dos de las juezas que integran el tribunal porque tienen "prejuicios" en su contra.

"Iré a juicio por diarios chicha. Esta vez quiero asegurarme de que sea un proceso limpio. Por eso primero pediré recomposición de la sala", señaló en ese momento.

En un nuevo mensaje difundido el sábado, Fujimori añadió que también recusará a la tercera jueza que integra la sala, con lo cual el proceso no podrá continuar hasta que la Corte Suprema tome una decisión sobre la composición final del tribunal.

"Además de las 2 vocales, se ha recusado a la vocal Colquicocha, de la "Anti-Fujimorista ASOCIACIÓN DE JUECES PARA LA JUSTICIA Y DEMOCRACIA"", escribió el gobernante en mayúsculas.

Fujimori asegura que las actuales integrantes de la Cuarta Sala Penal Liquidadora de Lima: Aissa Mendoza, Antonia Saquicuray y Avigaíl Colquiconcha, "tienen opinión formada" sobre el juicio, en el que la fiscalía ha pedido que sea condenado a 8 años de cárcel.

El exmandatario será el último procesado en el caso, por el que en 2005 se condenó a 29 personas, entre ellas a ocho años de prisión al exasesor Vladimiro Montesinos, y los exgenerales Elesván Bello y José Villanueva, por los delitos de peculado (mal uso de fondos públicos) y asociación ilícita para delinquir.

También fueron sentenciados a cinco años de cárcel los propietarios de los diarios El Mañanero, Alejandro Estrenos; El Tío, José Olaya; El Chino y El Men, Moisés Wolfenson y Álex Wolfenson; y El Chato, La Yuca y Conclusión, Pablo Documet.

Estas personas recibieron cientos de miles de dólares entregados por Montesinos para atacar y difamar a los rivales políticos de Fujimori durante la campaña para las elecciones presidenciales del año 2000.

En medio de estos alegatos "virtuales", en Perú se mantiene abierto el debate sobre el grado de libertad que puede tener una persona presa para expresar sus opiniones a través de las redes sociales.

Esto llevó al ministro de Justicia, Daniel Figallo, a pronunciarse la semana pasada para asegurar que el Gobierno regulará las comunicaciones de Fujimori y añadir que el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) alista nuevas directivas, frente a los vacíos legales que hay sobre este tema.

"Regular no significar prohibir, vamos a ver los espacios, momentos y modos", remarcó antes de señalar que las ganancias que podría obtener el exmandatario por la eventual publicación de un libro con sus memorias serán tomadas como forma de pago de la millonaria reparación civil que debe el ex jefe de Estado.

El Procurador anticorrupción, Julio Arbizu, recordó que Fujimori tiene una deuda de 27 millones de soles (unos 9,6 millones de dólares) en concepto de reparación civil al Estado y hasta el momento "no ha pagado ni un sol".