• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Un mercado de experimentos abarata los costos de la ciencia

Science Exchange, un emprendimiento cocinado en Silicon Valley, permite a los investigadores intercambiar datos y contratar análisis en los mejores laboratorios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para luchar contra el ébola o el cáncer no basta la ciencia de los laboratorios que funcionan como una morada de ermitaños investigadores. En la actualidad la comunidad científica requiere de un espacio de intercambio, equivalente a un mercado, para discutir y desarrollar técnicas con la esperanza de hallar soluciones a problemas que aquejan a la humanidad. Science Exchange, un emprendimiento nacido en Sillicon Valley, busca la interacción y colaboración, entre investigadores, sobre resultados, análisis y proyectos que se están gestando en todo el planeta.

En 2011 esta empresa empezó a trabajar con 400 institutos en el mundo y 75 de la mejores universidades del mundo, como Harvard, e instituciones médicas de renombre como la Clínica Mayo y el hospital John Hopkins, entre otras, para lograr un mayor desarrollo y avance en diversos ámbitos de la ciencia, como física, química y biología.

Elizabeth Iorns, doctora neozelandesa y cofundadora de la empresa, explica que con su idea se abaratan los costos que muchas veces son inaccesibles para los investigadores en otras naciones del mundo. “El equipo Illumina NGS que para el 10 de enero costaba alrededor de 10 millones de dólares, el 8 de febrero estaba disponible para cualquier persona por 1.000 dólares ya que los investigadores ya no debían poseer el equipo, solo enviaban la data que querían corroborar y la institución que querían que realizase el experimento”.

 

Interacción. Iorns indicó que la clave de los grandes avances es la colaboración. “Ningún científico maneja toda la data y aspectos de un proyecto. Este mercado de experimentos permite la interacción en tiempo real. En Science Exchange se colabora para encontrar expertos, técnicas y equipos mejores. Hasta principio de este año más de la mitad de la comunidad científica pensaba que la colaboración no era viable, pero con nuestros procesos mostramos que sí se podía hacer”, señaló la científica de apenas 33 años de edad, que ha trabajado en el estudio y caracterización de las células del cáncer de mama.

A través de la página www.scienceexchange.com se puede llegar al portal en el que se siguen los pasos para los experimentos en el área que se desee realizar, la selección del laboratorio, la obtención de los resultados y el pago. La empresa trabaja con Fedex y UPS para el envío y manejo de muestras y material.

Esta red de científicos también ofrece la posibilidad de validar experimentos y confirmar su replicabilidad, un principio fundamental en la investigación. Iorns agregó que los costos de hacer ciencia se han abaratado hasta en 50% por la iniciativa, pero aún no han masificado el proyecto en el ámbito mundial. Afirmó que 90% de los laboratorios está dentro de Estados Unidos, aunque sí desean expandirse a otros países porque la colaboración entre naciones no solo es común sino muy útil para diversificar la búsqueda de soluciones a problemas científicos, aunque aún se enfrentan a barreras logísticas.

Las ganancias de la empresa surgen a través de un porcentaje de la transacción. Si es menor a 10.000 dólares las ganancias se ubican entre 3% y 9%, superiores a ese monto son de más de 9%.

En la web indican que hasta el momento se han realizado 2.123 experimentos en 919 laboratorios Los investigadores seleccionan el específico que requieren para su proyecto y los centros en el que quieren realizarlo. Los ensayos más comunes son para determinar la secuencia del genoma humano, pero inclusive la Nasa ha trabajado con Science Exchange en la búsqueda de materiales más aptos para el espacio.

El Dato

El neurocirujano Shawn Carbonell, jefe del proyecto Onco Synergy, que está detrás de “la aspirina” para el cáncer, ha utilizado la plataforma Science Exchange para sus estudios. Carbonell trabaja con la droga Z29, originalmente creada para el cáncer, pero ha demostrado que ataca el ébola a través de las conexiones de las células receptoras. “En Inglaterra solía pasar semanas haciendo un corte de tejido para mis estudios . Ahora enviamos los tejidos por Fedex y en una semana obtenemos un bonito corte, montado y procesado en láminas histológicas”.