• Caracas (Venezuela)

Redes Sociales

Al instante

Supermodelos gracias a las redes sociales

Las redes sociales son la nueva plataforma para las modelos | Foto: Imagen vía @nadialeelee

Las redes sociales son la nueva plataforma para las modelos | Foto: Imagen vía @nadialeelee

Instagram y Facebook están cambiando el presente de la industria de las modelos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La industria de la moda ha adoptado una máxima: lo que hoy no es cool, mañana sí lo puede ser. Los ochenta nos dieron cuerpos atléticos con mucho pelo (y mucho volumen); los noventa lucharon contra ese glamour y el look se volvió más sobrio -de heroin chic-, y los dos miles en cambio adoptaron las cualidades élficas de Gemma Ward, Agyness Deyn y Lily Cole. Entonces, ¿qué definirá a los 2010? Estamos en plena era post Internet y la respuesta está en Tumblr e Instagram.

La tecnología está teniendo un gran impacto en los cuerpos y caras de la industria de la moda: resulta que ahora las modelos están en la calle. Las redes sociales cambian la forma en la que consumimos imágenes y facilitan el descubrimiento de nuevos rostros interesantes. 

Algunos fotógrafos jóvenes como Maisie Cousins encuentran a sus modelos gracias a posts: "Cuando hago castings de Instagram o Facebook significa que ya hay cierta conexión, aunque sea a un nivel más superficial, pero significa que ellos mismos están dispuestos a hacerlo. No me sentiría cómoda usando una agencia de modelos: es un método demasiado frío, las chicas a menudo son demasiado jóvenes y creo que los ideales que la industria promueve son muy dañinos para las mujeres. No me gustaría que alguien viera mi trabajo y se sintiese mal consigo mismo. ¿Cuál es el sentido de crear una forma de arte con la que no puedes relacionarte?".

Imagen vía @maisiecousins

Instagram ofrece imágenes bastante creativas: cada día recibimos cientos de fotos de nuestros amigos tras un filtro perfectamente escogido. Las imágenes son hermosas e intrigantes, pero también es fácil identificarse con ellas: somos nosotros y personas que conocemos, sólo que están perfectamente planeadas, compuestas y repetidas hasta que llegue la toma buena.

Esta mentalidad se traslada a la moda, ya que ahora nos parece más interesante y nos identificamos más al ver una campaña editorial con una chica o chico que bien podría ser el/la mejor amigo/a de nuestro/a hermano/a, en lugar de ver a la misma modelo que el año pasado protagonizó la campaña de Topshop.

Instagram ha logrado bajar a los famosos y a las modelos de sus torres de marfil para ponerlas en nuestros smartphones haciendo cosas normales como… hacerse selfies desnudas cuando están embarazadas. Ok, esto no los normaliza del todo, pero sí hace que los tengamos más presentes en nuestro día a día. A día de hoy a nadie le parece demasiado sorprendente ver a Cara Delvingne en una revista, ya que con un par de movimientos táctiles podemos ver todas sus fotos en su Instagram.


Imagen vía @kimkardashian

Por eso, en 2015 los modelos profesionales se enfrentan a una competencia más feroz que nunca, una competencia que viene Internet. Las revistas y los directores de casting a menudo sienten la presión de tener que presentar caras completamente nuevas en cada trabajo. Tal y como explica el director de moda de i-D Max Clark, "fotografiar a alguien que no había salido antes en una editorial le da a la sesión una nueva forma de autenticidad. Tal vez no sea la mejor palabra, pero tener cierta sensación de propiedad sobre un casting le da a tu trabajo una individualidad que es muy importante. Todos los estilistas trabajan con las mismas herramientas -las colecciones-, pero ampliar nuestros castings es algo que nos puede llevar mucho más lejos".

El presidente de Silent Models Nueva York, Peter Fitzpatrick, está cambiando las cosas en la industria de las modelos. La semana pasada la web Business of Fashion anunció el lanzamiento de su nueva app Swipecast, que permite a los fotógrafos, agentes de castings y estilistas contratar a un modelo directamente a través de la app sin necesidad de acudir a la agencia. 


Imagen vía @maxineanastasia

Esto le permite al modelo recibir el 90 por ciento de su cuota, en lugar del estándar de la industria del 70-80. El potencial es enorme: los clientes tendrán acceso a más y más rostros y también ganarán un poco más de control, ya que no deberán usar a las chicas que las agencias suelen apoyar. Además, esto abre una vía a nuevas caras menos convencionales y les da a los modelos informales una plataforma oficial. 

Fitzpatrick quiere que la app democratice el estándar típico de belleza y que permita a los clientes acceder a diferentes tipos de cuerpos y caras que no necesariamente forman parte de una agencia. "Una de las razones por las que creamos Swipecast fue para abrir elcasting a modelos con una mayor gama de tamaños, formas, etnias y estaturas. Quería usar esto para crear una solución tecnológica para la industria; un lugar donde los clientes podrán ver las fotos de los modelos en sus cuentas de Facebook e Instagram".

Precisamente, Instagram y Facebook han sido las redes sociales que han dado altavoz a todas las modelos (y aspirantes) a mostrarse tal como son. El ejemplo más claro (y más cercano) ocurrió hace solo unas semanas, cuando Rihanna lanzó un videoclip de su tema #BBHMM que estaba co-protagonizado por la modelo española Sita Abellán, a la que descubrió gracias a Instagram.


Imagen vía @sitabellan

Aunque las agencias de modelos no llegarán a desaparecer, es genial ver cómo la industria está abriéndose y está permitiendo que nuevas voces informen qué es lo que se presenta al mundo como bello. Con apps como Swipecast, agencias como Anti Agenchy constantemente apareciendo en todas partes del mundo, estamos en el proceso de crear algo increíble: la era democrática de las modelos.

Información de ID Vice.