• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Venezuela está entre los países más vulnerables al ciberespionaje

"La cuota mayoritaria de uso de software sin licencia sigue correspondiendo a las economías emergentes", indica el estudio / Foto Archivo

La campaña "Machete" busca información sobre la seguridad nacional de un Gobierno / Foto Archivo

778 personas o instituciones han sido blanco de una campaña denominada "Machete": un virus que intercepta teclados, graba audios con el micrófono del computador y toma capturas de pantalla

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las organizaciones militares y gubernamentales de Venezuela, Brasil, México y Perú se encuentran entre las más vulnerables a ataques cibernéticos, que buscan información desde el año 2010 en América Latina.

“No se puede especular sobre el origen de los ataques, aunque se sabe que quien está detrás de esto habla español y es de Latinoamérica. Se han robado cientos de gigabytes de información clasificada", afirmó Dmitri Bestúzhev, director del equipo de seguridad de Kaspersky Lab en América Latina.

Según el directivo, 778 personas o instituciones han sido hasta ahora blanco de la campaña. 46 % de los ataques han sido en Venezuela, 36 % en Ecuador y 11 % en Colombia, agregó.  

Brasil es el país más expuesto a estos crímenes cibernéticos. En el año 2013 fue víctima de entre 33 % y 43% de los ataques en la región.

"Los atacantes no estaban interesados en dinero, sino en información sumamente clasificada de carácter militar, desplazamiento militar, nómina, radares, todo lo que tiene que ver con la seguridad nacional de un Gobierno", destacó el especialista. 

La campaña, llamada "Machete", fue descubierta en 2013 cuando un general de un país latinoamericano llegó de un viaje a China y sospechó que su computador estaba infectado.  El militar contactó a Kaspersky Lab y el mismo Bestuzhev encontró en un paquete del software Java carpetas con librerías para grabación de archivos de audio, archivos cifrados y archivos con enguajes de programación. 

La investigación de Machete les llevó a concluir que este virus era parecido a lo que se conoce como “troyano”. El software "interceptaba los teclados, grababa audios con el micrófono del computador, tomaba capturas de pantalla, reportaba geolocalización y robaba archivos a un servidor remoto", detalló Bestuzhev.

El programa al parecer permitía robar información utilizando una USB especial. Es decir, aparentemente tenían a un espía de forma física que filtraba la información a un país enemigo, expresó el directivo de Kaspersky Lab.