• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

De la mazorca al bombillo, la alternativa de una venezolana en China

Consumen 80% menos energía que los focos incandescentes | Cortesía Sinergized

Consumen 80% menos energía que los focos incandescentes | Cortesía Sinergized

El producto es casi completamente reutilizable: el plástico puede convertirse en abono y el vidrio es reciclable

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Convertir una mazorca en un bombillo. Ese es el logro de la venezolana radicada en China, Kimberly Carlotti, y de su esposo, Nik Yakubovsky. Los cofundadores de la empresa Sinergized inspiraron su idea ecológica en videos que mostraban la merma de la fauna por la contaminación con desechos tóxicos y no biodegradables. El resultado: un foco LED que es 90% reutilizable y reciclable, y que consume 80% menos energía que los bombillos incandescentes. Solo 9,41% de todo el bombillo son desperdicios electrónicos, 25,7% es reciclable y la mayor parte del foco es biodegradable.

El foco está compuesto por luces LED, plástico hecho a base de residuos de la mazorca de maíz –ambos materiales importados de Corea del Sur– y los circuitos integrados que compran en Taiwán.

El bombillo tiene una vida útil de 50.000 horas, su luz blanco cálido (amarilla) es atenuable e ilumina en todas las direcciones, a diferencia de otros focos LED.

“El vidrio del foco es absolutamente reciclable y el cuerpo es de plástico derivado de maíz. Para desecharlo, lo ideal es abrir un hueco en la tierra y enterrar el plástico. Eso tomará entre 6 meses y un año en desaparecer y luego puede ser utilizado como abono”, explica Carlotti, por teléfono, desde Asia.

Tras dos años y medio de trabajo consiguieron el modelo 3.0 que se ajusta perfectamente a lo que buscaban. Ahora están disponibles en dos cubiertas de vidrio diferentes y con bases de color blanco, negro, verde, naranja, morado, dorado o plateado.

El producto aún no está a la venta, pues buscan reunir capital para fabricarlo masivamente y distribuirlo. “Es más costoso que los que ya están en el mercado, pero si la visión es a largo plazo, va a salir mucho más barato. Un bombillo de estos equivale a 42 de los incandescentes y a 5 de los ahorradores. En términos ecológicos es lo contrario a los bombillos ahorradores, porque los nuestros no tienen mercurio”.

Ni ella ni su esposo son expertos en la materia, pero cuentan con la ayuda de dos ingenieros que los asesoran. Como directora creativa de la empresa, el papel de Carlotti, de 23 años de edad, es velar por el aspecto estético del producto y encargarse del mercadeo, diseño digital y branding de la marca. Nacida en Valencia, es hija de venezolanos con ascendencia china e italiana. Estando en Asia empezó la carrera Economía y Comercio Internacional, que abandonó para continuar trabajando.

La incipiente empresa, cuenta con un equipo aliado en Canadá que se encarga de darles asistencia audiovisual, y en México tienen compañeros en una oficina de ventas y servicios que también les echan una mano cuando es necesario.

Otros proyectos. Originalmente Sinergy era una compañía de exportaciones. Mientras Carlotti y Yakubovsky participaban en un trabajo relacionado con tecnología LED, se les ocurrió involucrarse en la producción de sus propias ideas y ser los vendedores finales.

“Más allá de vivir de esto, nuestra idea es hacer otras cosas que también sean interesantes. Queremos seguir invirtiendo en investigación”, señala Carlotti. En paralelo trabajan en un proyecto que se desarrolla en México, en el que llevan paneles solares a lugares lejanos a los que no llega la energía eléctrica. “Estamos desarrollándoles focos de bajo consumo con materiales biodegradables. También estamos tratando de lograr un foco inteligente que no se tenga que conectar a la red eléctrica, sino que puedas conectarlo a paneles solares”.

El plan a corto plazo es abrir una tienda por Internet que les ayude a masificar el producto para empezar a percibir los ingresos que les permitan seguir encendiendo bombillos.

El Dato

Sinergized está recaudando fondos a través de una campaña online para poder comenzar con la producción masiva y distribución de los bombillos hechos con residuos de maíz. La meta es reunir 25.000 dólares. El aporte se hace en moneda estadounidense, a través de la página https://www.indiegogo.com/projects/eco-friendly-light-bulbs-made-from-corn-waste#/story