• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Cómo proteger los datos personales en la nube

Google Drive / Google

Google Drive / Google

Se recomienda tener una copia de resguardo bien sea en otro servicio web gratuito o en un disco externo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los computadores personales han sido por tres décadas la puerta de acceso al mundo de la información digital. Los teléfonos inteligentes y más recientemente las tabletas, le han quitado protagonismo a los PC. Estos equipos ya no son los interlocutores preferidos para almacenar información.

La expresión “cómputo de nube” o “los datos en la nube” se utiliza cada vez con más frecuencia para enfatizar el uso creciente de almacenes de datos que no están en el PC, sino que se guardan gracias a un servicio web.

El correo web, como Yahoo, Gmail y Hotmail (que migrará a Outlook.com) es un buen ejemplo de datos remotos almacenados en la web que se vienen usando por años, incluso antes de que se hablara del cómputo de nube.

Cada servicio de correo web ha servido para introducir diversos tipos de almacenes de datos. Gmail ofrece documentos en la web, hoy evolucionado a Google Drive; Yahoo tiene uno de los servicios de almacenamiento de fotos más populares, Flickr; mientras que Microsoft brinda a los usuarios de Hotmail el servicio Skydrive, de 25 GB, de forma gratuita.

Apple, el otro gran competidor en movilidad, tiene su oferta en la nube que es iCloud. Además, las redes sociales se han convertido en grandes centros de intercambio de contenido. Facebook tiene la mayor colección de fotografías, que crece segundo a segundo con las contribuciones de sus 900 millones de usuarios.

En todos estos servicios hay algo en común. En los términos y condiciones, que normalmente se aceptan sin leer, no hay ninguna responsabilidad explícita sobre la integridad de los datos.

Se recomienda tener una copia de resguardo de lo que se almacena en la web. Puede ser una copia parcial, que incluya los archivos más importantes, en otro servicio web gratuito o en un disco externo.

Algunos servicios realizan esta labor de duplicación de manera automática. Servicios como iCloud, de Apple, pueden replicar en el PC los datos seleccionados que el usuario indique. Las fotos y videos tomadas con el iPhone o el iPad se copian al PC o a los PC que el usuario decida de forma automática.

La misma conveniencia ofrece Google Drive o Dropbox una vez que se instalan en el PC y en los dispositivos móviles las aplicaciones respectivas, que abren una ventana a la información que está en la web.

Bastaría con combinar dos de estos servicios, iCloud y Google Drive o SkyDrive y Dropbox, para tener siempre una copia de seguridad a la cual acudir si uno de los servicios llegase a fallar.

La llave segura

Muchos de los riesgos relacionados con la información almacenada en los diversos servicios mencionados tienen que ver con la fortaleza de la llave de entrada, es decir, de la contraseña escogida.

Las advertencias de los expertos en seguridad son ignoradas por muchos usuarios que insisten en contraseñas muy fáciles de recordar, y también sencillas de obtener por alguien que tenga habilidades mínimas de ingeniería social.

Si el nombre de un hijo parece la contraseña perfecta se puede emplear, pero hay que agregarle otros elementos. En vez de “alejandro”, por ejemplo, se debería incluir algunas mayúsculas o sustituir letras por números de grafía similar: Alejandro bien puede dar lugar a “413j4ndr0”, mucho más difícil de adivinar que el nombre simple.

Algunos servicios exigen que se usen mayúsculas combinadas con minúsculas y símbolos especiales como @, # o %, entre otros, para construir una contraseña fuerte.

El libro móvil

La biblioteca ubicua es una de las características de mayor conveniencia del cómputo de nube. Simplemente se almacena en Google Drive, Skydrive, Dropbox u otro servicio similar los libros electrónicos que posean los usuarios (el formato más popular es ePub, utilizado por el iPhone, el iPad y los dispositivos Android).

Usualmente, cada ambiente tiene ya una aplicación que representa su biblioteca. En Android, desde la biblioteca se puede importar un libro que ya ha sido “bajado” de Dropbox o Google Drive y está en una carpeta del dispositivo móvil.

En el ambiente iOS, en el iPhone o el iPad, se ubica el libro en el servicio web correspondiente y se selecciona. El dispositivo lo descarga, y aunque advierte que no puede leer el formato ePub directamente, se le puede indicar que los abra con la aplicación iBooks.