• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

El catalán es una de las lenguas en peligro de extinción digital

Las lenguas europeas que no cuentan con herramientas desarrolladas para mantener una presencia significativa en la red

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La extinción digital acecha a la mayoría de las 80 lenguas europeas que se hablan en el continente por el escaso nivel de soporte tecnológico con el que cuentan para ser operativas en la red, según apunta un estudio europeo.

Los expertos en tecnologías lingüísticas concluyen el estudio que un total de 21 de las 30 lenguas analizadas se sitúan en la categoría más baja, según la cual el soporte tecnológico es “débil o inexistente”.

“Existen grandes diferencias en el soporte tecnológico que reciben las distintas lenguas europeas y la brecha entre las lenguas “grandes” y “pequeñas” es cada vez mayor”, dijo la catedrática de Ingeniería de Telecomunicaciones de la Universidad del País Vasco, Inma Hernáez, una de las investigadoras que participó en el estudio, a Reuters.

Cuestión de cooperación

Según la investigación, ninguna de las lenguas europeas presenta una situación de excelencia y sólo el inglés recibe “un buen soporte tecnológico”, seguido del español que, junto con el francés, el alemán, el holandés y el italiano cuentan con un “apoyo tecnológico moderado”.

El estudio en el que han participado universidades españolas como la Pompeu Fabra, la Universidad de Vigo o la del País Vasco, evalúa el soporte tecnológico para cada idioma en cuatro áreas diferentes: la traducción automática, la interacción con la voz, el análisis textual y la disponibilidad de recursos lingüísticos.

La razón por la que ni tan siquiera el inglés, el idioma más universal, alcanza esa situación de excelencia se produce porque “en un contexto multilingüe la cooperación es muy importante y la falta de una herramienta en un idioma repercute en otra”, dijo Inma Hernáez.

Lenguas en peligro

Entre los idiomas que reciben la puntuación más baja, según el estudio europeo, se encuentran el islandés, el letón, el lituano y el maltés.

Por otro lado, el catalán y el euskera, junto a otras lenguas como el búlgaro, el griego, el húngaro y el polaco presentan una situación denominada de soporte “fragmentario”, situándolos también en el conjunto de lenguas de alto riesgo.

Los resultados del estudio resultan “alarmantes”, según los investigadores, porque indican que la mayoría de las lenguas europeas carecen de los recursos tecnológicos básicos y no están preparadas para el futuro.

Las carencias tecnológicas se producen por la falta de inversiones, como en el caso del galés y el bretón, pero en otras ocasiones es cuestión de mercado: “Google no se ha preocupado de las lenguas pequeñas porque no es negocio”, dijo Inma Hernáez.