• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

La censura china abrirá su propia cuenta en las redes sociales

La red social Weibo

La red social Weibo

La policía cibernética de 50 ciudades del país, entre ellas Pekín y Shanghái, tendrán cuenta propia en Weibo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La división de la policía china que se ocupa de controlar los contenidos en internet tiene desde hoy su propia cuenta en las principales redes sociales del país, en las que informará de sus actividades, indicó la agencia oficial Xinhua.

La policía cibernética de 50 ciudades del país, entre ellas Pekín y Shanghái, tendrán cuenta propia en Weibo (servicio de microblogs chino similar a Twitter) y Wechat, red social dirigida principalmente a los teléfonos inteligentes, según el Ministerio de Seguridad Pública.

En estas cuentas se lanzarán advertencias a cibernautas que estén cometiendo actos ilícitos en la red, que en China pueden ser desde la difusión de un falso rumor a nombrar temas de derechos humanos "sensibles" para el régimen.

Con la participación de la policía de internet en estas redes sociales, el Ministerio espera mejorar la investigación y prevención de delitos, así como mejorar la comunicación con internautas que quieran denunciar malas prácticas, señaló la institución en un comunicado recogido por la agencia.

"Como en la vida real, las violaciones de la ley en el ciberespacio no quedarán sin sanción", destacó el órgano estatal.

El chino es uno de los gobiernos que mayor control de contenidos ejerce sobre internet, red con más de 600 millones de usuarios en el país, la mayor comunidad digital del planeta.

Pekín justifica ese control en la lucha contra delitos como el fraude cibernético, la pornografía o la difusión de ideologías terroristas o extremistas, aunque organizaciones como Reporteros Sin Fronteras consideran que también persigue la información independiente y crítica con el régimen.

Algunas de las páginas web más populares del mundo, como YouTube, Google, Facebook o Twitter, están bloqueadas en China, lo que ha facilitado el desarrollo de herramientas similares en mandarín (desde el citado Weibo al buscador Baidu) que Pekín puede controlar con mayor facilidad, tanto en lo ideológico como en lo financiero.