• Caracas (Venezuela)

Redes Sociales

Al instante

Manifestantes luchan contra la censura en Venezuela con apps

Consejos para elegir correctamente un smartphone / El Comercio/Perú/GDA

Han surgido, además, herramientas que sirven de filtro en el río informativo que ahoga las redes sociales en la crisis actual / El Comercio/Perú/GDA

Los venezolanos se valen de sus teléfonos inteligentes para informar en redes sociales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después del vacío informativo en que se sumergieron los medios radioeléctricos en Venezuela el 12 de febrero, día que amaneció con una marcha y terminó con represión y muerte –que han marcado muchas de las jornadas de los casi dos meses de protestas que ha vivido el país­–, los ciudadanos se han refugiado en las redes sociales para mantenerse al tanto de lo que la radio y la televisión han decidido ignorar.

Se presentó, sin embargo, un problema: como en todo medio alimentado por sus propios usuarios, no hay control de la información que circula en la red. Muchas fotos y datos que se aseguran son de determinado día y lugar a menudo resultan falsos. En ese contexto, periodistas e “infociudadanos” han tomado sus celulares de última generación y salido a la calle para convertirse en el medio.

Han surgido, además, herramientas que sirven de filtro en el río informativo que ahoga las redes sociales en la crisis actual.

Una de ellas es FotoAhora, una aplicación gratuita desarrollada por la agencia Mood Agency para Android y iPhone que se conecta con Twitter y que permite rotular fotografías con fecha, lugar y hora automáticamente, lo que le otorga mayor veracidad al contenido de la imagen a la vez que ahorra caracteres en los mensajes enviados.

Vanessa Mennechey, vocera de la agencia, explica que dada la cantidad de información falsa que circulaba en Internet sobre las protestas en Venezuela comenzaron por aconsejar a los ciudadanos sobre cómo tuitear y corroborar datos. Luego, a los dueños de la empresa, Liliana Ferro y Argenis León, se les ocurrió crear la app.

“Desde un principio nos imaginamos que iba a ser muy útil como herramienta de trabajo para los infociudadanos”, dice Mennechey. “Es nuestro grano de arena para afrontar un problema como la veracidad de la información en las redes sociales”, agrega.

FotoAhora cuenta a la fecha con más de 20.000 descargas y su uso ha traspasado la barrera del conflicto actual para ayudar a resolver otros problemas cotidianos como las denuncias de basura en la calle y la situación del tránsito de vehículos, entre otros.

La agencia Mood Agency, con sedes en Venezuela y Brasil, ofreció un segundo producto de la misma app que vincula el buscador de imágenes de Google con la cuenta de Twitter del usuario, para corroborar que una fotografía no haya sido sacada de contexto para generar falsas informaciones.

También crearon un e-book con consejos para documentar protestas y manifestaciones en Venezuela. Se encuentra disponible para su descarga en http://fotoahora.com/MANUAL_DE_PROTESTA_1.pdf

 

De los estudiantes para el pueblo. Un grupo de jóvenes, preocupado por la falta de información sobre las protestas en los medios tradicionales, decidió volver a la forma más primigenia del periodismo para que los ciudadanos puedan estar al tanto del acontecer nacional: el volanteo. Un nombre pertinente: QuePasaVe.

El grupo no se quedó allí y quiso llegarles también a los usuarios de iPhones y iPads con una app homónima y gratuita.

La aplicación clasifica el contenido, con tratamiento imparcial, por fechas, como si se tratara de un diario.

El equipo detrás de la iniciativa, sin embargo,  no pudo ser contactado para una entrevista. Hoy por la mañana tanto la cuenta en Twitter de QuePasaVe (con más de 12.000 seguidores) así como la app fueron eliminadas sin explicación.

Los contras. A pesar de que son gratuitas y de fácil uso para muchos, las apps son vulnerables a aspectos negativos que también deben tomarse en cuenta, como el control que ejerce el gobierno sobre todos los medios de comunicación existentes en el país.

Un caso reciente fue el uso de una app extranjera: Zello. Muchos manifestantes la utilizaron por un tiempo para comunicarse vía mensajes de voz por medio de canales que soportaban hasta 600 usuarios cada uno.

El problema surgió cuando algunos notaron que sus mensajes eran interceptados por “infiltrados”, de manera que la estrategia de las protestas quedaba al descubierto incluso antes de que se dieran.

Además, como informó a finales de febrero el director de tecnología de Zello, Alexey Gavrilov, Cantv bloqueó por un tiempo la app en Venezuela, por lo que la empresa desarrolló una copia anticensura solo para el país. Sin embargo, luego de la situación con los mensajes atajados por terceros, los manifestantes dejaron de usarla.